>

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Nehemías está a punto de acabar su obra y en esos momentos cruciales los enemigos usan toda su artillería para que no concluya su labor. Sin embargo Nehemías no caen en las trampas. ¿Cómo lo logra? Con tres declaraciones increíbles:

1 Declaración. Soy alguien enfocado.

Nhm 6:3 Así que envié unos mensajeros a decirles: «Estoy ocupado en una gran obra, y no puedo ir. Si bajara yo a reunirme con ustedes, la obra se vería interrumpida».

El enfoque es no permitir distracciones, ni interrupciones. ¿Que cosas nos quieren distraer en nuestra labor?

A.- Amenazas, como en el caso de Nehemías.

B.- Lo que perdemos, como en el caso de la mujer de Lot.

C.- Las competencias, como en el caso de Esaú. Jacob nunca compitió con el, solo lo asumió. Me dieron una palabra, trabajo en ella. Hizo el potaje sin saber si su hermano lo querría, pero cuando este lo quiso, hizo negocio. Leí el otro día: “Es mentira que gana el mejor, el mejor no compite con nadie.!”

2 Declaración. Mis fuerzas provienen de Dios.

Nhm 6:9 En realidad, lo que pretendían era asustarnos. Pensaban desanimarnos, para que no termináramos la obra. «Y ahora, Señor, ¡fortalece mis manos!»

En quién me apoyo? En Dios. Aún cuando la realidad imperante es contraria, una persona que trabaja para Dios alza sus ojos hacía Dios.

Mira en este tiempo a Dios. Algo maravilloso que estoy disfrutando es la oración de las mañanas con los hombres, me ayuda a mirar al lado correcto. Pedro se hundió cuando dejo de mirar a Jesús. El autor de Hebreos dice que la manera correcta de correr es “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de nuestra fe.”

Aunque trágica la historia de Sansón nos enseña que las fuerzas provienen de Dios, que cuando el Espíritu viene allí está la fortaleza. Somos gente ordinaria, sirviendo a un Dios extraordinario y si hay algo extraordinario en nosotros proviene de El.

Nehemías responde a las situaciones contrarias, orando, fortaleciéndose en Dios, enfocándose en su misión… Mis fuerzas provienen de Dios.

Por la fe puedo:

Conquistar reinos,

Hacer justicia y alcanzar lo prometido;

Cerrar bocas de leones,

Apagar la furia de las llamas y

Escapar del filo de la espada;

Sacar fuerzas de flaqueza;

Ser valientes en la guerra y

Poner en fuga a ejércitos.

Por la resurrección recobrar a los muertos.

Morir a golpes, sin aceptar que me pongan en libertad.

Sufrir la prueba de burlas y azotes, e incluso de cadenas y cárceles.

Soportar ser apedreados,

Ser aserrados por la mitad,

Ser asesinados a filo de espada.

Pasar necesidades, afligidos y maltratados.

3 Declaración. Yo no soy cobarde.

Nhm 6:11 Pero yo le respondí: —¡Yo no soy de los que huyen! ¡Los hombres como yo no corren a esconderse en el templo para salvar la vida! ¡No me esconderé!

Yo no retrocedo, dijo Nehemías. Necesitamos pasar delante del pueblo como lo hiciera Moisés, somos gente que no se va al maso.

Nosotros servimos a Aquel que “afirmó su rostro para ir a Jerusalén.” No vemos a Jesús gritando: “soy inocente, el culpable es el desgraciado de Judas.” “Por qué a mí?”

A.- No retrocedemos. “Nosotros no somos de los que retrocedemos sino de los que avanzan para preservación del alma.” He. 10:39

B.- No dejamos las cosas por la mitad. Luc 14:28 “Si alguno de ustedes quiere construir una torre, ¿acaso no se sienta primero a calcular los gastos, para ver si tiene con qué terminarla? 29 De otra manera, si pone los cimientos y después no puede terminarla, todos los que lo vean comenzarán a burlarse de él, 30 diciendo: “Este hombre empezó a construir, pero no pudo terminar.”

C.- Nosotros vamos al frente. (Ex 17:5) Algo que le pido a mis pastores es sentarse adelante porque tanto cuando estamos en el templo o caminamos en las calles los pastores deben ir a la cabeza. Por eso usted va a ver que en un evento en la calle, siempre hay un pastor… Leandro armando el escenario, Graciela armando la escenografía, todos pastores de generación descargando y cargando las cosas… ahí en el campo de batalla.

D.- Nosotros damos todo por todo.

Hoy te animo a declarar estas tres palabras para tu vida. Soy alguien enfocado, mis fuerzas provienen de Dios, yo no soy un cobarde.

Padre bendito, déjame poner las manos en el arado y no mirar atrás, quiero estar enfocado. Fortalecedme por el poder del Espíritu Santo y permite que llegue a la meta, que nunca retroceda. Amén. 

 

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2021 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo Gould

Buscar