Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado

Ayer un hermano se me acercó y medio en clave, porque había mucha gente, me compartió su lucha y me pidió oración. Esta mañana me levanto con carga por mi hermano y antes de ponerme estudiar la palabra le mande un pequeño mensaje para que no se sienta solo en este día.

 

Ga 6:2 Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de Cristo.

 

Hay una ley, la ley de Cristo que tiene solo dos mandamientos:

 

Mt 12:37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

 

Encuadrado en estas dos leyes madres se encuentran infinidad de implicancias, una de ellas es llevar las cargas los unos a otros. Es verdad que Jesús invitó a los cargados y cansados a ir a Él, sin embargo, los humanos necesitamos saber que hay otros de nuestro entorno que están ocupados de nosotros. Jesús mismo en la hora ultima compartió su carga en tres de sus discípulos.

 

Mt 26:36 Luego fue Jesús con sus discípulos a un lugar llamado Getsemaní, y les dijo: «Siéntense aquí mientras voy más allá a orar». 37 Se llevó a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, y comenzó a sentirse triste y angustiado. 38 «Es tal la angustia que me invade, que me siento morir —les dijo—. Quédense aquí y manténganse despiertos conmigo».

 

La verdad que esos tres eran un caso y se durmieron antes de completar la primera oración… pero aún así, la necesidad del Hijo del Hombre de compartir su carga nos habla de lo saludable que es tener un compañero de oración. Soy responsable en eso y cuando alguien me comparte una carga yo trato de llevarla. Esta es uno de los aspectos que siempre le recuerdo a los que se quejan de algún aspecto de la iglesia y dan el portazo, me privaron de su oración a mi favor en un momento puntual. Yo tengo gente que no pregunta nada, a veces, solo es un llamado para decir el motivo… hay cosas con las que lidiamos los lideres que no podemos explicar, porque a veces así son los problemas con los que cargamos. Pero aún así necesitamos que alguien lleve nuestras cargas. Hace poco tuve una situación sumamente desagradable y difícil y no lo dude… hable con el apóstol Satirio, con mi amigo, el pr. Daniel Chamorro y con un par de pastores más… aparte de algunos pastores del ministerio fueron nuestro grupo de apoyo en oración. Cada semana nos reunimos en una red y algún hermano que está tentando, otro que se siente afligido, uno que ha perdido las fuerzas… lo vamos desgranando… y sobrellevamos la carga, quizás no tenemos soluciones, ni consejos… pero tenemos la oración del otro y allí uno siente la potencia de una red, de una iglesia.

Hay gente que nunca abre su corazón, gente que cuida demasiado la imagen, esa gente es peligrosa, en cualquier momento van a explotar… si algo he aprendido que la vida te mete presión y si no oras y te dejas ayudar… en algún momento vas a explotar y dañar a los que tenes cerca.

“Amarás a tu prójimo”, fue el mandamiento y para que eso ocurra debemos estar próximos… Hoy es un día para orar por otros, gastamos mucho tiempo orando por nosotros y nuestro mundo.

 

Señor, puntualmente hoy oro por estos tres hermanos que tengo en mi corazón, los bendigo declaro fuerzas del cielo, aliento de lo alto y victoria para sus manos. En tu nombre Amén.

 

 

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2018 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo

Buscar