>

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Cuando era niño me mandaron a Judo, era el tiempo de David Carradaine y su monje guerrero y aunque Judo y Kung fu no se llevan, le entré a lo que había a mano. Allí en el club de mi ciudad me enseñaron las tomas de retención y todo lo pertinente al inicio… no dure mucho, me pasaba agarrando de la ropa a mi oponente y tratar de tirarlo por los aires… eso no era para mí, enseguida colgué el kimono y me dedique a otra cosa. Sin embargo, aún hoy recuerdo algunas cosas… los nombres de las tomas de retención, algunas posturas y particularmente me acuerdo de algo que me dijo el sensei: “El judo consiste en utilizar la fuerza de oponente para neutralizarlo.”

 

“Y los que fueron esparcidos, iban predicando la palabra.”  Hch 8:4

 

Se había desatado la persecución, pero la iglesia perseguida usa la furia y la ira del enemigo para trascender las fronteras y establecer el evangelio en otras latitudes. La persecución fue la excusa que propicio la expansión territorial del evangelio… tal vez, sin persecución el evangelio hubiera quedado circunscripto a Jerusalén, una facción más del judaísmo, novedosa, pero intestina. Sin embargo, el odio de Pablo y sus compañeros por extinguir el evangelio hizo que este se avivara. 

Cuando era chico mi mamá era la que hacía el asado en mi casa, ella encendía el fuego y luego ponía un ventilador de mesa de luz, allí en la incipiente braza y le arrimaba viento. Contrariamente a lo que se esperaría, el viento avivaba el fuego, no lo apagaba!!! Ese efecto tuvo la persecución, ese efecto tiene la persecución, aviva a la iglesia. 

La aviva porque desaparecen aquellos que son meramente simpatizantes. Al ser una fe abierta, dispuesta a incorporar nuevos conversos, a veces ocurre que gente muy agradable ingresa y aún participa activamente sin tener una experiencia de profundidad con Dios. Están allí a veces hasta en nuestros pulpitos, enseñando filosofía cristiana, pero sin una experiencia con Dios… Pero cuando te dicen: Tu fe o tu vida… ahí la cosa cambia y quien no tiene la experiencia la recibe o busca otro pasatiempo. 

La aviva porque nos empuja a la santidad… la presión nos obliga a tomar en serio a Dios… nos pasa a todos. Todos oramos pero cuando estamos apremiados oramos con mayor vehemencia, leemos la palabra con mayor conciencia y confrontamos con hábitos y pensamientos nocivos en nuestra vida. 

La aviva porque nos hace cobrar coraje… el ver a hermanos nuestros pelear y entregar su vida por la fe nos inspira a emularlos y nos desafía a soportar las consecuencias de ser cristianos. Pablo escribiéndole a los filipenses da cuenta que hay hermanos que por sus prisiones son motivados a predicar. 

La aviva porque nos da una visión del conflicto espiritual que a veces en tiempos de bonanza somos miopes para verlo. Entendemos que nuestra lucha, no es pensamiento contra pensamiento, sino reino contra principado, una lucha de altura y de potencia que trasciende lo humano. 

En estos tiempos de persecución, en donde la furia del enemigo se ha venido como una turba contra la iglesia. Estando convencido que aún vendrán sobre la iglesia con mayor insidia y encono, Dios me desafía a que usemos la saña del enemigo para neutralizar su dominio. Este es un tiempo para predicar más que nunca de su palabra, para revisar nuestros estándares de santidad, para levantar la vara entre nuestras filas y entender que “no tenemos lucha contra carne y sangre, sino contra principados, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.”

La persecución siempre ha sido el ventilador que aviva la brasa, usaremos la fuerza del oponente para neutralizarlo… vienen tiempos de gloria para la iglesia. Estoy convencido y hoy oro por ello.

 

Gracias porque “ningún arma forjada contra nosotros prosperará”, “esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente peso de gloria” y sé que “Aquel que comenzó en mi la buena obra la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”. Al sea la gloria, Amén.

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2019 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo Gould

Buscar