>

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
En una época donde no había netflix, ni instagram, cuando no había lugares donde salir, los adolescentes en la iglesia nos entreteníamos jugando después de los cultos de la sociedad de jóvenes. Uno de los juegos consistía en caminar en pareja en rueda y al ser detenidos debíamos contestar: “¿De dónde vienes? ¿A dónde vas? Y ¿Qué vas a comprar? Con la letra….” A continuación la respuesta rápida y correcta te dejaba en el juego, la incorrecta te descalificaba. Ganaba la pareja que prevalecía a otras. 

 

Jn 13:3 Jesús, sabiendo que el Padre había puesto todas las cosas en sus manos, y que de Dios había salido y a Dios volvía.

 

Jesús sabía de donde venía y a donde iba, también sabía lo que Dios le había dado. Ese conocimiento le daba la certeza  y previsión en su vida, aunque lo que tuviera delante fuera la cruz. No tenía problemas, por ejemplo, con servir y es por eso que a renglón seguido le lava los pies a sus discípulos. 
Son nuestras inseguridades las que no nos permiten servir, promover, alagar o expresar nuestra admiración o disgusto… no queremos mostrar la hilacha. 
Jesús sabía que Dios le daba la opción de aceptar o no su propósito, sabía para que había venido a esta tierra y que en la próximas horas le esperaba la cruz y eso le daba una certeza, una ubicación en tiempo, espacio y acción que eliminaba toda incertidumbre y toda dualidad. 
Saber lo que Dios nos ha dado, entender para que vinimos a este mundo y saber el proyecto divino para nuestra vida debería ser una necesidad en cada ser humano. 
Permítame adaptar el juego de antaño. ¿Para que viniste? ¿Cuál es tu destino? ¿Qué es lo que Dios ha puesto en tus manos? Las preguntas no deben contestarse con una letra del abecedario sino con tu nombre y  la respuesta a estas preguntas te ubican, son coordenadas de ejes cartesianos que te dan seguridad. 
Cuando Pilatos interpeló a Jesús:

 

Jn 18:37 Pilato entonces le dijo: ¿Así que tú eres rey? Jesús respondió: Tú dices que soy rey. Para esto yo he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.

 

¿Quien eres? ¿Para que has nacido? Cuando lo sepamos no tendremos problemas en arrodillarnos y lavarle los pies a los demás, aún cuando los pies sean los pies del que nos va a traicionar… 

 

Hoy es un día para reflexionar, no tienes que contestar rápido como en aquel juego de adolecentes, pero si tienes que saber que de alguna manera el no contestar te descalifica para vivir una vida de victoria. Habla con Dios y pregúntale la respuesta a estas preguntas de destino… Hay un destino de Gloria ya escrito para tu vida… viniste a esta tierra a cumplir una misión de bendición. 

 

Gracias Señor por esa certeza que me has dado, visita a todos mis hermanos con esa bendición, hazles entender que no hay destinos mejores o peores, que Tu programaste nuestra vida para bien y que estás dispuesto a revelarte al que te busca. Amén. 

 
 
Pr. Daniel Cattaneo
Pr. Daniel Cattaneo
Década de Expansión Ilimitada.
2018 - Año de Nuevos Frutos.
“Te haré sobreabundar"

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2018 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo Gould

Buscar