Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

 

1Cr 4:9-10  Y Jabes fue más ilustre que sus hermanos,  al cual su madre llamó Jabes,  diciendo: Por cuanto lo di a luz en dolor. E invocó Jabes al Dios de Israel,  diciendo:  ¡Oh,  si me dieras bendición,  y ensancharas mi territorio,  y si tu mano estuviera conmigo,  y me libraras de mal,  para que no me dañe!  Y le otorgó Dios lo que pidió.

 

Jabes aquí pide tres cosas y la escritura dice: Y le otorgó Dios lo que pidió

 

¿Qué estás pidiendo?  Lo que usted pide determina lo que recibe, por eso ¿Qué estás pidiendo?

 

          Que al menos no me echen… pida que Dios lo prospere.

          Que al menos no me duela… pida que Dios lo sane.

          Que me alcance para comer… pida que Dios lo haga dar de comer a miles.

 

¿Qué está pidiendo? Dice una traducción: Y Dios le hizo venir lo que pidió.

 

¿Ha visto en los supermercados la góndolas de los vinos? Hay algunos que los puede agarrar cualquiera pero hay algunos que están en las vitrinas con llave. No se los puede llevar sin que alguien se los dispense.

Ahí en los estantes de la proveeduría de Dios están todas las respuestas y algunas no están en las alacenas, sino que están en vitrinas con llave, esas son las respuestas gloriosas, esas que usted ve en otros y se le alargan los ojos. Pero usted cree que eso es para otros, no es para usted y entonces no pide. O cuando pide, pide mal para gastar en sus propios deleites. Oh almas adulteras, no saben que la amistad con el mundo es enemistad para con Dios.

Hay respuestas gloriosas que están esperando ser reclamadas. Yo estoy reclamando que Dios me use para resucitar muertos, estoy pidiendo que Dios me use para predicar su palabra por todo el mundo, estoy pidiendo que Dios me permita levantar cientos de iglesias, llevar a los pies de Cristo a millones de almas, ser parte del avivamiento más grande de la historia, ver a mis hijos y a los jóvenes levantarse no como el relevo, ni ahí que me van a relevar, yo quiero que mis hijos y los jóvenes sean el complemento necesario para llegar a todo el mundo en las próxima década. Yo estoy pidiendo cosas gloriosas, cosas “feten feten”, respuestas grossas mi hermano. Dios otorga lo que se le pide en fe guiados por su Espíritu.

Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras.

¿Qué está pidiendo usted? Porque lo que usted pide… Dios lo oye.

La palabra invocó en el pasaje de Jabes es "Cará", y significa llamar a alguien afuera para pedirle algo. Es hablar en privado con alguien para manifestarle una necesidad. ¿Qué está pidiendo en su cuarto privado con Dios? O ¿sólo ora cuando estamos todos?

Jabes pidió y Dios le otorgó lo que pidió. Esta mañana estoy desvelado porque algo que pedía se me otorgó, pero ahora me entró la inquietud… ¿cómo voy a hacer? Entonces la palabra… vuelve a pedir, pero esta vez pide Sabiduría, así que está es mi oración hoy:

 

Señor, Dame sabiduría, me diste la oportunidad, ahora dame sabiduría. Porque recibiré lo que pida. Amén. 

 

Mt 7:7 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 8 Porque cualquiera que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se abrirá.

 

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2018 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo

Buscar