>

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

“Sabed que nuestro hermano Timoteo ha sido puesto en libertad, con el cual, si viene pronto, os he de ver”. He 13:23

Algunos presumen que el que escribe Hebreos es Pablo, otros piensan que es Bernabé, otros Apolos… El que escribe está imposibilitado (pide oración “a fin de que yo os sea restituido muy pronto” vs 19), pero dice que Timoteo ha sido puesto en libertad. Entendemos que por ser cristiano, Timoteo, ha terminado preso, pero ahora lo han liberado. ¿Qué ha logrado la cárcel? ¿ha logrado la prisión cambiar la determinación de servir a Dios? No, Timoteo sigue predicando la palabra. 

La prueba no puede torcer nuestra vocación. En estos días he estado compartiendo tiempo con los jóvenes del ministerio en un campamento que se denominó “Kamikaze”, aludiendo a aquellos pilotos japoneses que se inmolaban para torcer el resultado de una guerra con EUA que les era contraria. Aquellos hombres, con una determinación de dar su vida por su emperador y su nación nos servía de excusa para mirar la Biblia y encontrar que en sus paginas diferentes personajes fueron “kamikazes” de Dios. Juan el Bautista, Elías, David, los tres valientes y aún el mismo Jesús, comandaron misiones suicidas con el propósito de cumplir la voluntad de Dios.

Es que si hablamos de voluntad divina debemos supeditar, subordinar todo a ella. Si es la voluntad de Dios que se predique la palabra deberíamos como Timoteo no permitir que ninguna prueba tuerza el timón de nuestro rumbo. Recuerdo a aquel amigo que me contaba como en su adolescencia había servido a Dios pero ahora ya adulto se dedicó a otra cosa, me lo decía con un dejo de tristeza, tratando de superar una depresión galopante, con su familia quebrada y con una fobia a las enfermedades que lo aterraba… Lo que condujo a mi amigo a la playa de su desesperación lo apartó del rumbo divino y ahora con 60 años encima no encuentra manera de desencallar y volver al origen…

Timoteo fue victima de una persecución y fue sepultado en una cárcel… no sabemos el tiempo, pero ahora emerge para seguir su ministerio. Su Padre espiritual se lo había advertido: “Tu, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo!” (2 Ti 2:3) Servir a Jesús requiere bancarse arbitrariedades e injusticias, esta convicción hará que nuestro rumbo se mantenga inalterable. 

Los siervos de Dios no retrocedemos en nuestra decisión de trabajar a favor de Dios y de su reino. 

“El procónsul miró a Policarpo y lo increpó: “Jura por el César y te dejaré libre; reniega de Cristo.” Policarpo lo miró y dijo: “Durante ochenta y seis años he servido a Cristo, y nunca me ha hecho ningún mal. ¿Cómo quieres que reniegue de mi Dios y salvador? Si lo que deseas es que jure por el César, he aquí mi respuesta: Soy cristiano.”

“He decidido seguir a Cristo, He decidido seguir a Cristo, He decidido seguir a Cristo, no vuelvo atrás, no vuelvo atrás.”

En un mundo de lealtades intercambiables, Timoteo y una inmensa nube de testigos nos enseñan que nada, ni una hoguera puede lograr que los siervos de Dios tuerzan su rumbo. Nosotros servimos a Dios. 

Señor, ayúdame a mantenerme en cualquier circunstancia y a no querer recuperar lo que te he dado, mi vida. Amén

Tags: ,

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2019 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo Gould

Buscar