>

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

HACIA MI PENTECOSTES

50 días de Renovación Personal

Día 49 - Acercando el Pentecostés: Velando la Promesa

 

En el día 5 de estos devocionales les contaba que en el año 1891 un joven resolvió no perderse una reunión de oración. ¿Cuánto hay que permanecer? ¿Cuánto tiempo es suficiente?

 

 “Fue el jueves 29 de septiembre de 1904, cuando diecinueve jóvenes y Evan Roberts asistieron a la reunión. Caminando hacia ella, empezaron a cantar: "Está viniendo, está viniendo el poder del Espíritu Santo. Lo recibo, lo recibo, es el poder del Espíritu Santo."

Estando en la reunión, Evan Roberts empezó a sentir dolores de parto. En ese momento el Espíritu Santo le habló, diciéndole: "Esto es lo que necesitas." Inmediatamente, él gritó: "¿Doblégame, oh Señor!"

Después de pasar un tiempo en la reunión, el Espíritu Santo le dijo que lo hiciera públicamente. Con lágrimas sobre sus ojos y mejillas, Evan empezó a gritar: "¡Doblégame! ¡Doblégame...! ¡Dobléganos!"

En ese momento el Espíritu Santo intervino sobre él de una forma tan penetrante que desde esa noche la cruz y la salvación de las almas serían el principal enfoque del avivamiento.”

 

Los 120 en el aposento esperaron el cumplimiento de la promesa. Si la promesa es tan maravillosa ¿Cuánto tiempo se puede esperar algo maravilloso? Roberts veló la promesa y prevaleció porque no soltó a Dios en su búsqueda de algo más para su vida y para su nación. 

 

Gn 32: 26 Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices.

 

Cuando siglos después, Dios recuerda esto e inspira al profeta Oseas:

 

Os 12:4 Venció al ángel, y prevaleció; lloró, y le rogó; en Bet-el le halló, y allí habló con nosotros.

 

Si queremos vivir un pentecostés necesitamos prolongar esta búsqueda y no soltar lo que está Dios forcejeando con nosotros, porque Él quiere que nosotros conquistemos la bendición. 

 

Hoy necesitamos velar sobre la promesa que se nos ha dado y decirle a Dios: No te dejaré sino me bendices. 

 

Señor, Gracias porque si es verdad que yo me aferro a vos, también es que vos estás aferrado a mí. No me soltaras hasta bendecirme, no te soltaré hasta que me bendigas. Amén. 

 

 

Video : https://youtu.be/Gz2OTRF92vI

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2020 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo Gould

Buscar