Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

Jehová habló a Moisés, diciendo: Di a los hijos de Israel que tomen para mí ofrenda; de todo varón que la diere de su voluntad, de corazón, tomaréis mi ofrenda. (Ex 25: 1-3)

 

Nunca debe haber sido tan fácil levantar una ofrenda. Los que aquellos hombres dieron fue tan excesivo que Dios tuvo que mandar a que se detuviera la colecta porque sobrepasaba la necesidad. 

 

Entonces Moisés mandó pregonar por el campamento diciendo: Ningún hombre ni mujer haga más para la ofrenda del santuario. Así se le impidió al pueblo ofrecer más; pues tenían material abundante para hacer toda la obra y sobraba. (Ex 36:6-7)

 

¿Qué fue lo que pasó? Los que ofrendaron era un grupo de esclavos que de la noche a la mañana se volvieron ricos. En el éxodo, cuando la ultima plaga ocurrió, la muerte de los primogénitos, los egipcios azorados por esa calamidad se auto despojaron y le dieron toda su riqueza a los esclavos hebreos para que se fueran. 

 

E hicieron los hijos de Israel conforme al mandamiento de Moisés, pidiendo de los egipcios alhajas de plata, y de oro, y vestidos. Y jehová dio gracia al pueblo delante de los egipcios, y les dieron cuanto pedían; así despojaron a los egipcios. (Ex 12:35-36)

 

Por eso cuando Moisés pide ofrenda el pueblo no tiene problemas para dar, porque sabe que lo que tiene es de gracia, es por la intervención maravillosa de Dios, no necesita mucho para vivir, han vivido toda su vida de esclavos y no están apegados a lo material, lo dan con alegría, sabiendo que Dios los ha liberado… repito: Nunca debe haber sido tan fácil levantar una ofrenda como aquel día. 

 

¿Cuál es mi punto? Que nosotros, aunque hemos recibido de gracia, debido a la intervención maravillosa de Dios, no somos tan consientes como ellos y estamos muy apegados a lo material. Usamos el pronombre mío para cosas que se nos ha confiado el uso y el cuidado y de pronto miramos con ojos celosos cuando hablamos de ofrenda. La ofrenda se nos ha vuelto más un despojo, como los egipcios, que una oportunidad de expresar gratitud, como los hebreos.  ¿debido a qué? Al espíritu de Egipto, ese deseo de atesorar, de controlar, se ha infiltrado en nuestro corazón y damos solo si, como a los egipcios, nos mueve una necesidad suprema. Siglos más tarde los descendientes de estos mismos israelitas, tenían el templo abandonado y construían y ornamentaban sus casas y Dios levanta al profeta Hageo para denunciar esa actitud y los tiene que ubicar. 

 

Buscáis mucho, y halláis poco; y encerráis en casa, y yo lo disiparé en un soplo. ¿Por qué? Dice Jehová de los ejércitos. Por cuanto mi casa está desierta, y cada uno de vosotros corre a su propia casa. Por eso se detuvo de los cielos sobre vosotros la lluvia, y la tierra detuvo sus frutos. (Hag 1:9-10)

 

Quizás, es solo un pensamiento, los escenarios repetitivos de empobrecimiento que la clase media experimenta en Argentina cada 10 años (Años más o menos) tenga que ver con que soportamos que un 30 % de nuestros compatriotas este en la pobreza y seamos insensibles al reino de Dios, pensando solamente en nosotros. ¿Que pasaría si renunciáramos al espíritu de Egipto y nos volviéramos más solidarios con el necesitado y más agradecidos con Dios? 

 

Hoy es un día para dar… con gratitud a Dios y con liberalidad al pobre… renunciando al espíritu egoísta de avaricia y siendo exagerado como aquellos israelitas en el desierto. 

 

Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. (Hch 4:32)

 

Señor, que nunca permita que el tener defina lo que soy, sino lo que soy administre lo que tengo. Amén. 

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2018 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo

Buscar