>

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Cuando Ezequiel era pequeño jugábamos a las escondidas. Tengo un video en donde el tiene apenas un añito y algo y se esconde detrás de una sabana y yo pregunto dónde está… y el baja la sabana de improviso y yo grito: Acá tá!!! Y Eze suelta una carcajada sonora. El creía que porque él no me veía… yo no lo había visto!!! 

 

Jn 1:47 Cuando Jesús vio que Natanael se le acercaba, comentó: —Aquí tienen a un verdadero israelita, en quien no hay falsedad.

48—¿De dónde me conoces? —le preguntó Natanael. —Antes de que Felipe te llamara, cuando aún estabas bajo la higuera, ya te había visto.

 

Ayer a la madrugada me desperté tipo 04.00 am y no podía dormir y entonces me levanté a tomar un té y a orar un rato… estuve hasta las 05:30 am y luego me volví a dormir un rato más. Luego en el culto matutino, Ezequiel, mi hijo, que ahora es pastor, leyó el texto del encuentro de Jesús y Natanael y entonces sentí en mi espíritu el grito del Padre diciendo: Acá tá!!!

 

Dios me había visto en aquella madrugada y aunque yo no lo había visto, la palabra me descorrió el velo, la sabana, y al sentirme descubierto me lleno de gozo!!!

Dios me ve. Es tan sencilla está verdad y tan olvidada… Esta mañana me he levantado y este pensamiento me martillaba en la mente y ahora mismo cuando estoy escribiendo esto, me envuelve la certeza de su Presencia Paterna mirándome…  Fue esto lo que le cambió el panorama a Agar, cuando Dios la encuentra en el desierto y allí es dirigida a un pozo salvador, donde calmar su sed… Ella llama esa fuente, Pozo del Viviente que me ve. 

 

Que Dios nos vea, aunque nosotros no, llena nuestra vida de seguridad, de gozo, de carcajada contenida… en algún momento el velo se descorrerá y lo veremos cara a cara… esos momentos “Acá Tá!!!”, son momentos sublimes, a veces son en un culto, en una madrugada, en un tiempo de oración… pero son sublimes para mí, el Padre nunca me pierde de vista… a veces El participa del juego… a veces se pregunta como si no supiera… ¿dónde está mi hijo? Y luego me corre el velo y nos reímos los dos de ese encuentro maravilloso. 

 

Natanael quedó sorprendido de que Jesús lo hubiera visto debajo de la higura… y la promesa de Jesús fue increíble…

 

50 —¿Lo crees porque te dije que te vi cuando estabas debajo de la higuera? ¡Vas a ver aun cosas más grandes que estas!

 

A quienes somos ministrados por el Dios que nos ve, aquellos que creemos que Dios nos ha visto, El nos promete que veremos cosas mayores!!! Hay cosas mayores que vienen, Dios es increíble, maravillosamente sorprendente, no me cabe duda que seremos sorprendidos en este tiempo de Nuevos Frutos. Dios abrirá una vía entre el cielo y la tierra para que lo veamos ministrarnos. 

 

51 —Ciertamente les aseguro que ustedes verán abrirse el cielo, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.

 

¿Puedes creerlo? Yo sí. Esta mañana me inclino en oración, El está allí, haré de este momento, un momento “Acá Tá” y me abriré a lo nuevo que El me revelará en este día. Amén. 

 

 

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2018 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo Gould

Buscar