>

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Luc 18:5 Entonces los apóstoles le dijeron al Señor: —¡Aumenta nuestra fe!

6 —Si ustedes tuvieran una fe tan pequeña como un grano de mostaza —les respondió el Señor—, podrían decirle a este árbol: “Desarráigate y plántate en el mar”, y les obedecería.

Los discípulos ante la exigencia del evangelio hacen una oración, pero es una oración equivocada. Los discípulos piden más fe, Jesús les dice que no es un problema de tamaño, es un asunto de ejercicio. Nosotros, no necesitamos más fe, lo que necesitamos es poner en practica lo que tenemos. 

¿Qué fue lo que motivó la oración equivocada? ¿Tenían que resucitar un muerto? ¿Hacer caminar un paralitico? ¿Debían multiplicar panes y peces o caminar sobre el agua? No, eso no los hizo orar, lo que los hizo orar fue otra cosa. El tema que Jesús venía tratando era el tema del perdón…

3 Así que, ¡cuídense! »Si tu hermano peca, repréndelo; y, si se arrepiente, perdónalo. 4Aun si peca contra ti siete veces en un día, y siete veces regresa a decirte “Me arrepiento”, perdónalo».

Cuando Jesús habla acerca de la obligatoriedad del perdón los discípulos sintieron que era una materia tan difícil que la fe no les alcanzaba… y entonces oraron por aumento de la fe…. Jesús les dice: Usen lo que tienen. 

Todos aquellos que hemos creído hemos recibido todo de Cristo. No solo recibimos Su justicia, también recibimos Su poder. Nos fue dada Su palabra y se nos compartió Su mente. La vida de Cristo está en nosotros y nos fueron otorgados sus dones y la Biblia nos dice que nos fue entregada la fe de Cristo… Yo no necesito más fe… ya tengo la fe del Hijo de Dios. 

Ef 2:8 Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, 9 no por obras, para que nadie se jacte.

Ga 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

Quiero que repare que la fe es un regalo y que Jesús no es objeto, sino sujeto de la fe… en otras palabras si tienes fe, la fe que salva, es porque te ha sido por un acto dador de Dios, quien tomó la fe de Cristo, la de El y nos la otorgó a nosotros. Por lo tanto yo tengo la Fe de Jesús… mi problema no es un tema de tamaño, no necesito más fe, lo que necesito es usar la fe que tengo. ¿Se entiende?

Por eso las expectativas que Dios tiene de la iglesia son tan altas, porque entiende que si Jesús en su ministerio logró instaurar el reino, hacer bienes, derrotar a satanás… ¿que no haremos millares de millares de “pequeños Cristos” (significado del termino Cristiano) al unísono caminando en este mundo?

Jesús ese día le dijo a sus discípulos no pidan más, si la tienen, usen la que tienen… porque pueden mover una montaña. El tema es que Jesús aún no había muerto y resucitado y por ende ellos aún funcionaban en su fe humana amparados por el nombre de Jesús… pero cuando Cristo murió y resucitó y el Espíritu Santo vino a ellos y estuvo en ellos… los discípulos recibieron todo de Cristo y con la fe de Cristo en ellos sacudieron el mundo. 

No somos simples humanos, somos gente que ha recibido de parte de Cristo el poder para vivir una vida sobrenatural. Nuestro punto de apoyo no es nuestra humana debilidad, sino la Fe de Cristo operante dentro nuestro. No pidas más fe, usa la que tienes por haber rendido tu vida a Cristo. Aleluya!!!

Señor, ayúdame a vivir a la luz de esta verdad, Cristo vive en mí, su Fe me habita y el poder de la resurrección me llena, nada hay imposible para Dios. Aleluya.

Página 1 de 117

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2018 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo Gould

Buscar