>

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Aunque actuamos con fe, necesitamos chequear, porque si la oración no busca respuesta entonces no estamos orando con fe. Dice la palabra: 

 

He 11:6 Y sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que El existe, y que es remunerador de los que le buscan.

 

Cuando chequeamos estamos buscando la recompensa, la remuneración de el ejercicio de mi fe. 

Es por eso que Elías encomienda a su siervo que haga el chequeo. Me resulta sugestivo que envíe al criado, alguien sujeto a ordenes. Cuando oro lo que más me cuesta es chequear, porque ahí entran mis pensamientos, mis emociones, mis experiencias negativas… dentro mío hay una lucha. ¿lo habrá hecho Dios? ¿Quedaré expuesto? ¿Se habrá producido el milagro? Estas preguntas ocurren en mi interior. 

Veamos que Elías no se desalentó, cuando la respuesta negativa en el primer chequeo, ni el segundo, ni en el sexto… el siguió orando. El no se levantó y dijo: No hay nada que hacerle, no quiere llover. El siguió chequeando porque había recibido una palabra de que llovería sobre la tierra. 

A veces nos detenemos a mitad de nuestra oración y por no chequear cortamos el proceso de respuesta que Dios ha establecido. ¿Hasta cuando tengo que orar? Hasta que algo pase. 

Alice Smith, una profeta que nos visitara en los 90, fue un tiempo maravilloso, Dios a través de ella nos dijo muchas cosas que hoy estamos viviendo como Iglesia. Ella nos habló de un programa que implementaba en su congregación en EUA. El programa se llamaba “PUSH” que era un acrónimo de la frase: Pray until Something Hapen. Traducido: Orar hasta que algo ocurra.

Esa debe ser nuestra premisa si es que queremos orar con resultados… 

 

Teníamos a George Muller de Bristol a bordo. Yo había esta en el puente durante 24 horas sin moverme de allí y Muller se acercó y me dijo: - Capitán he venido a decirle que tengo que estar en Quebec el sábado por la tarde. 

- Eso es imposible – dije.

- Muy bien, si su barco no puede llevarme, entonces Dios encontrará alguna otra manera. Nunca he faltado a un compromiso durante cincuenta y siete años; bajemos al cuarto de mapas para orar. 

Observé al hombre de Dios y pensé: ¿De que asilo de lunáticos pudo haber venido este hombre?, pues nunca he escuchado algo como esto. – Muller – dije - ¿se da cuenta de cuán densa es la neblina. 

- No – respondió – Mis ojos no están en lo denso de la neblina, sino en el Dios viviente que controla cada circunstancia de mi vida. 

Se arrodilló y oró una oración muy sencilla. Cuando terminó, yo iba a orar, pero él me puso la mano en el hombro y me pidió que no orara. – Ud no cree que Dios va a responder, y ya que yo creo que ha respondido, no hay necesidad alguna de que usted ore acerca de esto. 

Lo miré y Muller me dijo: - Capitán he conocido a mi Señor durante cincuenta y siete años y no ha habido un solo día en el que no haya podido tener una audiencia con el Rey. Levántese, capitán, abra la puerta y se dará cuenta de que la neblina se ha ido. 

Me levanté y ciertamente la neblina se había ido y George Muller pudo cumplir con su compromiso. 

 

Hoy es un día para orar con fe y chequear… y si la respuesta aún no está, hay que seguir orando hasta que algo suceda. 

 

Señor, no me dejes desistir hasta que por la fe conquiste lo que tu me has prometido. Amén.

Página 1 de 138

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2019 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo Gould

Buscar