Skip to Content

blog post

Día de reconexión 1766 – Los cosechadores.

Luc 10.2 «Es abundante la cosecha —les dijo—

 

La visión de Jesús es que la cosecha es abundante. Jesús no tiene la visión de una cosecha magra, de campos con pocas espigas, de espigas con granos chupados… no, Jesús cree que el campo tiene el mayor rinde, con granos llenos, Él cree que hay una cosecha abundante.

Esto contrasta con las expectativas y la experiencia de muchos de aquellos que se confiesan en discípulos de Jesús. Muchos de ellos tienen pocas expectativas en sus ministerios, se conforman con un poco, le encuentran una virtud a lo magro, a lo escaso…

Cuando entendemos que la cosecha es abundante cambiamos de una mentalidad de escasez de siembra a una mentalidad de abundancia.

Jesús decía que nunca el problema es la cosecha, el problema estaba en la mano de obra.

 

2 «Es abundante la cosecha —les dijo—, pero son pocos los obreros.

 

Cuando hay cosecha la determinante no la produce el campo, sino la mano de obra que tiene que recolectarla. En este tiempo debemos entender que lo que puedo cosechar no lo determina la producción, está es abundante, sino el empeño o las manos que le pongo a la recolección. Por eso el ruego no debe ser pidiendo cosecha, esta es abundante, sino que debemos pedir que haya más manos de obra por ello la sugerencia de Jesús es:

 

Pídanle, por tanto, al Señor de la cosecha que mande obreros a su campo.

 

Hoy es un día primero de ofrecimiento y segundo de empoderamiento. De ofrecimiento porque no podemos permitir que se pierda la cosecha. Dios sigue preguntando lo mismo a través de todas las edades:

 

Is 6.8 Entonces oí la voz del Señor que decía:

―¿A quién enviaré? ¿Quién irá por nosotros?

Y respondí: ―Aquí estoy. ¡Envíame a mí!

 

Dios necesita que te enroles en la misión de cosechar.

En segundo lugar es un día de empoderamiento, si ya tienes tus manos en la cosecha, es tiempo de animar a otros a que se sumen. Hay que orar para que los que se dicen seguidores de Jesús dejen de pedir por cosecha y empiecen a meter manos en el campo, que es abundante. Hay que empoderar a todo cuanto este dispuesto para que pueda ayudar, necesitamos gente que quiera porque lo que Dios trae para la iglesia es abundante!!!

 

Señor gracias por la increíble cosecha que hay en nuestros campos, no permitas que dejemos que se pierda lo que has hecho fructificar para que nosotros cosechemos. Cuenta conmigo Dios!!! Yo voy a cosechar y a animar a otros a que se vuelvan cosechadores en tus campos. Amén.

blog post

Día de reconexión 1765 _ Mírame Señor!!!

“Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad.” Lucas 13:12

 

Jesus la vio, nadie más lo hizo. El jefe de sinagoga no la había visto a pesar que ella venía fielmente a las reuniones. No la vieron sus compañeros de reuniones a pesar que hacia dieciocho años que compartían la banca. Todos movían la cabeza de manera condescendiente pero nadie la vio.

Nadie, pero ese día Jesus la vio. Quizás ella no lo vio a Él, porque al estar encorvada no lo podía ver, pero Jesus si la vio.

Ahora estoy viajando de regreso a casa, Patry duerme, yo escribo. Aunque comparto este lugar con otras personas, nadie me ve, nadie repara en mi, pero Jesus me ve. Pienso que esa mujer si ese día no asistía al culto se perdía la mirada de Jesús… Debemos estar en el lugar correcto para provocar la mirada de Jesús. No estoy diciendo que el Dios omnisciente no pueda vernos, pero fue el retorno a casa, el ponerse en el camino que hizo visible al prodigo a la vista del Padre, nada hubiera pasado si hubiera estado en el chiquero… Provoca la mirada de tu Señor.

Quizás en este momento te sientas invisible con tu necesidad. Nadie se da cuenta de tu dolor, nadie piensa en tu angustia. ¿Quien te ve? El te ve!!! Provoca su mirada!!!

  • Al joven rico lo miró y lo amó. Entonces Jesús, mirándole, le amó Mr 10.21
  • A Jerusalén la miró y lloró sobre ella. Luc 19.41 Cuando se acercaba a Jerusalén, Jesús vio la ciudad y lloró por ella.
  • A las multitudes las miró y sintió compasión por ellas. Mt 9.36 Y viendo las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban angustiadas y abatidas como ovejas que no tienen pastor.
  • Al ver la fe de los amigos del paralitico lo perdonó. Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados. Mr 2.5
  • Cuando miró a Pedro este fue convicto de pecado. Entonces, vuelto el Señor, miró a Pedro; y Pedro se acordó de la palabra del Señor Luc 22.61

 

Cuando chico cantábamos que una mirada de fe puede salvar al pecador, pero cuando Jesús te mira podes estar seguro que te ama, que se estremece por vos, que siente compasión de tu vida, si encuentra fe te perdona y si encuentra pecado te trae convicción.

Hoy necesito que Jesús me mire. Quiero atraer su atención en oración, en devoción, en adoración. Quiero que me mire aún meditando en esta palabra… Pon tus ojos sobre mí, estoy necesitado de tu mirada… quiero sentir tus ojos sobre mí, ese día cuando Jesús vio a la mujer la vida de ella fue cambiada. Mírame Señor!!!

 

 

Sal 13.3 Señor y Dios mío,

mírame y respóndeme;

ilumina mis ojos.

Así no caeré en el sueño de la muerte;

4así no dirá mi enemigo: «Lo he vencido»;

así mi adversario no se alegrará de mi caída.

5Pero yo confío en tu gran amor;

mi corazón se alegra en tu salvación.

6Canto salmos al Señor.

¡El Señor ha sido bueno conmigo!

blog post

Día de Reconexión 1763 – Acordando lo mismo.

Mt 18:19 »Además les digo que, si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida por mi Padre que está en el cielo. 20 Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos»

 

La reunión es importante, pero lo que hace manifiesto la Presencia de Jesús no es la reunión sino el acuerdo de su pueblo en oración. La iglesia orando de manera unánime, hace que Dios se manifieste en medio nuestro.

Muchos se reúnen, pero al no estar en acuerdo de oración como iglesia, no se puede palpar a Cristo.

Pero cuando nos ponemos de acuerdo… que increíble cuando nos ponemos de acuerdo. La palabra es sinfonía, no significa que todos tocamos el mismo instrumento, ni las mismas notas, sino que todos tocamos una parte de la melodía y la contribución de cada parte da sentido al todo. Cuando la iglesia ora en unidad se ve a Dios manifestarse en medio de ellos.

Hay algunos ítems que deberíamos acordar hoy:

1.- Orar por la salvación de la gente sin Dios. Necesitamos volver a sentir compasión por aquel que no tiene una experiencia con Dios. En el mismo capitulo Jesús dice: (14) Así también, el Padre de ustedes que está en el cielo no quiere que se pierda ninguno de estos pequeños.

2.- Orar por la manifestación del poder de Dios, en sanidades y milagros. No podemos acostumbrarnos a ver sanidades y milagros, necesitamos orar por las personas y mantener la avidez de ver a Dios moverse en sus vidas. Necesitamos recorrer las calles orando porque el poder de Dios se manifieste.

3.- Orar por la destrucción de fortalezas de miseria, violencia y muerte en medio de nuestra tierra. La iglesia deber orar por la destrucción de toda forma de corrupción, de hechicería, de vicio y de violencia en medio de la tierra. No podemos aceptar como normal lo que Dios no acepta.

4.- Orar por el fortalecimiento de los matrimonios y las familias. Ya es demasiado que el diablo haya apuntado contra los hogares como blancos para que encima nos olvidemos de orar por las familias. Oremos por los matrimonios, oremos por los esposos, por las esposas, por los hijos. Las casas deben ser cubiertas con intercesión, declarando victoria en ellas.

Hoy es un día para buscar un compañero de oración y ponernos de acuerdo, es decir orar cada uno nuestras notas, con nuestros instrumentos pero todos juntos la misma melodía para que Dios se muestre poderoso en medio de su pueblo.

 

2 Cr 7:14 si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y restauraré su tierra.

blog post

Día de Reconexión 1762 – ¡Doblégame!

Gn 31.23 Una vez que lo habían cruzado, hizo pasar también todas sus posesiones, 24 quedándose solo. Entonces un hombre luchó con él hasta el amanecer.

Dios trata al hombre solo. Jacob ha hecho pasar su familia, sus posesiones y ahora está solo. Todo lo que ha hecho cruzar el vado es por lo que trabajó los últimos 20 años de su vida y ahora se ha quedado solo… ahí en esa soledad, Dios se le aparece.
No está claro como comenzó la pelea, quien fue el que le mojó la oreja a quién. Si fue Jacob al Ángel o el Ángel a Jacob o si se vieron y se fueron a las manos, lo cierto es que están forcejeando… Dios trata al hombre solo y esa lucha es altamente demandante. He tenido esos momentos, la perdida de alguien que amaba, la demora en la concreción de una promesa, el fracaso de un proyecto concebido con fe, episodios donde he estado forcejeando con Dios y donde he estado solo.
Quien puede ayudarte en ese momento.
Dios necesita encontrarte solo, sin la cobertura de los afectos, sin la seguridad de las posesiones, sin el amparo de tu prestigio… Esos momentos tienes que estar solo, porque Dios tiene que tratar con tu corazón.
Y uno sabe como va a terminar la historia. Uno sabe que Dios nunca pierde, que uno va a terminar quebrado… pero eso es lo que uno busca, nos quedamos solos para pelear con Dios y que Él nos quebrante. Nos cuentan del avivamiento de Gales

¿Cómo comenzó? Los historiadores lo definen como “La gran reunión de Blaenanerch”. Fue el jueves 29 de septiembre de 1904, cuando diecinueve jóvenes y Evan Roberts asistieron a la reunión. Caminando hacia ella, empezaron a cantar: “Está viniendo, está viniendo el poder del Espíritu Santo. Lo recibo, lo recibo, es el poder del Espíritu Santo.”
Estando en la reunión, Evan Roberts empezó a sentir dolores de parto. En ese momento el Espíritu Santo le habló, diciéndole: “Esto es lo que necesitas.” Inmediatamente, él gritó: “¿Doblégame, oh Señor!”
Después de pasar un tiempo en la reunión, el Espíritu Santo le dijo que lo hiciera públicamente. Con lágrimas sobre sus ojos y mejillas, Evan empezó a gritar: “¡Doblégame! ¡Doblégame…! ¡Dobléganos!”
En ese momento el Espíritu Santo intervino sobre él de una forma tan penetrante que desde esa noche la cruz y la salvación de las almas serían el principal enfoque del avivamiento.

En este día quizás te sentís así… solo, pero Dios te ha apartado para luchar con vos, para guiarte a un quebrantamiento y a un nuevo tiempo en tu vida. Cuando creemos en Dios nuestra vida aún en los valles más oscuros no debe temer mal alguno “… porque Tú estarás conmigo”, recita David y declaramos nosotros. Son esos valles, esos lugares de soledad donde Dios nos encuentra y lucha con nosotros. Mayweather sería un rival débil en comparación a Dios y sin embargo, es Dios el que sube al cuadrilátero para quebrarnos sabiendo que emergeremos convertidos en personas mejores, más plenas, más espirituales.
Hoy es un día para apurar el trago, no rehusemos ese encuentro a solas con Dios… Él trae lo mejor para nuestras vidas. Hagamos pasar lo que todavía está dándonos una falsa seguridad… y quedemos solos ante El… Dios está esperando para darnos la paliza de nuestra vida y bendecirnos como nunca antes hemos sido bendecido.
Cuando la lucha terminó Jacob emergió como Israel y ese día se recibió de patriarca. Ese día sus hijos pasaron a ser padres de una nación y la tierra que pisó al cruzar el vado pasó a ser su herencia …

Señor, necesito en este tiempo hacer unos “tiritos” con vos… necesito que me trates y me maltrates un poco, esta nueva etapa de mi vida necesita un nuevo quebrantamiento… por favor…Doblegame!!! Amén.

blog post

Día de reconexion 1751 – Revelación y determinación.

“¿Quién está consciente de sus propios errores? ¡Perdóname aquellos de los que no estoy consciente! Libra, además, a tu siervo de pecar a sabiendas; no permitas que tales pecados me dominen. Así estaré libre de culpa y de multiplicar mis pecados.” Salmos‬ ‭19:12-13‬ ‭NVI‬‬

Para el salmista hay dos tipos de pecados: los conscientes y los inconscientes. Los inconscientes son aquellos que no existe la premeditación… nos salen porque somos pecadores y a veces, es una respuesta condicionada. Una mala reacción; una palabra fuera de lugar; una palabra, “un palito”, al pasar… están agazapados ahí, como perros “garroneros”, para lanzar el mordisco cuando pasamos.

Los conscientes son distintos,son cosas que mimamos, nos encargamos de alimentar, de cuidar… están ahí porque tienen permiso, porque tienen un derecho.

Una acción, ya no una reacción, una acción consciente, una cólera crónica…

Comentarios siempre con doble intención, ya no una “metida de pata”, sino porque “soy así”, siempre zafado, siempre sugerente…

O una crítica continúa, siempre enroscado, como una víbora, no dejando pasar nunca nada… ah el pecado favorito.

David tenía un pecado favorito, las mujeres. Pedro tenía un pecado favorito, la imprudencia. Abraham tenía el propio, la mentira. Ud y yo lo tenemos… son aquellos que permitimos y que mimamos en nuestra vida.
El salmista pide que los inconscientes le sean revelados, pero pide ser liberados de los conscientes. Mientras los otros se pueden enfrentar con revelación, los “permitidos” hay que enfrentarlos con determinación, es una extracción de muelas, hay que tirar fuerte porque están arraigados en nosotros.
Lo maravilloso del evangelio es:

“Pero, si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado. Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad. Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.” 1 Juan‬ ‭1:7-9‬ ‭NVI‬‬

“La sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado”. No importa cuál, consciente o inconsciente, Cristo es el remedio para el perdón de todos los pecados y la carta ganadora en esta partida contra la maldad en nuestro corazón. El pedido del salmo 19 fue respondido por Dios en la cruz del monte Calvario, el perdón y la libertad que el salmista anhelaba Dios lo entrego mediante su hijo Jesus.
Hoy es un día para vivir en “la libertad gloriosa de los hijos de Dios”, con revelación para no cometer pecados inconscientes y con determinación para no ceder ante los conscientes. Y si alguno ha pecado, el arrepentimiento y la confianza en la sangre de Jesús, es el antídoto contra la mordida de la serpiente.

Señor, aspiro a vivir un día de pureza, cuídame del pecado, consciente e inconsciente, aparte ayúdame a correr a la cruz si fallara en esta resolución, amen.

blog post

Día de reconexion 1750 – La bodega.

Hay un programa que de vez en cuando veo. Se trata de una subasta de bodegas cuyos dueños o murieron o dejaron abandonadas, es una compra a ciegas, nadie sabe qué hay adentro, cuando se rompe el candado el que ganó la puja sabrá si hizo buen negocio o mal negocio. Algunas veces lo que se encuentra es basura, otras veces hay cosas valiosas que hacen muy feliz a sus recientes dueños.

“El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas.”
‭‭S. Mateo‬ ‭12:35‬ ‭RVR1960‬‬

Qué hay en tu bodega, tu corazón, de acuerdo lo que haya en ella determinará cómo será tu vida. Estoy esperando mi vuelo a EUA y mientras espero canto una canción: “Gloria a ti yo daré, lo daré eternamente, te daré por siempre gloria, Señor Jesus.” No es forzado, solo está ahí, en mi bodega hay alabanza. Igualmente en mi bodega no hay insultos, no porque sea perfecto, simplemente nunca entraron allí, nunca las guarde, ni las atesore, así que aunque me apreté el dedo contra la puerta lo máximo que me saldrá será un “Decí que soy Cristiano”. Jaja se que resulta re “Ned Flanders”, pero he cuidado en este aspecto lo que entraba en mi bodega. Lamentablemente hubo un tiempo que atesore la aprobación humana, el materialismo, el pensar mal así que cada tanto salen a la luz malos “tesoros”.
En unos minutos tendré que someterme a la inspección rigurosa que exige el gobierno de EUA, ellos se aseguran. Que lo que entre en su pais sea lo que ellos admiten, no hay lugar para nada ilegal… en realidad, esto es un requisito de todos, pero solo ellos y un puñado de países se lo toman tan en serio.
Hoy deberíamos revisar con cuidado lo que está entrando en nuestras bodegas porque eso será lo que saldrá de nuestras vidas. Lo que atesores será lo primero que se cuele de tu boca, de tus ojos, de tu temperamento, de tu pensamiento.
Judas abrió la bodega de su vida primero para llegar a ser “el traidor”.
“Y entró Satanás en Judas, por sobrenombre Iscariote, el cual era uno del número de los doce; y éste fue y habló con los principales sacerdotes, y con los jefes de la guardia, de cómo se lo entregaría.” S. Lucas‬ ‭22:3-4‬ ‭RVR1960‬‬
Notemos lo que Pedro le dice a Ananias:
“Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?” Hechos‬ ‭5:3‬ ‭RVR1960‬‬
Lo q entre en nuestra bodega, en nuestro corazón, determinará los eventos futuros de nuestra vida. Por eso la advertencia salomónica:
“Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón; Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo. Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. Aparta de ti la perversidad de la boca, Y aleja de ti la iniquidad de los labios. Tus ojos miren lo recto, Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante. Examina la senda de tus pies, Y todos tus caminos sean rectos. No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; Aparta tu pie del mal.” Proverbios‬ ‭4:20-27‬ ‭RVR1960‬‬

Hoy es un día para hacer un inventario de depósito y desechar lo que ha entrado y no es compatible con Dios. A la vez deberíamos pedirle al Espíritu Santo que controle lo que entra al corazón para asegurarme que lo que salga solo sea lo que agrada a Dios.

Señor, quiero “abuenar” mi corazón, porque todo lo bueno sale del buen tesoro del corazón. “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.”*‬‬ Amen.

*‭‭Salmos‬ ‭19:14‬ ‭RVR1960

 

 

blog post

Día de reconexion 1748 – rompiendo la inercia.

Hay veces en que una persona o un pequeño grupo puede cambiar drásticamente la historia. Jonatan es uno de ellos. Me encanta Jonatan, su padre y sus hombres están detenidos bajo un granado, los filisteos los tienen en raya y el país sufre ese estancamiento, pero él toma una decisión.

“Dijo, pues, Jonatán a su paje de armas: Ven, pasemos a la guarnición de estos incircuncisos; quizá haga algo Jehová por nosotros, pues no es difícil para Jehová salvar con muchos o con pocos.” 1 Samuel‬ ‭14:6‬ ‭

Para que las cosas cambien alguien se tiene que cansar de la pasividad. No puede ser que estemos estancados. Saúl tenía la tendencia a la indecisión! Recuerde con Goliat estuvo 40 días sin animarse a moverse, sino fuera por David su plan era matar a los filisteos de aburrimiento. Pero Jonatan se revela y decide cambiar él, no pide que los demás cambien, él toma una decisión y al hacerlo todo cambia.
Creo que para que haya un mover evangelistico tiene que levantarse gente que diga: ya no me banco estar metido entre estas cuatro paredes.
Creo que para que haya una reforma política en nuestro país tiene que levantarse gente que diga: Ya no me banco ser un borrego de una dirigencia viciada.
Creo que para que podamos re dirigir nuestra sociedad a principios firmes debe levantarse gente que diga: Ya no me banco las soluciones humanistas, las ideologías libertinas, de una agenda que busca destruir a la familia, juzgar la vida con el hedonismo como eje y con un odio visceral contra lo divino como bandera.
Creo que necesitamos gente que se canse de estos continuos empellones para legalizar el aborto y que diga: Ya no me banco toda una agenda de muerte, conducta depravada… estoy cansado de estar debajo de este granado!!!
Jonatan piensa que “Quizás Dios le sea favorable”. Alguien tiene que pensar: “Quizás Dios haga algo con nosotros” Quizás Dios quiera usarte en tu barrio, quizás Dios quiera usarte en política, quizás Dios te use en la evangelización. Jonatan es ese tipo de personas que no se cree más que nadie, pero no se siente menos que otro.
Si yo me muevo, pensó Jonatan, Dios se moverá con nosotros. Jonatan pensó: quizás puedo hacer una diferencia.
Y es por eso que intenta lo que nadie hizo. ¿Habrá alguien que intente hacer lo que nadie hace? Jonatan es un tipo con iniciativa, este es el corazón del pasaje, necesitamos gente con iniciativa:

# gente que busque soluciones, que quiera hacer algo, que provoque que algo suceda. Deje de esperar q le vengan las cosas a su vida, sepa que Dios válida a los q buscan soluciones.
# gente que acepte desafíos. La ruta elegida por Jonatan no fue la más fácil, tenía que escalar. Micmas significa desfiladero…
# gente que use lo que tiene. Había dos espadas, una estaba bajo el granado, pero otra estaba en su mano… hay algo en ti que pocos tienen… anímate a usarlo!!!
# gente que tenga una estrategia, Jonatan los tiraba abajo y el escudero lo remataba. Elabora una estrategia para tu victoria.
# gente que dé empoderamiento a otros. La espada de Jonatan, se la confió a su paje. Necesitamos gente que empodere a otros.

Me encanta Jonatan porque me recuerda que la diferencia entre donde estoy y quiero estar comienza con una decisión, con una determinación, con una iniciativa. Hay miles de perdonas estancadas, pensando tonterías, deprimiéndose por escenarios imaginarios, llenos de temor por un enemigo intimidante… si tan solo se dijeran: Quizás Dios haga algo conmigo. Hoy debemos romper la inercia, quebrar ese estatismo y “pechar” fuerte para ver un cambio.
Cambia tu estado, reanima tu matrimonio, aviva tu iglesia, transforma tu barrio, cambiemos nuestra sociedad… hoy es día de iniciativas.
Hoy te animo a que en oración busques la directiva y una vez obtenida hagas algo a respecto, no te quedes debajo del granado, hay una gran victoria esperándote, solo falta que tomes la iniciativa.

blog post

Día de reconexión 1743 – Saliendo

Vamos a lugares vecinos

¿No oís ya el fuerte clamor?

Son de los que vagan sin tino

Y sumidos están en su dolor.

 

Estos versos corresponden a una canción que cantábamos siendo adolescentes. La canción la cantamos en oportunidad de ir a predicar a Luis Palacios, una población cercana a nuestra ciudad. Ese día, un domingo, después de la escuela dominical nos subimos todos a una camioneta abierta y fuimos por un camino de tierra a ese pueblo. Cuando bajamos entre la transpiración y el polvo éramos unos “cara pintada”, parecíamos más un grupo comando con su rostro camuflado que predicadores del evangelio!!! Pero que alegría, estábamos predicando la palabra de Dios!!!

 

El les dijo: Vamos a los lugares vecinos, para que predique también allí; porque para esto he venido. (Mr 1:38)

 

Hoy empezaremos un trabajo evangelistico en una población cercana, Serodino. Ya hay un grupo de hermanos que se congregan con nosotros y hoy iremos para llevar el evangelio a su lugar. ¿Por qué lo hacemos? Porque la misión de Jesús, el gerente de la Iglesia, y de todos aquellos que pertenecemos a ella, es llevar este mensaje “hasta lo último de la tierra”. La razón por la que Dios aún no ha cerrado la historia humana es debido a su paciencia, “no queriendo que ninguno se pierda sino que todos procedan al arrepentimiento.”

Por eso el ministerio de Jesús fue un ministerio itinerante, yendo de lugar en lugar predicando la palabra. Él espera lo mismo de nosotros. Por eso invertimos la mayor cantidad de recursos en la difusión del evangelio, por eso nuestros hermanos trabajan todos los días de la semana en diferentes lugares, queremos que las personas conozcan de Dios.

No es un trabajo proselitista, no llenamos fichas de afiliación, es un trabajo rescatista. Recorremos las calles, buscando quien quiere tener una vida diferente. En ocasiones sacamos gente de los escombros de un hogar destruido por la droga, el engaño, la depresión. Otras veces jalamos a alguien de la inundación del sinsentido que ha anegado los tiempos presentes. Jóvenes, adultos, ancianos y niños… caminamos todo el día, llegamos por televisión, por radio, por internet, por periódicos, por el contacto personal… queremos salvar a uno. Si ese uno conoce a Dios, su vida será cambiada y círculo virtuoso comenzará, la sal hará efecto, la luz vencerá las tinieblas y una familia será cambiada y la sociedad será bendecida.

Ese es nuestro trabajo, silencioso, muchas veces despreciado… pero ese es nuestro trabajo. Ayer hablaba con unos hermanos que trabajan en un emprendimiento social en una barriada pobre de Rosario, lo hacen por amor a Dios y a las personas…  Ese es el trabajo, vamos a todos los lugares con el amor de Dios.

No existe cristianismo si no hay un compromiso por predicar. Hay una frase que dice: “Misiones se hacen con las rodillas de los que oran, con la mano de los que dan y con los pies de los que van”, aún cuando entiendo a aquellos que lo preconizan, no alcanza con que solo demos o con que solo oremos, debemos dar, orar e ir, todo a la vez. Todos podemos ir a algún lado, alcanzar a alguna persona.

¿Estás yendo? No estoy hablando solo del compromiso mínimo de ser testimonio en tu trabajo o en tu escuela, estoy hablando de si estas yendo.

Ten a mano unos tratados, háblale del amor de Dios a las personas que te cruces, cuando vas de viaje llévale una palabra al del peaje, al de la estación de servicio, cuando subes a un bus háblale al pasaje, reparte palabra y luego siéntate. Si vas al médico le hablas a la secretaria y le hablas al doctor y cuando te vas, le hablas al taxista que te lleva de regreso.  Eres un misionero y debes salirte de tus lugares y llevar la palabra a los demás.

Nuestra mayor misión en esta vida es después de conocer a Dios, convertirnos en gente que ayude a otros a tener esa experiencia transformadora con Dios.

 

Señor, levanta un ejército de personas que nos salgamos de nuestros lugares y que llevemos el evangelio hasta la última tierra. Una iglesia movilizada será aquella que traiga tu último y gran avivamiento a este mundo. Amén.

blog post

Día de reconexión 1742 – Vacaciones de Dios.

Mlq 3:13 Vuestras palabras contra mí han sido violentas, dice Jehová. Y dijisteis: ¿Qué hemos hablado contra ti? 14Habéis dicho: Por demás es servir a Dios. ¿Qué aprovecha que guardemos su ley, y que andemos afligidos en presencia de Jehová de los ejércitos?

 

En estos días se comunicó con nosotros un familiar preocupado por el nivel de “estrés” de alguien de la iglesia, y el acuerdo familiar (gente creyente) es que debe dejar de ocuparse de Dios (no el trabajo, no el estudio, no las actividades extras, solo lo de Dios) y querían que nosotros le “recetáramos” no servir a Dios, que se tomara unas “Vacaciones de Dios”. Resulta loco, pero estas cosas ocurren y han ocurrido más de lo que usted cree.

La gente del tiempo de Malaquías no solo pensaba que darle a Dios era una locura, sino que servir a Dios no valía de nada, aún este era el pensamiento de los sacerdotes.

 

Mlq 1:13ª Habéis además dicho: ¡Oh, qué fastidio es esto! y me despreciáis, dice Jehová de los ejércitos;

 

Servir a Dios es lo más maravilloso que hay, cada vez más se comprueba los beneficios de creer. Las neurociencias han descubierto que rezar, orar, meditar, como quieras llamarlo, activa tu cerebro, produce reconexiones neuronales y es beneficioso para la salud, baja el estrés. Junto con el hecho científico, está el bienestar espiritual y la recompensa espiritual que eso trae. Ni hablemos del bien que eso produce a una sociedad cada vez más quebrada, una persona que sirve a Dios es un agente de sanidad para esa sociedad.

Jamás voy a sugerir “Vacaciones de Dios” o algo así, más vale que se dé de baja en el cable, que recorte cualquier actividad menos servir a Dios. Yo entiendo la preocupación genuina del entorno y entiendo también que para estas personas se puede estar cerca de Dios y no asumir compromiso en el servicio, pero para nosotros eso es imposible.

Admito que muchos no estarán de acuerdo conmigo, pero yo soy creyente y en mi Biblia, Pablo dice: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.” (Ga 2:20)

Hace unos días, fui nuevamente conmovido por la vida de David Brainerd y pensando en esto,  recordé una frase de este hombre de Dios:

 

“Mientras vea algo que pueda ser hecho para Dios, la vida vale la pena; pero cuán vano y despreciable es vivir por un fin menor” David Brainerd

 

No digo que las otras cosas no sean importantes, pero Dios nunca será la variable de ajuste en nuestra vida. Servir a Dios es un privilegio y vivimos para eso…

 

“Me pregunto si los ángeles están desconcertados por todas las preocupaciones y ansiedades de aquellos que profesan confiar en Dios. Para ellos ha de ser muy degradante y tan insultante al Señor, que nos preocupemos como si no tuviéramos un Padre cariñoso en el cielo. Tú tienes un Padre celestial. ¡Confía en él!”. David Wilkerson

 

En Malaquías Dios hace una promesa a aquel que le sirve:

 

Mlq 3:17 Y ellos serán míos–dice el Señor de los ejércitos– el día en que yo prepare mi tesoro especial, y los perdonaré como un hombre perdona al hijo que le sirve. 18 Entonces volveréis a distinguir entre el justo y el impío, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.

 

Presta atención, hoy es un día para servir a Dios. Si este fuera tu último día sobre la tierra, ¿cómo quisieras pasarlo? Yo quisiera que la muerte me encuentre adorando, hablando a alguien de Cristo, predicando, sirviendo… Conozco a una hermana anciana que cada vez que se siente mal empieza a cantar himnos, quiere morir cantando alabanzas a Dios!!! Y con la familia creemos que eso la sana y sigue en esta tierra!!! Jajajaja

Canta al Señor, sírvele con gozo, deja en Él tus cargas, habla de su amor, no vives para otra cosa que servir al Señor!!!

 

“Anhelo ser una llama de fuego, constantemente ardiendo en el servicio divino, hasta el último momento, el momento de fallecer.” David Brainerd

blog post

Día de reconexión 1741 – Comprando la promesa.

Gn 23:17 Y quedó la heredad de Efrón que estaba en Macpela al oriente de Mamre, la heredad con la cueva que estaba en ella, y todos los árboles que había en la heredad, y en todos sus contornos, 18 como propiedad de Abraham, en presencia de los hijos de Het y de todos los que entraban por la puerta de la ciudad.

 

La tierra por la que Abraham pagó 400 siclos de plata, una fortuna, es la tierra que Dios le había prometido.

 

Gn 13:14 Y Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente. 15Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre.

 

Dios la había prometido a Abraham pero ahora la tiene que comprar. Muchas veces cuando Dios nos da una palabra creemos que la promesa vendrá a ser sin costo alguno. Pero no hay promesas obtenidas sin precio pagado. A veces el precio es monetario, otra veces es en especie, en tiempo, en vida, en trabajo… pero no hay nada que Dios nos haya dicho que nos dará que no exija un pago a cambio.

Josué obtuvo la tierra pero pagó el precio a punta de lanza y de espada. David obtuvo el reino pero esperó 17 años la primera parte y 8 más para la totalidad de la promesa, su precio fue un tercio de la vida. Pablo pagó el precio de las iglesias con su espalda azotada, con el naufragio, el apedreo… tanto pagó que se atrevió a decir que “nadie me cause molestias porque yo llevo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesucristo” (Ga 6:17).

Siempre que obtengas algo deberás pagar un precio.

 

Luc 9:23 Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.

 

A menudo cuando se nos requiere un precio entramos en crisis. Abraham no se cuestionó nada, entendió que esta escritura era un paso previo a la concreción de la promesa. No dejes de pagar precios en pos de lo que Dios te ha prometido. Invierte tiempo, esfuerzo, ganas, recursos a favor de lo que Dios te ha dicho. Cuando Abraham murió sus huesos fueron a parar allí, allí fue Isaac, allí fue Rebeca, ahí enterraron a Lea y allí fue también Isaac… tres parejas de patriarcas apalancaron desde sus tumbas las promesas porque se pagó un precio por ese lugar.

Cuando pienso en lo que hemos ofrendado, lo que hemos trabajado, lo que hemos predicado, los hermanos que fueron adelantándose a la patria celestial,  son algunos de los precios que hemos pagado por una visión que Dios nos ha dado. Eso está apalancando a favor de lo que Dios nos ha prometido y eso que se ha prometido vendrá a ser plenamente en un tiempo cercano.

Hoy es un día para no rehusar lo que debemos pagar a favor de lo que Dios nos ha dicho. Tranquilo amado, (Heb 6:10) “Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún.”

 

Señor, no permitas que mis manos se cansen… déjame seguir pagando el precio que se requiere para tener la heredad que me has prometido. Amén.