Skip to Content

blog post

Día de Reconexión 1382 – El que no defrauda.

Hace más de 20 años atrás yo estaba en una librería cristiana y escuche a una mujer que decía: Este nos va a salvar. Me llamó la atención la declaración y me dí vuelta y vi que la mujer tenía el llavero de un político que en aquel entonces era candidato a presidente. Tiempo después fue electo y se hizo celebre por una frase que dijo: Siganme, que no los voy a defraudar.

A veces pienso ¿Qué sentirá aquella hermana? ¿Se acordará de aquella declaración de confianza?

Rom 10:11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

Dios va a cumplir, es una manera diferente de decir lo mismo. Si crees en El no vas a pasar vergüenza. Depositar la fe en un hombre es peligroso pero la Biblia dice que confiar en Jesús es seguro.

A través de los siglos los hombres han confiado en otros hombres y se llevaron flores de sorpresa, para un ejemplo recuerde lo dicho por Isaías.

Is 36:6 `He aquí, tú confías en el báculo de esta caña quebrada, es decir, en Egipto, en el cual, si un hombre se apoya, penetrará en su mano y la traspasará. Así es Faraón, rey de Egipto, para todos los que confían en él.

¿Lo quieres en versión popular? Cuando te apoyas en un hombre siempre terminarás ensartado. Los hombres avergüenzan tarde o temprano nuestra fe en ellos. Dios es diferente. El cumple, “los cielos y la tierra pasarán pero su palabra jamás pasará”.

Nm 23:19 Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta. ¿Lo ha dicho El, y no lo hará?, ¿ha hablado, y no lo cumplirá?

Nunca me fallará, nunca seré avergonzado, nunca dejará de cumplir, nunca. Dios y su palabra es tan cierta que El la puso por escrito para que nosotros comprobemos cada promesa y probemos que son ciertas aquí y ahora. Spurgeon hablaba de los cheques en el banco de la fe… una palabra de Dios es un cheque que se cobran en el banco de la fe…

Esto debería darnos tranquilidad, esto debería darnos valor y esto debería darnos gozo.

  • Tranquilidad porque si Dios lo cumplirá no podemos estar intranquilo… Sal 62:1 En Dios solamente espera en silencio mi alma; de El viene mi salvación.
  • Valor para declarar la promesa porque no seremos avergonzados.
  • Gozo porque el cumplirá y no le vamos a permitir al diablo que nos robe la alegría de nuestro corazón.

Hab 2:3 Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.

Hoy es un día para estar tranquilo, declarar valerosamente la promesa y anticipar el gozo porque Dios va a cumplir.

Señor, quito de mi vida la ansiedad, el temor de la duda y alabo tu nombre porque tu palabra se cumplirá. Amén.

blog post

Día de reconexión 1381 – Admitir.

Ro 10; 3 Pues no reconocen que es Dios quien hace justos a los hombres, y pretenden ser justos por sí mismos; y así no se han sometido a lo que Dios estableció para hacernos justos.

El mundo está lleno de gente queriendo ganarse la salvación. Tratando demostrarle a Dios que ellos merecen ser bendecidos, merecen ser prosperados, merecen ser sanados. En su intento caminan largas distancias, cumplen intrincados sistemas religiosos, establecen listas de procedimiento con altos estándares de conducta y hacen grandes donativos económicos. Todo busca ganar una salvación que parece demasiado para cualquier esfuerzo humano.

Pablo habla del pueblo judío y de su sistema desarrollado a partir del decálogo que a lo largo de los siglos ha sumado un intrincado sistema salvacional. Es por eso que Pablo entiende que ellos “no reconocen que es Dios quien hace justos a los hombres”.

Cuando la reforma vino a ser, el panorama contra el cual protestó Lutero no fue muy diferente. Fue por eso que el grito de aquella época es Solo Fe, Solo Gracia, Solo Escritura. Ese fue un intento de poder hacer entender que no se necesita otra cosa para ser salvo que la fe en Jesús, basado en la Gracia divina, revelada en la santa Biblia. Como vemos el método de Dios es totalmente diferente, El no necesita que yo me demuestre o me haga justo, lo que Dios necesita es que admita que soy pecador y que no puedo solo, que me rindo ante mi fallido intento de conquistar una salvación esquiva y que merezco la condenación. Que a no ser que medie la gracia divina estoy condenado y que necesito misericordia.

Los tiempos han pasado, pero aún hoy las expresiones cristianas de todo tipo buscan añadir innumerables condiciones para ser salvo y las personas tienden a prestar atención en los métodos y quedan entrampados en sistemas religiosos, tan o más perversos que los de antaño. Ahora tienen el nombre de cristianismo, pero es solo una triste mueca de lo que Jesús vino a hacer. El vino a hacernos justos porque nosotros no podemos hacerlo.

Es increíble cuanto nos cuesta admitir que somos pecadores. El apóstol Pablo lo dijo con todas las letras de si mismo:

1 Ti 1:15 Esto es muy cierto, y todos deben creerlo: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.

Y también de todos nosotros:

Rom 3:23 Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios.

Somos pecadores y necesitamos salvación ese es el piso donde empieza nuestra relación divina, ¿por qué elegir querer ser lo que no somos? No somos justos, no podemos justificarnos a nosotros mismos, necesitamos un salvador.

¿Están mal las buenas obras? No, pero no pueden salvarme, no pueden hacerme justo, necesito creer solamente en la muerte y resurrección de Jesús. Es por gracia.

Cuando acepto la gracia, la transformación por fe que hace Jesús me habilita a vivir una vida sobrenatural ese es el evangelio… la buena noticia de Dios.

Hoy es un día para admitir que no soy mejor que nadie, que necesito salvación, que nunca podré comprarla, necesito que me la regalen y la necesito ahora, no cuando muera, ahora necesito salvación.

Señor, soy un bendecido porque admití mi incapacidad y creí en tu nombre. Justificado pues por la fe tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. (Ro 5:1) Amén.

blog post

Día de reconexión 1380 – Doble comprobación.

Ro 9:1 Como creyente que soy en Cristo, estoy diciendo la verdad, no miento. Además, mi conciencia, guiada por el Espíritu Santo, me asegura que esto es verdad:

Cuando era tenedor principal de libros Grupo Funcional 5 de la Fabrica Militar me encargaba de las fichas de los proveedores. En una época sin computadoras, los cajones con fichas asentadas a mano y sumadas por sumadoras de tira de papel eran una labor titánica. Para chequear que todo balanceara hacíamos una doble comprobación. Sumábamos movimiento por movimiento y cada columna en particular y el resultado tenía que ser el mismo y balancear todo.

Pablo dice que ante su afirmación de que no miente, su mente le afirma que está siendo verás y que además el Espíritu Santo le testifica que esto es así.

Los cristianos no somos guiados solamente por una lista de lo que está bien y lo que está mal sino que contamos con el testimonio interno del Espíritu Santo que corrige cualquier auto engaño que podamos desarrollar.

Jesús dijo que:

Jn 16:13 Cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que dirá todo lo que oiga, y les hará saber las cosas que van a suceder.

Las listas o sentir o parecer sirven pero muchas veces son burlados por pensamientos absolutamente razonados, lógicos. Este es el atajo que las mentes de algunos usan para justificar el engaño, la infidelidad, la mentira, el abuso, la avaricia, etc… pero cuando la persona del Espíritu Santo se encuentra en el individuo este se encarga de desenmascararnos y enrostrarnos nuestra hipocresía. Es allí donde ocurre el arrepentimiento o el endurecimiento del corazón.

Cuando existe lo primero hay un cambio de actitud, en el segundo caso el Espíritu es contristado y la voz de Dios se hace difusa y se opaca.

Ef 4:30 No hagan que se entristezca el Espíritu Santo de Dios, con el que ustedes han sido sellados para distinguirlos como propiedad de Dios el día en que él les dé la liberación definitiva.

Cuando algún balanceo nos fallaba nos sentábamos dos compañeros enfrentados y uno con la tira de suma y el otro con la ficha y empezábamos a puntear y ver donde estaba el error. A veces era un error nimio y fácil de subsanar, otra veces era un error de arrastre y ahí había que trabajar más… pero sea lo que sea había que lograr que las cuentas dieran bien.

Con Dios mis cuentas deben dar bien. Hagamos hoy como Pablo y sometamos todo pensamiento a la comprobación del Espíritu para estar seguros que estamos procediendo en justicia. Eso nos traerá paz y felicidad en el hacer diario.

Pv 3:5 Confía de todo corazón en el Señor

y no en tu propia inteligencia.

6Ten presente al Señor en todo lo que hagas,

y él te llevará por el camino recto.

7No te creas demasiado sabio;

honra al Señor y apártate del mal:

8¡ésa es la mejor medicina

para fortalecer tu cuerpo!

 

Dios, no me dejes ser tan confiado en mi mismo, atestigua a favor o en contra de lo que hago o digo o pienso, ayuda a que mi vida cuadre con tu hijo Jesucristo. Amén.

blog post

Día de reconexión 1378 – Excalibur.

Excalibur era la espada que Arturo blandía como testimonio de ser alguien ungido. Dice la leyenda que la espada estaba clavada en una roca y sabiendo que era una espada mágica todos los caballeros de la antigua Inglaterra querían tener. Por más que ejercían fuerza sobre ella no podían sacarla hasta que Arturo lo intentó y la espada salió mansamente de la roca. ¿qué había pasado? La espada reconoció el código del elegido para gobernar el reino ingles.

Gn 48: 21Finalmente, Israel le dijo a José: —Yo estoy a punto de morir; pero Dios estará con ustedes y los hará volver a la tierra de sus antepasados. 22Y a ti, que estás por encima de tus hermanos, te doy Siquén, tierra que luchando a brazo partido arrebaté a los amorreos.

La tierra reconoce a su dueño. Cuando Jacob llegó a Siquem la tierra reconoció al nieto de Abram quien entró por allí a la tierra de la promesa y edificó allí un altar. Reconoció al hijo de Isaac quien la sembró en tiempos de hambre y cosechó ciento por uno. Reconoció al padre de Simeón y Leví que mataron a los que ultrajaron a su hermana. Jacob le deja a José una herencia que ha quedado desocupada y que lo estará por los próximos 470 años, 430 más 40. Sin embargo, Jacob confía, cree que la tierra reconocerá el código de dominio que estará impreso en los descendientes de José.

Ser amo de algo significa que cuando llegas lo tuyo te reconoce. Cuando llego a mi casa invariablemente mis perros me salen a recibir, con sus colas y sus lloros, ellos saben que soy el amo y como tal se me debe tributar respeto.

Jacob dice cuando llegues a Siquem la tierra esa te reconocerá y te saldrá al encuentro.

Cuando Jesús envía a sus discípulos los envía bajo el mismo concepto:

Mt 28:18 Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo: —Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. 19Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, 20enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.

La premisa es exactamente la misma, vayan porque la tierra, que me pertenece, les reconocerá cuando ustedes entren en ella.

En la expansión del reino y en tomar nuestra herencia como hijos de Dios, Dios ha impreso en nosotros un código que permite que la tierra nos reconozca. Cuando hoy entres a tu trabajo se consciente que están leyendo tu código, cuando se presente un problema ten en cuenta que se leerá tu código y cuando se levante una tormenta de oposición entiende que te están leyendo el código. Nada de lo que pasa a nuestro alrededor está desconectado de lo que somos, del código que tenemos.

El mundo espera que vivamos y detentemos la autoridad que nos fue impartida.

Hay muchos que intentan detentar autoridad y solo la gente del código divino podemos hacerlo. El ha querido que los demonios se nos sujeten, las tormentas nos respeten, las serpientes y escorpiones sean hollados por nosotros y nada nos cause daño… porque tenemos una autoridad que se nos ha dado como herencia. Por favor, no vivamos como mendigos cuando hemos sido nombrados herederos del gran Rey.

Señor, no me dejes olvidar quien soy, qué se me ha heredado y cuál es mi poder. Déjame aprender y experimentar que estoy ungido para gobernar y traer tu reino adonde camino. Hoy cuando camine se activará todo a mi favor. Amén.

blog post

Día de Reconexión 1373 – Amigo.

“A mis amigos les adeudo los enfados que disgustaron

sin querer nuestra armonía,

sabemos todos que no puede ser pecado,

el discutir alguna vez por tonterías.”

Alberto Cortes.

Ayer estaba con mis hermanos de la red reflexionando que la unción a la par de acarrearnos enemigos también nos brindaba amigos de pacto e irremediablemente surgió su nombre. Siendo hoy, en Argentina, el día del amigo me desperté pensando en él, mi amigo, que ya partió con el Señor.

1 Samuel 18:1-2Una vez que David y Saúl terminaron de hablar, Saúl tomó a David a su servicio y, desde ese día, no lo dejó volver a la casa de su padre. Jonatán, por su parte, entabló con David una amistad entrañable y llegó a quererlo como a sí mismo.

Nos conocíamos de toda la vida porque éramos parientes, pero realmente fue su encuentro con el Señor lo que nos unió. A partir de que, junto con su familia, se acercara a Dios nos fuimos haciendo más íntimos. A pesar de la diferencia de edad, él era mayor, su creciente pasión por Dios lo hizo ponerse a mi lado y a adherirse a cuanta locura yo hacía en aquella época. El era tan meticuloso, tan programado y yo era, soy, un elefante dentro de un bazar, el polo opuesto a él, solo la fe y la devoción por Dios se volvió la argamasa de nuestra amistad.

En aquel tiempo, algunos periodistas se dedicaban a pegarme por radio y mi amigo los llamaba y se peleaba con ellos. De personalidad tímida, iba en contra de su naturaleza y hacía lo que no hubiera hecho por nadie y me defendía de “frente manteca”. Si hay personas que están con vos y otra por vos, mi amigo era de estas ultimas, personas leales y fieles.

Con mi amigo yo me recibí de pastor… jajaja… y él lo sabía. Pero eso nunca nos separó, porque él no permitió que nuestra amistad fuera un escollo para que él fuera ministrado como debía serlo, nunca me pidió que, por ser amigo, yo mirara para otro lado y siempre me vino con sus temores y miedos a contarme sus pifias.

Cuando un problema de salud lo dejó al borde de la muerte estuve con mi esposa rogando una noche que Dios me permitiera tenerlo seis años más. Dios nos escuchó pero, que rápido pasaron esos seis años!!! ¿por qué no pedí veinte? Aquella noche de expectativa cero, seis años resultaba una eternidad pero fue un suspiro.

La ultima vez que estuve con él en esta tierra, le lleve la cena del Señor y me despedí. Lo hice con la fe que aquella comunión lo sanara y cuando me llamaron desde Argentina para contarme que había partido le pedí a los pastores que estaban en su casa que le acercaran el teléfono y dí una orden de resurrección pero Dios dispuso que él siguiera hacia Su Casa.

Me dejó sus hijos y aspiro que como David mostró lealtad a Jonatán ocupándose de su descendencia, yo pueda hacer lo propio con la de mi amigo.

Al mirar hacia atrás, estoy agradecido por haber disfrutado de la bendición de una amistad de pacto y desafiado a brindarla a aquellas personas que Dios traiga a mi vida. Estoy convencido que los que tienen muchos amigos en realidad no tienen ninguno, al menos para gente como yo, pero hay unos pocos que son amigos de pacto, esos que extrañas y sufrís porque no son muchos. Hoy agradezco por todos, pero especialmente por esos amigos que oran por vos, que te defienden imprudentemente, que aman a tus hijos, a tu matrimonio, tu ministerio, que son tan extraordinarios que te confiesan sus pecados y que creen en tu llamado, gente que sabes que están a tu lado y que Dios te los envió para mejorarte.

“El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigos y amigos hay más unido que un hermano” Pv.

Señor, déjame ser así, para alguien. Te agradezco tu amistad y te agradezco por aquella gente que la mandas para ayudarnos en nuestro peregrinar. Amén.

blog post

Día de Reconexión 1371 – Exonerado.

Ro 8.1 Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, 2pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.

Es maravilloso!!! La palabra condenación es “pena de un juicio” o “la efectivización de un juicio”, así que la buena noticia es que mi condena ha sido condonada, estoy exonerado.

Imagine la historia: uno está en el último día, en la última hora, en el último minuto, estoy sentado en la silla eléctrica, la mano del verdugo está en la palanca de conexión y cuando va activarla alguien entra con la noticia… No hay ninguna condenación!!! Todos se miran sorprendidos, y yo que estoy listo para ser frito más… ¿Cómo? ¿Por qué? Él, el mensajero me señala, está unido a Cristo!!! No puede ser efectivizado el juicio sobre él, Cristo pagó con su vida por el crimen que cometió!!!

Y de pronto se me libera de mis ataduras, se me pide disculpas y en vez de salir con los pies para adelante salgo caminando rumbo a una vida diferente!!! ¿Es maravilloso o no es maravilloso? Claro que sí.

Dios no se esfuerza en demostrar nuestra inocencia, sino su gracia. Soy un reo del pecado, merezco la condenación, pero su gracia me exonera, eso es el evangelio.

El evangelio no es un seguro para el pecado, si llego a pecar tengo perdón. El evangelio es la solución para el pecado y sus efectos, soy libre de la pena y la culpa del pecado. Nunca el evangelio es para que yo viva en la misma mugre que vivía, el evangelio es transformación de vida y nueva oportunidad.

La unión con Cristo es lo que activa mi salvación y la que la mantiene vigente. Nunca debería perder el momento de aquella liberación para nunca dejar de valorar lo que mi unión con Cristo significa. Mi comunión con Él es la causa de mi vida y lo que mantiene mi vida.

Por eso Pablo cuando se pregunta acerca de nuestro estatus legal:

33¿Quién acusará a los que Dios ha escogido? Dios es el que justifica. 34¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros.

Inmediatamente habla de nuestra unión con Él:

 35¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia?

Nuestra relación de amor con Cristo es el poder de nuestra nueva vida. El apóstol creía imposible que algo nos apartara del Salvador de nuestras vidas.

Hoy me levanto con la paz de una vida transformada, de un perdón recibido, de una condena cancelada, entiendo que eso es mediante mi unión con Cristo. Por eso, en vez que querer demostrar mi inocencia me ocupo en cultivar mi unión con Cristo, porque está es la prueba que ya no hay condenación sobre mi vida!!! Echo fuera de mi vida el fantasma de lo que fui, soy nueva criatura por mi unión con Cristo.

Señor, tu amor me ha cambiado… no hay condenación para mí. Lo que justamente merecía me fue dado por tu gracia y lo mantengo vigente en mí por mi relación contigo. Amén.

blog post

Día de Reconexión 1368 – Rastreado

En menos de un mes tendré que ir a Chicago para estar en la Cumbre Global de Liderazgo de Willow Creek. Ya compré el vuelo pero hace unas semanas que me están apareciendo propagandas referidas a Chicago en mi computadora… ¿Cómo sabe mi computadora que voy ahí? ¿Quién le avisó a don Google? Hay programas que alertan sobre tus búsquedas a las empresas y que estas, al saber tus preferencias o tu destino, te envían avisos para alentar y direccionar tu compra.

“Pero cuando los labrados vieron al hijo, dijeron entre sí: Este es el heredero; vengan, matémoslo y apoderémonos de su heredad.” Mt 21:38

El infierno tiene un programa que detecta cual es tu destino!!! Estoy rastreado por el radar de los demonios y ni bien me detecta se desata la guerra. Algún lector de la Biblia objetará este texto porque es una parábola y entonces explique:

a.- Que Faraón halla matado a los infantes ¿no tendrá que ver que se acercaba el plazo que Dios le había dado a Abraham de la permanencia de su pueblo en Egipto?

b.- ¿Por qué tantos personajes bíblicos eran niños que no nacían y  sus madres estériles parieron antes de poder parirlos?

c.- ¿Por qué Herodes mató a los infantes?

d.- ¿Por qué el diablo buscaba apartar de la misión a Jesús?

El diablo hace una lectura y enfoca su ataque a gente con destino. La gente que rodeaba a Juan se preguntaba: ¿quién será este niñito? La gente que rodeaba a Jesús se preguntaba ¿quién es este?, pero los demonios sabían que era: Jesús Hijo del altísimo!!!

El infierno tiene alertas que le dicen hacia donde vas, que decisiones estás tomando y busca re direccionarte. Por eso el día más importante no es el domingo sino el lunes, el domingo en la iglesia rodeado de mis hermanos es fácil adorar a Dios. El tema es el lunes cuando vuelvo a una rutina y a un ambiente hostil, allí necesito estar atento porque cuando pongo un pie en donde me muevo las computadoras del maligno empiezan a sonar porque un ungido está llegando.

Quizás alguien le resulte exagerado, pero cuando Jesús puso la proa a Gadara un viento contrario se levantó que se calmó después que lo “reprendió” y cuando puso un pie en una orilla el comité de bienvenida fue una legión de demonios en un hombre!!! El averno sabía quien iba y que le esperaba por eso se opuso y luego buscó impactar!!!

¿Te asombra los vientos contrarios que se han levantado? ¿No entiendes tanta oposición? ¿No comprendes por qué eso se demora tanto? Es muy sencillo, el enemigo sabe el destino que tienes!!!

Las jugadas del infierno muchas veces revelan cosas que nosotros ignoramos de nosotros mismos.

Lo que el padre ignoró, lo que los hermanos despreciaron, el diablo lo tomó en serio y por sus sueños José fue vendido a Egipto. Pero Dios encaminó todo para bien!!!

Hoy es un día para, como dice Pedro, no sorprendernos el fuego de prueba que nos ha sobrevenido. El diablo sabe tu destino por eso te ofrecerá ofertas en otros lugares para ver si puede re direccionarte. Tranquilo, suspira, tus boletos han sido comprados y es cuestión que soportemos y nos enfoquemos en lo que Dios ha dicho de nosotros.

Señor, gracias porque mi destino ha sido ya confirmado, no dejaré que nada me distraiga, ni que algo me haga perder tu dirección, soportaré la prueba con entereza y llegaré a aquello que has diseñado para mí. Amén.

blog post

Día de reconexión 1367 – Rindiendo cuentas.

Lucas 10:17 Cuando los setenta y dos regresaron, dijeron contentos: —Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre. 18 —Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo —respondió él—. 19 Sí, les he dado autoridad a ustedes para pisotear serpientes y escorpiones y vencer todo el poder del enemigo; nada les podrá hacer daño. 20 Sin embargo, no se alegren de que puedan someter a los espíritus, sino alégrense de que sus nombres están escritos en el cielo.

Jesús tuvo que implementar un sistema para divulgar su mensaje y los envió de dos en dos, primero envió a los doce y luego a setenta y dos. Al final estos setenta y dos vuelven y al hacerlo rinden cuentas. Siempre en la palabra se debe rendir cuentas. Este concepto la cristiandad lo tiene incorporado en el pensamiento de que algún día rendiremos cuenta en la presencia de Dios en el cielo. Pero la verdad es que los discípulos en la vida diaria y los personajes de las historias de Jesús rendían cuentas periódicas, sin perjuicio de aquel ultimo y gran balance general.

Aunque estoy en el principio de un día los últimos han sido bastante extenuantes. Pero hagamos cuentas.

¿He servido a Dios? ¿Le ha hablado de Cristo a alguien? ¿Cómo ha sido mi comportamiento? ¿lo que predico se condice con lo que he vivido? ¿Cómo he manejado mi dinero? ¿He sido fiel con Dios? ¿He sido responsable en el uso de mis dones? ¿He guardado mi boca, mi mente, mis ojos? ¿He sido obediente a las ordenes diarias que emanan de su dirección?

Los discípulos volvieron gozosos y le contaron que habían tenido éxito en la encomienda que se le había dado y Jesús le confirma que así ha sido, que ha visto caer a Satanás como un rayo. A veces la evaluación que hacemos de nosotros es bastante indulgente y subjetiva, pero ¿cual es la devolución del Señor a nuestro informe diario? ¿Puede atestiguar que lo que digo es cómo digo? ¿Cuál ha sido mi impacto en el mundo espiritual al caminar mi día?

Ayer, mientras predicaba, alguien se convirtió por Periscope. Guau!!! Estoy predicando bien!!! Espero que a Jesús le entusiasme este dato como me entusiasma a mí.

Quisiera destacar que una rendición de cuenta no es completa sin la aprobación o la observación de aquel a quien hemos rendido cuenta. El pastor siempre evalúa a su rebaño.

Aquel texto de los salmos se adecua a este respecto:

Sal 139:23Examíname, oh Dios, y sondea mi corazón;

ponme a prueba y sondea mis pensamientos.

24Fíjate si voy por mal camino,

y guíame por el camino eterno.

¿Qué dirá Jesús de lo que hice ayer? Que Dios pueda ver que mi camino hace estragos en el mundo espiritual de maldad!!!

Señor hoy vengo para rendir cuentas, quisiera que me des hoy la oportunidad de rendir más, ayúdame a estar más atento y a producir una bendición en mi paso entre mi gente. Amén.

blog post

Día de Reconexión 1365 – Ja Je Ji Jo Ju

Hace poco fuimos a ver una película basada en la vida de Florence Foster Jenkins… la historia comienza con varios episodios graciosos y como soy de risa fácil me tenté y mi esposa también y el de al lado y de pronto estábamos en una epidemia de risa. ¿Le pasó alguna vez? Situaciones en que no puede parar de reír… Recuerdo hace muchos años que en un teatro de Mar del Plata, Daniel Ravinovich hizo una pausa en el espectáculo de Les Luthiers porque en primera fila yo no podía parar de reírme… Sí, la risa es contagiosa.

Gn 21:6 Entonces dijo Sara: Dios me ha hecho reír, y cualquiera que lo oyere se reirá conmigo.

Recién me llama un pastor amigo donde los chicos estuvieron ministrando en el “Evangelismo Mochilero” para agradecerme por el trabajo de los jóvenes, de lo que hicieron estos locos lindos que tenemos en Redentor y cuando me contaba los testimonios se me dibujaba una sonrisa… sí la bendición contagia.

Esto es lo que dice Sara, cuando Dios bendice, los que están a tu alrededor se contagian de la alegría con la que Dios te visita. La visitación de Dios produce gozo en aquel que recibe el favor, y eso es contagioso a los otros… ¿Una mujer de 90 años embarazada? ¿Un abuelo de 100 años padre? ¿Dígame si Dios no tiene sentido del humor? Sara debía estar comprando pañales geriátricos no pañales para bebé, sin embargo, Dios la hace reír!!! Abraham e Isaac, padre e hijo, ambos sin dientes… Es que Dios es así!!!

Hay un texto que en el que reparé cierta vez que una hermana querida, Ester, me lo regaló, era un periodo complicado, con muchas preocupaciones y se acerca un día y me dice:

“Aún Dios llenará tu boca de risa y tu lengua de alabanza!!!” (Job 8:21)

Jajaja. Si mi rostro adusto se relajó con solo pensar que viene un tiempo en que volvería a sonreír por la gracia de Dios.

Sé que quizás, haya tristezas que quieran hacerte ver negro tu futuro pero recuerda que Dios te hará reír y los que estén a tu alrededor nos alegraremos con vos.

Hoy este es mi mensaje!!! Te vas a volver a reír… Dios te va ha hacer reír y ese día me voy a tentar con vos, cuando oiga lo que Dios hará con tu vida, no vamos a poder parar de alegrarnos!

Porque su ira es sólo por un momento, pero su favor es por toda una vida; el llanto puede durar toda la noche, pero a la mañana vendrá el grito de alegría. Sal 30:5

Declaro Dios que viene mi tiempo de risa, viene el tiempo de alegría. Gracias. Amen. 

blog post

Día de Reconexión 1364 – Esculpiendo.

Uno de los pastores de nuestra congregación fue el pastor Orlando Avalos. Orlando era escultor y recuerdo cuando niño que contaba que cierta vez le encargaron un busto de San Martín. Orlando se puso a trabajar en el encargo pero mientras lo hacía se distrajo y al terminar la obra se dio cuenta que había hecho a Belgrano!!! Imagine la situación. Rápido como era y ocurrente empezó a hacerle unos retoques y más o menos lo acomodó. Siempre decía que cuando iba a esa escuela en Rosario en la entrada estaba el busto de San Martin y al pasar él lo saludaba: Buen día, don Manuel!!!

Is 43: 1Pero ahora, así dice el Señor,

el que te creó, Jacob,

el que te formó, Israel:

«No temas, que yo te he redimido;

te he llamado por tu nombre; tú eres mío.

2Cuando cruces las aguas,

yo estaré contigo;

cuando cruces los ríos,

no te cubrirán sus aguas;

cuando camines por el fuego,

no te quemarás ni te abrasarán las llamas.

 

Este pasaje es interesante porque se usa dos nombres para referirse al pueblo: Jacob e Israel. Dice el pasaje que Dios creó a Jacob, pero formó a Israel. Hay un Dios que me creó, pero luego desde que he venido a esta tierra me va formando en aquello que quiere que yo sea.

La idea que me sugiere es la del bloque de piedra que alguien corta de la roca madre para luego ir cincelando en el una escultura única e irrepetible.

Dios me creó pero desde ese día ha estado trabajando en mí para esculpir en mi ser la imagen de su Hijo. Usa para ello cada circunstancia y permite aquellas cosas que van a sacar a Cristo de mí…

Ayer hablaba con un joven que lo conozco de niño, está pasando una circunstancia difícil, es más en este momento lo están interviniendo y yo le decía: ¿Te das cuenta que Dios utiliza esta circunstancia desgraciada para pararte y convencerte que no estaba bien el camino que llevabas?

El me asintió con su cabeza, oramos y yo pude ver a Israel surgiendo del antiguo Jacob de su vida.

Como con él, Dios lo está haciendo con todos.

Hablaba con un hermano que salió de un diagnostico de muerte sobre su vida y nos contaba a unos cuantos hombres que semejante situación le devolvió el equilibrio en su vida y una mirada diferente sobre aquellas cosas que se referían a prioridades. Otra vez, allí vi el cincel del divino escultor.

¿Podrán las situaciones de vientos contrarios formarme? Los discípulos estaban en la barca rumbo a su destino, pero debe ocurrir la tormenta para que ellos descubran algo nuevo de Jesús. Ellos sabían que Jesús calmaba la tempestad (Mr 4) si estaba en tu barca, lo que no sabían es que Jesús desciende del monte de la oración, camina sobre el agua y viene a ponerse entre el conflicto y ellos para que lleguen a su destino. Cada tormenta de la vida nos enseña algo de Jesús y moldea algo en nosotros. Aleluya!!!

Viene un día en que usted me mirará y me verá como El. Seré tan parecido a Jesús que alabará no solo al que me creo, sino que reconocerá que El también me formó.

Señor, gracias porque estás formando a Jesús en mí. Cada circunstancia me están haciendo parecido a tu Hijo y eso es maravilloso… algún día amaré como Jesús, serviré como Él, oraré como Él!!! los vientos contrarios me están haciendo cada vez más parecido a Jesús. Sigue esculpiendo en mí. Amén.