Skip to Content

blog post

Día de Reconexión 892 – Dueño (2)

 

Génesis 22:2 “Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.”

No digo nada nuevo si les digo que Abraham debe haberse preguntado ¿Por qué debo ofrecer en sacrificio a mi hijo Isaac? El texto Bíblico nos deja saber porque Dios nos pide que entremos en un tiempo de consagración.

Necesito Consagrar porque debo entender que nada es mío. Génesis 22:2 “Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.”

Quiero hacer una disculpa a Abraham porque yo también soy padre y se lo que es tener en tus manos tus hijos. Que tremenda bendición! Me acuerdo como si fuera hoy cuando me dieron a Damaris, un piojito blanco, y a Ezequiel, un gordo serio. Pero cuando yo tuve a mis hijos tenía menos de 30 años imagínese el impacto en Abraham que tuvo a Isaac a los 100 años. Ese niño se convirtió en el centro de la vida del patriarca, por eso Dios le dice: quiero que me consagres Tu hijo, Tu único, a quien Tu amas. No es posible dejar de ver que Dios había encontrado en la bendición otorgada un rival en el corazón de Abraham.

¿Que  lugar ocupan aquellas cosas con las cuales Dios nos bendijo? Estoy hablando de Tus hijos, de tu negocio, de tu tiempo libre, de tu salud, de tu matrimonio, de tus talentos, de tus recursos. Quizás muchos recordemos tu emocionado testimonio de la bendición alcanzada, pero al pasar del tiempo, como con Abraham la bendición se haya vuelto más importante que El que bendice y hoy Dios quiere recordarte que nada es tuyo y que lo que llamas tuyo es otorgado.

A algunos Dios les dice: Es sorprendente como te has quedado sin tiempo para mí, como se ha transformado más importante tus planes que los del reino, como tus cosas se han vuelto más importante que las personas, como usas los dones dado para tus asuntos antes que para el servicio, como no tiene problemas para gastar tus recursos y como calculas lo que ofrendas.

Hoy es tiempo de que recuerdes quien te dio lo que tienes. Todo eso que Abraham llamaba mío, y que Dios enfáticamente le dice tuyo, es hora de que sea ordenado en tu corazón, por eso es necesario consagrar. Es necesario que Dios en este tiempo pueda ver lo que vio en Abraham (Génesis 22:12) “Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único.”

Señor, tu eres el dueño y entiendo que solo administro un bien recibido. Nada es mío, ni este instante mi pertenece, ni esta porción de aire que uso para respirar, todo lo que digo mío lo tendré que devolver. Ayudame a vivir una vida en esta perspectiva. Amén. 

blog post

Día de Reconexión 891 – Dueño

Mat 21:3 Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará.

 

En el relato de la entrada triunfal, Jesús le da a sus discípulos una respuesta para decir a aquellos que le quisieran impedir llevarle el pollino en el cual la haría. “El Señor lo necesita”.

Me llama la atención la palabra “Señor”. La palabra es Kurios y es ampliamente conocido que la demanda para entrar en el Reino de Dios debemos confesar que Jesucristo es el Señor. Sin embargo, esta mañana me tropecé con un significado que nunca había considerado y un ejercicio que lo magnificó. Yo sé que Kurios significa autoridad suprema, voluntad inapelable, pero hoy encontré la palabra dueño. Jesús les dijo que digan: “El Dueño lo necesita”.

Meditando en esto me surgió un ejercicio, reemplazar todos los términos que usamos para nombrar a Dios con la palabra dueño y esto, me impacto el espíritu:

 

  • Dueño nuestro que estás en los cielos.
  • El Dueño es mi paz, nada me faltará.
  • De tal manera amó el Dueño que dio a su Hijo.
  • Buscad primeramente el reino del Dueño y su justicia.
  • Todo lo que pidieres al Dueño, creyendo, lo recibiréis.

 

¿Que es lo que me impacta? Que la palabra Dueño nos devuelve una faceta de Dios que hemos olvidado, el Dueño le imprime su carácter, su voluntad y su utilidad a lo que es su posesión.

 

Pv 24:30Pasé junto al campo del hombre perezoso,

Y junto a la viña del hombre falto de entendimiento;

31Y he aquí que por toda ella habían crecido los espinos,

Ortigas habían ya cubierto su faz,

Y su cerca de piedra estaba ya destruida.

Os 4:9 ¡De tal pueblo, tal sacerdote!

 

¿Se da cuenta que podemos saber quien es nuestro dueño viéndonos a nosotros mismos? Por eso Jesús dice que no estemos ansiosos, hace pensar que nuestro Dueño no es Dios. Por eso Pablo nos pide que estemos gozosos porque eso habla de quien posee nuestro espíritu.

Hace años cantábamos aquel himno que decía “Has lo que quieras de mi Señor”, en una de sus estrofas decía: Dueño Absoluto sé de mi ser… esa es mi oración hoy.

Hoy es un día para hablar con el Dueño y que El tome las decisiones sobre su propiedad porque después de todo el mayordomo solo ejecuta ordenes.

 

Señor, Tu eres mi Dueño, hoy vengo a vos para pedirte que me des las instrucciones para vivir un día que te agrade. Amén.

blog post

Día de Reconexión 888 – Por que me pasa esto (4)

Flp 1:12 Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio, 1:13 de tal manera que mis prisiones se han hecho patentes en Cristo en todo el pretorio, y a todos los demás. 1:14 Y la mayoría de los hermanos, cobrando ánimo en el Señor con mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la palabra sin temor. 1:15 Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad. 1:16 Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones; 1:17 pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio. 1:18 ¿Qué, pues? Que no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y en esto me gozo, y me gozaré aún.

Pablo hace dos años que está preso. Y seguramente ha sido un tiempo de profunda reflexión. ¿No sería mejor que yo estuviera libre? ¿no sería mejor que en vez de escribir pudiera ir de iglesia en iglesia predicando?

  1. Debo mirar mi vida a la luz del propósito.
  2. Como impacta lo que estoy viviendo en los que no conocen a Cristo.
  3. Como impacta lo que estoy viviendo en el pueblo de Dios.
  4. Hay cosas que aunque gloriosas no las sabré sino hasta cuando yo esté en su Presencia.

Pablo  ignoraba que Dios tenía un plan con sus prisiones. Allí encerrado entre cuatro paredes, metido en condiciones inhumanas, limitado en su ministerio siente un impulso para seguir impartiendo a las iglesias… ya que no puede ir físicamente. él les escribirá cartas. El diablo no lo va a detener, el seguirá predicando. Sin saberlo, Pablo empieza a escribir buena parte de la Biblia tal como la conocemos hoy. Efesios, Filipenses, Colosenses y Filemón. Seguramente debemos agregar la segunda carta a Timoteo a esta lista, pero lo notable es  que usted y yo nos aprovechamos de su prisión y de sus cartas para recibir impartición de la palabra de Dios que el Espíritu le inspiró no sólo para su tiempo sino para todos los tiempos.

¿Podremos ver que a lo mejor lo que me pasa no tiene una explicación lógica para mi hoy, pero que será relevante para los que vengan detrás de mí? Pablo seguramente no hubiera perdido el tiempo escribiendo algunas cartas, sino hubiera estado preso… pero ¿Como sabría yo que estoy sentado en lugares celestiales sin Efesios? ¿Como estimaría yo todo como perdida por amor a Cristo sin Filipenses? Habría tesoros que nunca hubieran llegado a mis manos y a millones de hermanos si Pablo hubiera tenido una vida más fácil.

Algo maravilloso Dios está haciendo con nosotros y a través de nuestras pruebas. Cosas que ni siquiera imaginamos pero que serán significativas para los que nos secunden.

Hoy agradezco lo que no veo, sabiendo que “Dios no aflige voluntariamente a los hijos de los hombres”.Lm 3:33

Señor, algo grandioso estas haciendo conmigo. No entiendo como, pero confió en que vos guardas en tu redoma cada una de mis lagrimas. Confio en tu amor y en tu sabiduría. Amén. 

blog post

Día de Reconexión 887 – Por que me pasa esto (3)

Flp 1:12 Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio, 1:13 de tal manera que mis prisiones se han hecho patentes en Cristo en todo el pretorio, y a todos los demás. 1:14 Y la mayoría de los hermanos, cobrando ánimo en el Señor con mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la palabra sin temor. 1:15 Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad. 1:16 Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones; 1:17 pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio. 1:18 ¿Qué, pues? Que no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y en esto me gozo, y me gozaré aún.

 

Pablo hace dos años que está preso. Y seguramente ha sido un tiempo de profunda reflexión. ¿No sería mejor que yo estuviera libre? ¿no sería mejor que en vez de escribir pudiera ir de iglesia en iglesia predicando?

 

  1. Debo mirar mi vida a la luz del propósito.
  2. Como impacta lo que estoy viviendo en los que no conocen a Cristo.
  3. Como impacta lo que estoy viviendo en el pueblo de Dios.

1:14 Y la mayoría de los hermanos, cobrando ánimo en el Señor con mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la palabra sin temor.

Pablo con su ejemplo está alentando a la iglesia. El no sabe que está haciendo pero estaba modelando con su vida una manera de vivir a Cristo.

1 Pe 2:20 Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios. 21Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas;

Fue Cristo quien se encargó de modelar y nosotros cuando nos pasa lo que nos pasa al responder con fe ante el dolor y la prueba dejamos pisadas para que otros imiten nuestra fe.

Algún día alguien se levantará y dirá que aprendió de vos la manera de responder a la adversidad y entonces sabrás que no solo has pasado por la prueba sino que también has inspirado a una generación.

La mayor falta que tenemos es falta de liderazgo. Necesitamos ejemplos. Lo que está pasando en tu vida está siendo visto por otro del pueblo de Dios.

El coraje de Pablo al predicar inspiraba a otros a hacerlo. Que mi coraje al testificar de Cristo sea notorio también en la iglesia.

Hoy es un día para darnos cuenta que Dios nos ha puesto en una pasarela donde modelamos como es vivir para Cristo… Dios nos de la gracia de no tropezar.

Señor, ayúdame a ser un martureo, un testigo de vos ante mis hermanos y ser un ejemplo a seguir en denuedo, en templanza y en perseverancia. Amén.

blog post

Día de Reconexión 886 – Por que me pasa esto (2)

Era una fría noche en el campamento de Sebaste. Cuarenta jóvenes de unos veinte años, pertenecientes a la legión XII, conocida como Fulminata. Tras haber sido fieles a su religión, fueron condenados por el emperador Licinio a morir por congelación. A pesar de esto, estos cuarenta soldados afirmaron que ningún tormento les apartaría de su religión fe en Cristo.

 Sobre esa explanada helada, a una temperatura bajísima, los tormentos de esos cuerpos desnudos debieron de ser espantosos. Para aumentar el sufrimiento de las víctimas, había sido dejado abierto de intento el ingreso de las termas, del cual salían juntamente con la luz los chorros de vapor del calidarium: para los martirizados era una visión potentísima, puesto que bastaban pocos pasos para salir de las angustias y recuperar esa vida que se estaba yendo de sus cuerpos minuto a minuto.

 Las horas pasaban terriblemente monótonas: ninguno de los condenados se alejaba de la explanada helada. Basilio nos cuenta que se animaban mutuamente a permanecer fieles hasta la muerte con esta oración: “Señor, cuarenta entramos en la batalla, cuarenta coronas te pedimos”. Los soldados que los custodiaban asistían como estupefactos a la escena. De repente uno de los condenados, extenuado por los espasmos, salió del estanque y se arrastró hacia la puerta iluminada. Al ver esto, uno de los vigilantes, movido por la entereza de los mártires, decidió reemplazar él mismo al cobarde completando nuevamente el número de cuarenta. Después de quitarse los vestidos, se proclamó cristiano y se tendió sobre el hielo entre los otros condenados, muriendo juntamente con sus compañeros de suplicio. Era el 9 de marzo del año 320.

Flp 1:12 Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio, 1:13 de tal manera que mis prisiones se han hecho patentes en Cristo en todo el pretorio, y a todos los demás. 1:14 Y la mayoría de los hermanos, cobrando ánimo en el Señor con mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la palabra sin temor.

Pablo hace dos años que está preso. Y seguramente ha sido un tiempo de profunda reflexión. ¿No sería mejor que yo estuviera libre? ¿no sería mejor que en vez de escribir pudiera ir de iglesia en iglesia predicando? ¿Por qué me pasa lo que me pasa?

  1. Debo mirar mi vida a la luz del propósito.
  1. Debo atender como impacta lo que estoy viviendo en los que no conocen a Cristo. Pablo analiza que sus captores, la casa del pretor, es decir la casa del mismo emperador ha sido impresionado por su testimonio.

 

1Pe 2:11 Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma, 2:12 manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras.

Hay personas que te están mirando, no sólo te están escuchando. Si estás enfermo, alguien te está mirando. Si estás siendo acosado económicamente, alguien está mirando como te comportas.

La Biblia nos muestra a un Job siendo testeado por sus amigos, a un Daniel siendo visitado en el foso por el mismísimo rey…. Hay personas que están mirando como pasamos la prueba, como sobrellevamos la enfermedad, como soportamos la tentación.

La gente está cansada de los discursos, quiere ver mi vida. Alguien está mirando como me comporto sobre el lago helado de la prueba, como los mártires de Sebaste.

Esto debo tenerlo en cuenta cuando paso lo que paso. ¿trae mi manera de vivir esperanza al doliente? ¿confianza al que está probado? ¿paz al que está siendo acosado?

Tu dolor es una luz de esperanza para aquellos que están en oscuridad.

Hoy es un día para considerar el entorno que está mirando tu comportamiento en medio de lo que te pasa. No es casualidad que alguien esté mirando tu dolor… Dios quiere hablarle a través de tu fe.

Señor, no me dejes olvidar que soy la carta que leen aquellos que no te conocen. Que cuando vean mi vida sepan que hay un Dios y que crean que lo que predico es verdad. Amén.

blog post

Día de Reconexión 885 – Por qué me pasa esto

Flp 1:12 Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio, 1:13 de tal manera que mis prisiones se han hecho patentes en Cristo en todo el pretorio, y a todos los demás. 1:14 Y la mayoría de los hermanos, cobrando ánimo en el Señor con mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la palabra sin temor. 1:15 Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad. 1:16 Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones; 1:17 pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio. 1:18 ¿Qué, pues? Que no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y en esto me gozo, y me gozaré aún.

Pablo hace dos años que está preso. Y seguramente ha sido un tiempo de profunda reflexión. ¿No sería mejor que yo estuviera libre? ¿no sería mejor que en vez de escribir pudiera ir de iglesia en iglesia predicando? ¿Por qué me pasa lo que me pasa?

Debo mirar mi vida a la luz del propósito. Pablo llegó al convencimiento de que aunque dificultoso su presente era lo mejor para el cumplimiento del propósito. La vida para Pablo se conjugaba y analizaba a luz de su llamado. Es en base a eso que analiza los azotes, la celda fría, las cadenas. Pablo no es ningún súper hombre, sino un hombre que sabe para que está vivo. Cuando ocurrió su conversión Jesús mismo le dijo a Ananías:

Hch 9:15 El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; 9:16 porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre.

La vida de Pablo es un cumplimiento de esta palabra.

¿Desde que perspectiva analizas tu vida? Hablaba el otro día con una hermana que se comparaba con un familiar para saber si su vida estaba bien o mal. Con quien te estas midiendo. Pablo se miraba de acuerdo al propósito. ¿Contribuye lo que vivo a lo que Dios me ha llamado?

Pablo dice “Sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio”. ¿Para que estás puesto en esta tierra? Hasta que no entiendas esto, muchas cosas que vives te parecerán sin sentido. Los discípulos reciben una orden de Jesús, vayan al otro lado, quedándose el en la orilla. Los está mandando a una tormenta, lo sabe, pero es necesario que aprendan. Si no entendemos esto no sabremos porque vivimos lo que vivimos. Mira tu vida a luz de tu propósito.

Pablo hablando a la iglesia de Tesaloniceses que el no quería que se entristecieran como aquellos que no tienen esperanza. Hay una manera de vivir la vida que no es la vida común, es una vida a la luz de un proposito. Yo tengo esperanza.

Hoy quiero que miremos nuestra vida a la luz de nuestro destino. Las cosas que me están pasando vienen por razón de mi llamado, aún aquellas que son provocadas por mi desobediencia, si soy capaz de arrepentirme, redundaran para beneficio del evangelio.

Señor, mi vida está en tus manos, nada de lo que me pasa esta librado al azar, esto tiene que ver con mi llamado. Espero sortear está prueba y mientras tanto ayudame a seguir apostando a tu trazado para mi vida. Amén. 

blog post

Día de Reconexión 884 – Agrandando las puertas.

Hace algunos años nos mudamos de casa y eso hizo que necesitáramos algunos placares que no teníamos. Debido a la escasez de Pesos Argentinos (si hubiera sido dueño de Ciccone hubiera sido más fácil) me aboqué a construirlos yo mismo. ¿Qué difícil puede ser hacer un placard? Así que me hice cortar el fibrofacil a medida y me puse a trabajar en la pieza porque había más espacio que en el lugar reducido que debía instalarlo. No con poco esfuerzo construí una buena parte del mueble y entonces decidí comenzar a instalarlo. Y ahí empezó mi problema… No había reparado que el placard en cuestión no pasaba por la puerta!!! Intenté por un lado, por el otro y por fin lo logré!!! ¿Cómo? Facil, lo desarmé y lo volví a armar en la pieza adonde iba!!!! Era eso o agrandar la puerta!!!!

Sal 24:7 Alzad, oh puertas, vuestras cabezas,

Y alzaos vosotras, puertas eternas,

Y entrará el Rey de gloria.

El salmista está considerando que el Rey de Gloria debe entrar al lugar de adoración y entonces se da cuenta que la puerta son muy pequeñas para que ingrese el Dios Onmipotente por ellas. Por eso da una orden: Las puertas tienen que levantarse para que entre el Altisimo!!!

¿Cómo hago para alzar las puertas y que Dios se manifieste en medio de mi vida?

El salmista propone la santidad cuando dice:

3¿Quién subirá al monte de Jehová?

¿Y quién estará en su lugar santo?

4El limpio de manos y puro de corazón;

El que no ha elevado su alma a cosas vanas,

Ni jurado con engaño.

Estando convencido que “sin santidad nadie verá al Señor”, permítame agregar algunas ayudas para arribar a ella u otras herramientas que nos ayudarán en nuestro anhelo de ver la manifestación del Rey de Gloria en nuestra vida:

1.- Oración. Cada vez que me aproximo a orar las puertas de mi templo se alzan para permitir la manifestación del Espíritu Santo. La oración no es un descargo, sino que me ponen en la sintonía del cielo. No ha habido hombre usado por Dios que no haya sido afecto a orar.

2.- Amor a la Palabra de Dios. “Cuanto amo yo tu ley”, decía el salmista. La Palabra de Dios debe ser “lámpara a mis pies y lumbrera a mi camino”. Dios me habla y conmueve mi espíritu en las paginas de la Biblia. Ella es reformadora de acciones y moldeadora de la vida. Cuando leo la Biblia en oración sus párrafos se transforman en las manos del Alfarero que trabajan el barro que soy.

3.- Adoración. Nutrida de la oración y la palabra de Dios, la adoración en sus múltiples expresiones me permite expresar la Presencia de Dios en mí. Si la oración era sintonizar el cielo, la adoración es hacer que lo que captamos sea publicado. Cuando canto, ofrendo, danzo hago que la corriente interna salte ante su Presencia.

4.- Congregarse. Esta ultima es tan vital, que no la puedo obviar. Yo no sería quien soy sin mis hermanos de Redentor. No son perfectos, pero sospecho que Dios los hizo así porque son la medida justa para que yo sea trabajado… mis hermanos a través de mi vida me han ayudado, desafiado y empujado a buscar a Dios. La Iglesia es la experiencia de búsqueda colectiva más excitante del mundo!!!

Alzar las puertas requiere un trabajo diario, no es cuestión de una reunión o de un momento, sino de un interés continuo de ver su manifestación en nosotros.

Hoy es un día para permitir que su Persona encuentre en mi vida un lugar para manifestar su Gloria. Alzo las puertas de mi vida en santidad, en oración, amando su palabra, adorando su persona y velando por la iglesia.

Señor, Gracias porque estas ahí cada momento esperando que las puertas de mi templo se alcen para manifestar todo Tu poder. Que tremendo milagro que el Dios de todo el universo entre por las puertas de mi espíritu y habite en este humilde santuario. Gracias!!!

blog post

Día de reconexión 881 – No escuchemos a Jezabel

1 Ry 19:1 Acab dio a Jezabel la nueva de todo lo que Elías había hecho, y de cómo había matado a espada a todos los profetas.   2 Entonces envió Jezabel a Elías un mensajero, diciendo: Así me hagan los dioses, y aun me añadan, si mañana a estas horas yo no he puesto tu persona como la de uno de ellos. 3 Viendo, pues, el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida, y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado.

PARA PASAR DEL ÉXITO AL FRACASO SOLO HACE FALTA UN PENSAMIENTO QUE TRASTORNE TU MENTALIDAD. La Historia del profeta Elías es una historia para el asombro. De la nada, un día se presenta delante del Rey Acab y le dice: “Vive Jehová en cuya presencia estoy que no habrá lluvia, ni rocío sobre la tierra si no es por mi palabra”. A continuación se desata sobre Israel la peor sequía, tres años y medio sin lluvia, ni rocío. Luego después que Israel es sacudido, se produce la celebre confrontación entre Elías y los 450 profetas de Baal allí en la cumbre del monte Carmelo, donde Dios responde a la oración de su siervo con fuego desde el cielo, y Elías ordena la ejecución de todos los profetas falsos ante la vista del Rey. A renglón seguido ora y llueve por primera vez en 42 meses. Si alguien vivía una vida sobrenatural, ese era Elías. Sin embargo, una amenaza pronunciada por Jezabel, “así me hagan los dioses (¿Cuáles dioses? ¿Los que no respondieron?) y aún me añadan, si mañana a estas horas yo no he puesto tu cabeza como la de uno de ellos”. Y entonces dice la palabra que Elías ve el peligro (vs 3) y esa visión lo hace tomar una decisión: huir y esa huída, lo lleva a un pozo depresivo (vs 4) donde desea morirse. Lo que aprendemos en este segmento de la historia es el poder de un pensamiento y como esto influye en nuestra mentalidad.

Los pensamientos negativos afectan nuestras vidas y de allí, a nuestro mundo:

  • Los pensamientos negativos me agotan, me hacen infeliz, me aíslan, me convierten en pesimista, me anulan cualquier motivación, me contrarrestan la alegría y la energía, me restan posibilidades en mi trabajo, me convierten en impopular entre mis compañeros.
  • Los traslado a los seres más queridos, “los educo en la negatividad”. Afectan a mi familia de forma muy diversa. Van creando barreras con mis hijos, perjudican a mi pareja, le quitan ilusión, entusiasmo, alegría.
  • Me impiden ver oportunidades y potencialidades, me sumen en un marco de perjuicios, riesgos, me llevan a un concepto del mundo en el que apenas se merece vivir, cada vez río menos, me disgusto más, incluso por tonterías. Me irrito cada vez con más gente y con más facilidad.
  • me afecta a la salud (dolores de cabeza, ulcera, dolores y tensiones en los músculos,…me acaban deprimiendo como dice el Dr. Mario Alonso Puig: “Se ha demostrado en diversos estudios que un minuto entreteniendo un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante horas. El distrés esa sensación de agobio permanente, produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal”.

Hoy es un día para alejar de nosotros cualquier cosa que alguna Jezabel haya susurrado a nuestra vida. Es un día para creer en la palabra de bendición del Dios que me visita con su poder que en los de cualquier bruja impotente que me quiera destruir.

Señor, nunca más permitiré que pensamientos negativos se apoderen de mi mente, hoy resuelvo pensar todo lo bueno, todo lo justo, si hay algo de buen nombre, algo digno de alabanza en eso voy a pensar. Amén.

blog post

Día de Reconexión 880 – Miras torcidas.

Cuando era chico los carnavales de mi ciudad traían una feria. Algo así como puestos de distinto tipo que nos animaban a competir. Tirar con pelotas para tumbar latas, tirar aros para meterlos en latas diseminadas, tirar con dardos para reventar globos y mi favorito, tirar con aire comprimidos para tumbar patitos. Ese año por más que había gastado un buen dinero no podía ganarme nada, hasta que descubrí el por qué. El empleado del puesto se hizo amigo de mis abuelos, mi abuela le daba fideos caseros y el le daba dos botellas de “Zumuba” fresco. Negocios de Adela. Cuando tomó confianza le contó que la razón por la cual no podía ganar era que las miras estaban torcidas a propósito… era imposible apuntar y acertar, si hubiera tumbado alguno hubiera sido de casualidad. Un problema en la mira te priva del premio.

Mr 8:33 Pero él, volviéndose y mirando a los discípulos, reprendió a Pedro, diciendo: ¡Quítate de delante de mí, Satanás! porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

Pedro tenía un problema en la mira… por lo tanto su reacción ante el anuncio de Jesús de su pasión fue un error. Tan mal le salió el tiro que el Señor le dijo Satanás. Literalmente le salió el tiro para el diablo!!!!

31Y comenzó a enseñarles que le era necesario al Hijo del Hombre padecer mucho, y ser desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y ser muerto, y resucitar después de tres días.

Jesús le había dicho que era necesario pasar por esto y Pedro quiere conjugar la vida con su alma, en vez de hacerlo con el Espíritu. Cuando conjugamos la vida con el alma Pedro se desubica, lo reprende a Jesús, le pide que tenga compasión de si mismo, lo quiere apartar a Jesús del propósito y cuando hace esto, se va al diablo!!!

Jesús inmediatamente diagnostica y le dice: La mira de tu vida está torcida, estás apuntando mal tu existencia.

A menudo los seres humanos orinamos fuera del envase estéril, dirían en mi barrio. Miramos las cosas espirituales con ojos humanos y eso nos hace pifiar en la vida. Por eso servir a Dios es una perdida de tiempo, ofrendar es un derroche de dinero, quedarnos orando es una estupidez y hacer el devocional es improductivo. Cuando tenemos la mira torcida, nos sorprende que siendo creyentes tengamos tan mala puntería. Nos preguntamos porque “los patitos” no caen y nos frustramos porque no agarramos ningún premio. Lo que no sabemos es que el enemigo nos ha torcido y nos ha hecho pensar en nuestra vida, en nuestra comodidad, en nuestra seguridad como prioritarios y nos ha hecho olvidar cuando nuestro Señor dijo:

35Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa y por el evangelio, la salvará.

Al día siguiente que fui al puesto el muchacho que todavía tenía el recuerdo de los fideos de mi abuela me dijo que apuntara a unos centímetros a la izquierda y al segundo ya tumbe uno. No era mala suerte era corregir la mira lo que necesitaba para llevarme el premio.

Hoy debemos corregir la mira, no mirar lo que miran los hombres, sino lo que mira Dios. Los hombres miramos lo que nos cuesta, Dios mira lo que se alcanza. Pedro miraba el dolor de su amigo y maestro, Jesús y el Padre la salvación del hombre.

Señor, no me dejes errar más en la vida. Quiero hoy corregir la mira de mi vida para dar en el blanco. Renuncio a enfocar mi vida por lo que los hombres dicen y quiero apuntar todas mis balas a hacer tu voluntad. Amén.

blog post

Día de Reconexión 879 – Mirando viejos capítulos.

Sus discípulos le respondieron: ¿De dónde podrá alguien saciar de pan a éstos aquí en el desierto? (Mr 8:4)

Resulta sorprendente esta pregunta en los labios de los discípulos. No por la idea de Jesús de alimentar una multitud de cuatro mil personas, ya de por sí una idea temeraria. Sino que es la misma pregunta que ellos se hacen en Marcos 6.

Mr 6:37 Respondiendo él, les dijo: Dadles vosotros de comer. Ellos le dijeron: ¿Que vayamos y compremos pan por doscientos denarios, y les demos de comer?

Los discípulos ya han visto a Jesús multiplicar los panes y los peces para cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños y ahora ante la misma empresa se preguntan como saciar a una multitud.

Es como que ellos se hubieran olvidado del poder de Dios de hace dos capítulos atrás!!!!

Debe haber sido extenuante para Jesús tener unos discípulos que se olvidaban de su poder en el pasado inmediato y que vivían dudando de su poder para el presente, que tenían las mismas preguntas una y otra vez.

Mientras Patry leía el pasaje no pude menos que indignarme, pero el Espíritu me susurró: ¡Vos sos igual!!! ¿Cuántas cosas te siguen preocupando siendo que me has visto obrar en ello en el pasado?

Mal 3:6 “Porque yo, el Señor, no cambio…”

El testimonio bíblico está allí no solo para contarnos lindas historias sino para que sepamos que el Dios que fue competente en el pasado, lo será en el presente y también en el futuro.

“Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos”. (He 13:8)

Siendo esto así El aún:

  • Tiene autoridad para perdonar pecados.
  • Sanar a los enfermos por su poder.
  • Calmar vientos y tempestades.
  • Multiplicar panes y peces.
  • Resucitar muertos.

Es hora de despojarnos de la viejas preguntas y no olvidar ninguna de sus maravillas. He visto a Dios hacer cosas formidables… ¿Còmo le voy a preguntar: “De dónde”?, si sé que mi socorro viene de Él. ¿Cómo le voy a pregunta “Quién”?,  si Él es mi Salvador. ¿Cómo le voy a preguntar “Cómo” ? Si sé que Dios es novedoso. Este no es tiempo de preguntas, sino de callada fe. Los discípulos deberían haberle dicho a Jesús ¿Qué quieres que hagamos? ¿Lo hacemos como la otra vez? ¿Te busco pan para multiplicar? ¡Estamos a la orden!!!

Declaremos que el que me sanó, es el que me sanará. El que me perdonó, es el que me perdonará. El que me dio esperanza, me la volverá a dar. Mira los capítulos anteriores de tu vida para no volver a hacer preguntas fuera de lugar, no necesitas estar en un estado de permanente incertidumbre… El ya demostró que toda tu vida está bajo su control.

Hoy es un día para orar no siempre las mismas cosas, sino basados en la fidelidad y demostración de su poder en el pasado, orar con la certidumbre que Él lo hará otra vez.

Is 43:19 He aquí que yo hago cosa nueva; presto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez pondré camino en el desierto, y ríos en la soledad.

Señor, nunca me has fallado. Jamás ha menguado tu poder, siempre te has mostrado maravilloso, por eso solamente en este día confío en que “nada me podrá separar de tu amor”. Hazlo otra vez. Amén.