Skip to Content

blog post

Día de reconexión 1513 – Caca pió

Ec 5:1 Cuando vayas al templo de Dios, cuida tu conducta: en vez de ofrecer sacrificios como la gente tonta que no se da cuenta de que hace mal, acércate dispuesto a obedecer.

Una de las actitudes comunes de los seres humanos es la desobediencia. Ya de niños nos gusta probar a nuestros padres y hay un atractivo en romper limites y prohibiciones. El niño obcecado en subirse al escalón, será sacado, vez tras vez y volverá porque tiene una decisión y no está dispuesto a cederla solo porque sus mayores le dicen que es peligroso.

Cierta vez llevamos a Ezequiel siendo un bebe a un supermercado y estaba caminando y tocaba todo. No quería estar en el changuito, no quería estar en brazos, quería caminar!!! Así que ahí iba y yo diciéndole que no toque nada, pero era demasiada tentación tantos artículos a su altura. En un descuido, en la sección de bazar se me va y veo que toma un termo!!! (¿A quien se le ocurre poner un termo a 30 cm del piso?!!!) y luego de agarrarlo, me mira… yo le digo que lo suelte y Ezequiel lo azota contra el piso. Me quede helado y el muerto de risa, me mira y me dice: Caca pió (Traducción: “Se rompió” en idioma bebé). ¿Sabía lo que hacía? ¿Lo hizo a propósito?

Por supuesto… ahí a distancia de unos metros estaba una empleada que vio todo y entonces me dijo, muerta de risa, que no pasaba nada… El muy sabandija salió sin consecuencias de ese desastre (Y el padre también).

El problema es que cuando crecemos, muchos adultos andan por la vida rompiendo cosas y diciendo: “Caca pió mi matrimonio”, “Caca pió mi economía”, “Caca pió mi sueños”. Y eso ya no nos produce risa… porque se espera que después de haber sido expuestos a la dirección seamos obedientes. Por el contrario, hay cientos de personas llorando por nuestra locura.

Según Salomón, uno de los problemas mayores que tenemos es que comulgamos una fe de la cual estamos dispuestos a cumplir con sus ritos pero no a obedecer sus demandas. Por eso dice: “Acércate a obedecer”. Ayer leía un tweet que decía: “El problema no es lo que escuchas el domingo, sino lo que hagas el lunes”

Jesús también advirtió de esta conducta cuando dijo:

Luc 6:46 ¿Y por qué me llamáis: “Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?

Se hace imperioso aplicar lo aprendido. Si hemos aprendido a perdonar, necesitamos hacerlo. Si hemos aprendido a honrar, honremos. Necesitamos aplicar lo que sabemos de dominio propio para vencer la lucha contra el pecado. Ya no es gracioso seguir azotando cosas contra el piso… porque ya nadie quiere pagar nuestros desastres.

Stg 1:22 Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos á vosotros mismos. 23 Porque si alguno oye la palabra, y no la pone por obra, este tal es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.24 Porque él se consideró á sí mismo, y se fué, y luego se olvidó qué tal era. 25 Mas el que hubiere mirado atentamente en la perfecta ley, que es la de la libertad, y perseverado en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este tal será bienaventurado en su hecho.

Hoy es un día para obedecer lo aprendido. El domingo nosotros en Redentor hablamos de ser llenos del Espíritu Santo… Hoy me dedicaré a obedecer lo aprendido, así de sencillo, así de poderoso.

Señor, ayúdame a ser hacedor de palabra. Amén.

blog post

Día de reconexión 1509 – Canarios y Disyuntores.

Los mineros, esos trabajadores que pasan muchas horas en las entrañas de la tierra, suelen tener un canario en sus túneles. Estos animalitos son muy sensibles a los gases y lo detectan a niveles muy bajos. Esta alarma natural garantiza que mientras el ave trine su melodía todo está bien, pero si el ave se silencia hay que salir corriendo. Sería una necedad matar el ave, que ella cante te garantiza que hay esperanza.

2 Cr 24:21 Entonces los líderes tramaron matar a Zacarías, y el rey Joás ordenó que lo mataran a pedradas en el atrio del templo del Señor.

Zacarías se levantó con una palabra de amonestación de parte de Dios y los líderes tramaron matarlo. No se les ocurrió mejor idea que eliminar al profeta… ¿no hubiera sido mejor arrepentirse?

Hace algunos años una familia desconectó el disyuntor porque “saltaba” a cada rato… la normalidad parecía haber llegado otra vez a la vida hasta la noche que se incendió toda la instalación y parte de la casa por un problema que hacía tiempo había en toda la red.

No es bueno eliminar las alarmas, matar los canarios, desconectar los disyuntores. No es bueno enojarse cuando una palabra te confronta, cuando tu líder te llama la atención, cuando alguien te dice que no.

Nos hemos convertido en una generación de niños consentidos que detestamos la amonestación. Por suerte hemos evolucionado y en vez de apedrear a los que nos contradicen, solo los criticamos, nos ofendemos y como mucho nos vamos a otro lugar a congregarnos. ¿Será posible que no entendamos que la amonestación implica oportunidad? Cuando Zacarías se levantó a profetizar era un esfuerzo divino para que su pueblo aceptara corregir su vida. La Biblia nos muestra que aún cuando el mensaje era terminante, el arrepentimiento y la conversión postergaron el juicio… siempre es mejor arrodillarse sobre las piedras que alzarlas contra los enviados de Dios.

Si el canto del canario te molesta o si el disyuntor te interrumpe a cada rato, no te enojes, las alarmas pueden salvarnos.

Los constructores de autos han puesto un dispositivo en la mayoría de los vehículos modernos que hace que una alarma nos “invite” a ponernos los cinturones de seguridad. ¡Como molesta el ruido intermitente! Algunos eligen poner el cinturón y sentarse sobre el cinto, anulando el sensor… Los profetas, los líderes, la Palabra, la disciplina busca crear conciencia y llamar a un cambio de conducta… no hagas trampas, aunque molesto ese “canto” te puede salvar la vida.

Sal 141:5 Es un favor que el justo me discipline,

un perfume delicado que me reprenda.

Tales cosas no rechazaré;

a pesar de sus golpes, seguiré orando.

 

Hoy es un día para aceptar la corrección y la dirección… no desconectemos las alarmas, que Dios siga hablando aún cuando lo que trine no nos guste porque si el nos habla significa que hay oportunidad de rectificación.

Señor ayúdame a ver mis errores, a aceptar tus correcciones y a cambiar de actitudes. Eso es caminar por el camino angosto. Amén.

blog post

Día de reconexión 1508 – Escucha activa.

Llevo un registro de cada una de mis predicaciones. De tanto en tanto releo lo que predique. Esta mañana, busque la palabra profética para este año y encontré algunos puntos que inexorablemente se han cumplido y me cuesta entender que algunos se hayan olvidado lo que él Espíritu nos dijera apenas doce meses atrás.

Es ahí donde me pregunto: ¿No oyeron lo que Dios impartió en ese día? La respuesta es que aunque podemos oír, hay una escucha pasiva que no produce diferencia en la vida de la gente y hay una escucha activa que si trae un cambio.

“… pero la palabra que ellos oyeron no les aprovechó por no ir acompañada por la fe en los que la oyeron.” (He 4:2)

La escucha pasiva ocurre cuando oís una palabra… la activa es cuando oís la palabra. Fue la escucha pasiva la que hizo que los contemporáneos del ministerio terrenal de Jesús oyeran a Jesús pero no recibieran su mensaje. Fue la que produjo que cuando Esteban hablaba estuvieran muy ocupados agarrando piedras en vez de rasgar su corazón. Oír sin oír ese es el problema.

Tu fe hace que el ruido de tus emociones, de tu razón sean atenuados y la voz del Espíritu sea sublimada y entonces oís una palabra con fe y la fe produce vida y transformación.

Miren que le pasó a Lidia en una reunión donde Pablo predicaba:

“Mientras nos escuchaba, el Señor abrió su corazón y ella aceptó lo que Pablo decía.” (Hch 16:14)

De otro modo, la palabra de Dios por la boca de Pablo hubiera sido descartada como hicieron los atenienses:

Hch 17:18 También debatió con algunos filósofos epicúreos y estoicos. Cuando les habló acerca de Jesús y de su resurrección, ellos dijeron: «¿Qué trata de decir este charlatán con esas ideas raras?». Otros decían: «Parece que predica de unos dioses extranjeros».

…..

32Cuando oyeron a Pablo hablar acerca de la resurrección de los muertos, algunos se rieron con desprecio, pero otros dijeron: «Queremos oír más sobre este tema más tarde».

Pensaban de Pablo como un charlatán y terminaron despreciando su mensaje.

Jn 5:39 »Ustedes estudian las Escrituras a fondo porque piensan que ellas les dan vida eterna. ¡Pero las Escrituras me señalan a mí! 40Sin embargo, ustedes se niegan a venir a mí para recibir esa vida.

Leer la Biblia para encontrar argumentos que soportan mis pensamientos es una lectura sesgada que te ocultará el verdadero mensaje. ¿Cómo estoy escuchando? Quiero oírlo activamente, no importa lo que pienso, importa lo que El está diciendo.

Hoy es un día para escuchar, leer con fe… abiertos al Espíritu Santo en lo que nos quiera decir. Hacer callar por la fe nuestras emociones, preocupaciones y razones para oír la voz de Dios y seguir sus consejos.

Señor, quiero aprovechar todo tu consejo, escuchar activamente. Permite que acompañe con fe tu palabra para que ella sea “lámpara a mis pies y lumbrera a mi camino”. Amén.

blog post

Día de reconexión 1506 – Cuidado con Alejandro.

Hace algunos años un profeta amigo que nos visitaba miró a un colaborador cercano y me dijo: “Cuidado, es un caballo salvaje… en cualquier momento te patea”. Yo oí la palabra, pero creí.. que lo iba a poder domesticar. Años después, cuando ya había recibido más de una docena de coces, me di cuenta que Dios me había advertido y yo había querido ser más bueno que Él. Cuidado, hay gente que te está midiendo para tirarte una coz.

2 Tim 4:14 Alejandro el herrero me ha hecho mucho daño. El Señor le dará su merecido. 15Tú también cuídate de él, porque se opuso tenazmente a nuestro mensaje.

Esta es la ultima carta de Pablo, él está “para ser sacrificado”, y entonces le escribe a Timoteo una serie de consejos póstumos y le dice: Cuídate de Alejandro.

Hay gente a la que habría que ponerle un cartelito que diga: “Cuidado”, para advertir al resto de los mortales. “Cuidado”, porque en cualquier momento te van a acostar, te van a traicionar, te van a hacer daño.

Hay gente en la vida que aparece para dañarte, el tema es que uno no lo sabe. Me puedo imaginar la situación, Pablo conoce a Alejandro y como todo evangelista le habrá presentado a Cristo, este habrá hecho una profesión, Pablo lo habrá discipulado, lo habrá promocionado, lo habrá tratado como un íntimo y después, de golpe y porrazo, aprovechó la cercanía para hacerle mucho daño.

¿Tienes a algún “Alejandro” en tu vida? Pablo adopta dos medidas:

1.- Confía que Dios le dará a cada uno lo que merece. Hablando a la iglesia de los gálatas, Pablo dice: (Ga 6:7) “No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra.” Hay una ley de retribución… Si lo que Alejandro te está haciendo es injusto… tranquilo… Dios vela para que el que siembra maíz, tenga maíz y el que siembra daño, reciba daño. Alguno preguntará ¿Por qué tengo que soportarlo, si yo no sembré esto? El tema es que no podés impedir que el enemigo quiera zaherirte pero Dios se asegurará de que tu recompensa sobrepase tu dolor.

2.- Advierte a los tuyos, no sea que ellos sean dañados. Lo segundo que Pablo hace es decirle a Timoteo: Cuídate de Alejandro!!! Pablo vela como padre sobre su hijo espiritual y desenmascara al lobo vestido de cordero. No pierdas el tiempo persiguiéndolos, solo advierte a los que te siguen que ahí hay “popó”… que no se ensucien ellos también.

Para Pablo esto era vital, no por lo personal. Alejandro no era un tema personal de Pablo, lo que le molestaba al apóstol es que se había opuesto al evangelio. No me interesan las cuestiones de piel, estoy convencido que no es importante si alguien me cae bien o mal de manera personal, hasta puede pasarme que una persona sea muy agradable, pero cuando se meten con el evangelio… hay que ponerse serio y tomar cartas en el asunto. Dios usará nuestra desilusión para cuidar al resto de nuestros seguidores y mantener al evangelio a salvo de estos depredadores.

Hoy es un día para agradecer la gente leal que tenemos a nuestro lado. Gracias a Dios son mucho más los “Timoteos” que los “Alejandros”, pero debemos andar con cuidado porque hacen daño a propios y al evangelio.

Señor, gracias por cada “Timoteo”, gente de fierro que está por nosotros y nuestro mensaje. A los “Alejandros”, los dejo en tus manos, dame solo la gracia de señalarlos para que no hagan más daño y  muchas gracias por usarme para detectarlos y así evitar males mayores. Amén.

blog post

Día de reconexión 1502 – Voz profética.

Luc 3:19 También Juan criticó públicamente a Herodes Antipas, el gobernador de Galilea, por haberse casado con Herodías, la esposa de su hermano, y por muchas otras injusticias que había cometido. 20Así que Herodes metió a Juan en la cárcel, agregando a sus muchos pecados uno más.

Juan era un líder políticamente incorrecto. Su función profética lo llevaba más allá de las áreas de la “religión”, él se metía con el rey. El rey no era un presidente con aires de dictador, era un dictador. Herodes no era famoso por haber ganado el nobel de la paz, su familia ha pasado a las paginas de la historia como una estirpe de sanguinarios y despiadados monarcas. Sin embargo, Juan entendió que en su función profética debía salirse del circulo de sus acólitos y meterse con “el jefe” en persona.

La iglesia tiene injerencia con todos los niveles de la sociedad. No somos religiosos hablando de las nubes, somos gente que hemos sido llamados a transitar todos los caminos de nuestra sociedad. La faceta profética de la iglesia nos obliga a opinar sobre el avance del narcotráfico, la trata de blancas, el aborto ilegal, la venta de alcohol a menores, la infidelidad, la perversión de niños, la cosificación de la mujer, el maltrato domestico. Hay gente que se ocupa de uno o dos de estos factores y se alarma cuando como iglesia arremetemos contra todo, porque lo entienden inconexos entre si. Sin embargo, un análisis sociológico – espiritual demuestra que todo está unido por la fina fibra del pecado humano.

“Herodes agregó a sus muchos pecados uno más”, declara Lucas. Todos pensaron que encarcelar a Juan era un acto de intolerancia… no, fue un pecado más. La sociedad sufre cada vez que toleramos un pecado más.

Es nuestra función hablar claro… debemos decir: No es licito. ¿Sabía que muchos de nuestros impuestos van a fomentar y sostener en nombre del libre pensamiento a colectivos que defienden el aborto, el matrimonio igualitario, la ridiculización de la fe? ¿Sabía que los gobernantes son “clientes” de mentalistas, brujos y chamanes en aras de “limpiarse” de malas vibras? No es lícito. En cada ciudad, grande o pequeña, las autoridades saben quien trafica, quien delinque y reciben “cobertura”, no es licito regular al ciudadano honesto y desregular al delincuente.

Levantar la voz profética no fue para Juan gratuito a la postre le costó la cabeza, literalmente. Pero si la iglesia calla, los creyentes callamos, comprometemos esta función y dejamos a la sociedad sumida en el aturdidor silencio de Su Voz.

Hoy es un día para levantar la voz, cuando denunciamos levantamos la voz, cuando predicamos levantamos la voz, cuando oramos levantamos la voz, cuando ayudamos levantamos la voz.

Hch 18:9 Y por medio de una visión durante la noche, el Señor dijo a Pablo: No temas, sigue hablando y no calles; 10porque yo estoy contigo, y nadie te atacará para hacerte daño, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad.…

Hijo de Dios, No temas sigue hablando.

Señor, “concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra”, libranos de ser una generación timorata. Amén.

blog post

Día de reconexión 1501 – Reacción.

Hace muchos años presencie una reacción . Estaba trabajando en un despacho de camiones y de pronto, veo uno con tanque de acero inoxidable que se empieza a sacudir. Fue impresionante, porque aunque el camión estaba detenido, se movía como si ocurriera un temblor. La razón fue que el camión tenía restos de soda caustica y al recibir una carga de acido sulfúrico entró en una reacción química, desprendió calor… parecía que había un “alien” adentro del tanque!!!

Hch 7:57 Entonces ellos, dando grandes voces, se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él.

Esteban habló 50 versículos de la historia de Israel, usó 3 versículos para amonestarlos y una frase para impartirles la revelación y fue la revelación la que los volvió locos. Enseñanza: Un religioso soporta un mensaje largo, se banca que le laves la cabeza un rato, pero no soporta que le impartas una revelación.

¿Por qué la revelación molesta tanto? Porque el soberbio no soporta que vos veas algo que él no ve. Lo que Esteban les compartía en su sermón era algo que sabían, la amonestación que recibieron era algo que su conciencia los acusaba, pero cuando él les dijo la revelación hubo una reacción espiritual.

¿Has visto alguna? Estas orando y de pronto alguien salta y se revuelve, se retira… ¿Qué pasó? Solo algo espiritual divino entró en contacto con algo espiritual demoníaco.

Mr 9:20 Cuando se lo llevaron, tan pronto como el espíritu vio a Jesús, sacudió al muchacho con violencia, y éste cayó al suelo revolcándose y echando espuma por la boca.

He visto personas ofuscarse y demudar su rostro, lanzar trompis, gritos… ¿Qué pasó? Una reacción a lo espiritual de Dios.

No te extrañe que alguien cuando te vea, se enoje… no te vio a vos… vio a Aquel que está en vos y eso le hizo reaccionar.

En un episodio de la vida de Charles Finney se nos dice:

“Cerca de la aldea de New York Mills, había una fábrica de tejidos en el siglo 19. Cierta mañana dos operarios conversaban sobre el culto de la noche pasada. Un joven alto y atlético entró en la fábrica . Al verlo los operarios tenían gran dificultad para trabajar. Al pasar el predicador cerca de unas muchachas que trabajaban en la fábrica una de ellas cayó al suelo llorando con una fuerte convicción. En unos minutos el avivamiento estaba en toda la fábrica.”

¿Qué pasó? Una reacción espiritual de personas con el corazón dispuesto que son tocadas para arrepentimiento.

Lo espiritual produce reacción violenta en los que están aferrados a su maldad y arrepentimiento a los que están abiertos a buscar de Dios. Esto revela a veces la empatía o la antipatía que despiertas ante diferentes personas. Dios produce reacción.

¿Cómo está hoy mi corazón? ¿Cuál será mi reacción hacia la Palabra, hacia la persona del Espíritu, hacia las demandas de Dios? ¿Seré dócil o manifestaré un descontento? Los religiosos no pudieron soportar a Esteban y por eso se levantaron contra él.

*Haz lo que quieras de mi Señor, tu el alfarero, yo el barro soy. Dócil y humilde anhelo ser, cúmplase siempre en mi tu querer. Amén.

*Himno 404, si no me equivoco, del himnario de mi infancia.

blog post

Día de reconexión 1499 – No te detengas.

Hace 24 años, era domingo. En el calendario de mi vida este día es un día especial. En 1992 yo estaba en búsqueda y ese domingo a la mañana Dios me encontró. Me encontró orando, con mi vida abierta a más y ese día el Espíritu Santo me tocó. Su toque no fue sutil, fue como si se abrieran las compuertas y de pronto el caudal de su Presencia fuera aumentado por mil. Ese día todo cambio.

Dios nos visita cuando encuentra una disposición, porque El está atento a encontrar gente con un corazón sediento por Su Presencia.

Joel 2:18 Entonces el Señor se compadecerá de su pueblo y guardará celosamente el honor de su tierra.

Dios responde a un corazón arrepentido, afligido por el pecado propio o social, en búsqueda y expectativa… Si, Dios no es insensible a un hombre o una mujer quebrantado.

Sal 51:17 El sacrificio que sí deseas es un espíritu quebrantado;

tú no rechazarás un corazón arrepentido y quebrantado, oh Dios.

Cuando uno declara la bancarrota en la vida económica está habilitando procesos para que “extraños” resuelvan la quiebra, la insolvencia y paguen las deudas. Cuando declaro mi incapacidad espiritual permito que Dios venga a gerenciar mi vida y que mediante Cristo pague mis ofensas y pueda así, recibir una nueva oportunidad.

Un corazón quebrantado fue lo que halló Cristo aquella mañana. Resulta increíble que con años de creyentes haya sido tan autosuficiente, tan soberbio en mis creencias humana, tan “light” en mis convicciones y tan inmune al obrar del Espíritu… pero así era yo: Un religioso.

Pero ese día… El se hizo cargo. Reconocí mi default y entendí que si Dios no se compadecía de mí no podía seguir adelante. Increible!!! De pronto su trabajo empezó y ya lleva 24 años de transformación.

Fil 3:12 No quiero decir que ya haya logrado estas cosas ni que ya haya alcanzado la perfección; pero sigo adelante a fin de hacer mía esa perfección para la cual Cristo Jesús primeramente me hizo suyo. 13 No, amados hermanos, no lo he logrado, pero me concentro sólo en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así 14 avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús.

Seguramente usted podrá ver tantas cosas a cambiar, pero imagínese lo que era hace 24 años atrás… créame Dios está trabajando y espero que no se detenga.

Hoy me paro en esta efemérides y agradezco el camino recorrido y suplico que el Espíritu Santo no se detenga, que siga avanzando, quiero ser como Jesús. Sé que me falta tanto… pero creo que estoy avanzando a la perfección, a ser como El es.

Espíritu Santo, como orara hace tantos años: “Si hay algo más para nosotros, lo queremos”. No te detengas, Señor. Amén.

blog post

Día de reconexión 1494 – No hay peor ciego.

Los días miércoles y jueves estaban predicando un grupo de jóvenes pastores  haciendo sus primeras armas en el púlpito. Así que, aunque ellos me piden que no lo haga, voy y me siento con mi esposa para escuchar la palabra de Dios. Creo que cuando Dios nos ministra, no importa quien predique, siempre podemos ser impartidos. Un hermano aprendiz le garantizo que ora más que muchos pastores cuando tienen que dar un mensaje. ¡Uno de ellos me confesaba que hacía una semana que estaba descompuesto del estómago porque tenía que predicar!!!

Jn 9: 40 Algunos fariseos que estaban cerca lo oyeron y le preguntaron: —¿Estás diciendo que nosotros somos ciegos? 41—Si fueran ciegos, no serían culpables —contestó Jesús—, pero siguen siendo culpables porque afirman que pueden ver.

La culpa del pecado es no aceptar que necesito un Salvador. Esta gente está charlando con el Hijo de Dios, sin embargo, se empeñan en mantener su versión de perfección. Unos capítulos antes, deben admitir que no son tan santos cuando deben declinar apedrear a una adultera porque Jesús los confronta con su propio pecado. Sin embargo, en este pasaje los fariseos afirman que ven y que no están cegados por su religión, le están discutiendo en la cara a Dios que Dios se equivocaba!!!

Te imaginas delante del mismo Dios diciéndole: “No soy pecador, no necesito que me ayuden, estás equivocado!!!” Si hay una imagen de incoherencia, es la de un hombre que dice adorar a Dios, y discutirle a Dios que no es culpable. Si hay una imagen de una religión muerta, es la de gente que no reconoce a Dios cuando lo tiene en sus narices, discutiendo si un milagro es de Dios o no.

La ceguera espiritual es tremenda y se potencia cuando el ciego es un religioso. “No hay peor ciego que el que no quiere ver”, reza uno de nuestros dichos más difundidos y tiene razón pero déjeme potenciarlo: “No hay peor ciego que aquel que siéndolo cree que goza de perfecta visión”.

Muchas personas vienen a los cultos a confirmar lo que creen, visitan nuestras oficinas para que apoyemos sus decisiones y leen la Biblia para justificar sus actitudes… Todas estas personas no son muy diferentes a aquellos religiosos del siglo 1.

Jesús dijo, que por cuanto creían que veían, eran ciegos. La mejor manera de vivir la fe es desde nuestra búsqueda de guía no desde la suficiencia de un argumento. Veo gente a diario declararse doctores en cristianismo y por ello se convierten en jueces de ministros y siervos. ¿No sería mejor ir a Jesús y declararle nuestra necesidad de entender lo que Él está haciendo en ese hermano o hermana?

Recientemente, charlando con una hermana, fui obligado a repensar una posición y aunque no la cambie, el someter mi postura a un continuo análisis fortalece mi fe, no la debilita. Orar: “Señor quiero hacer lo correcto, ayudame a ver lo que no veo”, es saludable.

Cuando joven inmaduro, me uní al coro de mis mayores  mirando de reojo  el mover a través  del evangelista Carlos Annacondia. ¡Qué ciego que estaba!!! Cuando fui a una reunión, a escondidas de mis lideres, y vi esa multitud agitando sus pañuelos, entré en la carpa de liberación, supe que no sabía nada, que había sido un ciego y que necesitaba un toque que me hiciera entender lo que pasaba allí.

Desde entonces soy un aprendiz, examino todo, retengo lo bueno, no critico lo que no entiendo y me mantengo humilde… es que aún soy medio chicato y necesito ver mejor.

Hoy me acerco al trono con humildad, quiero aprender, quiero estar abierto, no creo que me la sepa toda, me voy a mantener enseñable. No vaya a ser cosa que creyéndome sano, sea un ciego, guía de ciegos.

Renuévame, Señor Jesús, ya no quiero ser igual….

Señor, guárdame de esa sutil soberbia de la arrogancia cristiana. Soy alguien enseñable, tu Espíritu me guíe a toda verdad. Amén.

blog post

Día de Reconexión 1493 – La poda.

Leer la Biblia en una versión diferente te ayuda a ampliar tu visión de lo que un pasaje dice. Por ejemplo está mañana al leer Juan 15 en la NTV (Nueva Traducción Viviente) fui sorprendido porque allí, la traducción presenta el mensaje de Jesús de manera más coloquial, sin tantas vueltas, sentí como que Jesús me miraba y me decía:

Jn 15:1 »Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 2Él corta de mí toda rama que no produce fruto y poda las ramas que sí dan fruto, para que den aún más. 3Ustedes ya han sido podados y purificados por el mensaje que les di. 4Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Pues una rama no puede producir fruto si la cortan de la vid, y ustedes tampoco pueden ser fructíferos a menos que permanezcan en mí.

Las manos del Labrador están atentos al desarrollo de su viña. Dios hoy está pasando en medio de la vid y mirando con ojos atentos las ramas que no producen fruto y las va a cortar!!! Por el otro lado mirará las ramas que si producimos fruto pero que quizás estamos lanzando brotes innecesarios y entonces hoy también pasará por nosotros sus tijeras, pero es para que llevemos más frutos.

Esas tijeras que cortan y podan son su palabra. La Palabra de Dios corta, separa a la gente de Cristo… lo hizo en el tiempo de su ministerio terrenal… lo hace ahora.

Jn 6:60 Muchos de sus discípulos decían: «Esto es muy difícil de entender. ¿Cómo puede alguien aceptarlo?». 61Jesús estaba consciente de que sus discípulos se quejaban, así que les dijo: «¿Acaso esto los ofende? 62¿Qué pensarán, entonces, si ven al Hijo del Hombre ascender al cielo otra vez? 63Solo el Espíritu da vida eterna; los esfuerzos humanos no logran nada. Las palabras que yo les he hablado son espíritu y son vida, 64pero algunos de ustedes no me creen». (Pues Jesús sabía, desde un principio, quiénes eran los que no creían y también quién lo traicionaría). 65Entonces les dijo: «Por eso dije que nadie puede venir a mí a menos que el Padre me lo entregue». 66 A partir de ese momento, muchos de sus discípulos se apartaron de él y lo abandonaron.

El apego a la Palabra ofende… se nos acusa de intolerantes, de radicales, pero la palabra es “brutal” como diría Bonhoffer. Cuando Jesús pasó y le dijo: Sigueme, eso implicó dejar todo y seguirle. No hay lugar para medias tintas… para relativismos, es un corte y quien no corte, es cortado. Tus pensamientos bondadosos, tu relativismo conceptual es un cuadrado que no encaja en el circulo. La Biblia sigue diciendo lo que decía y eso produce una ruptura, como diría aquel predicador: “O este libro te apartará del pecado o el pecado te apartará de este libro”. Ante tantas corrientes diluyentes de este mundo cada vez más relativo la tijera de Dios se levanta cada vez más absoluta diciendo: “No podéis servir a dos señores”. Muchas ramas pueden escapar durante algún tiempo pero tarde o temprano el apego a una Palabra los cortará porque no producen fruto.

Pero las tijeras no solo cortan de cuajo, sino que podan aquellos brotes inútiles que no producen nada en sus ramas fructíferas… por eso cuando no exponemos a ella somos constantemente limpiados. Yo en estos días estoy siendo podado de un deseo de cantarle cuatro frescas a unos cuantos y el Espíritu ahí, pasa la tijera y me dice: “mordete la lengua”, “Expresa amor”, “Se manso”, “eres un líder, no des rienda suelta a tu alma”. Y todas esas frasecitas, son tijeras que van cortando brotes lujuriosos de mi vieja naturaleza que lo único que hacen es consumirme fuerzas y energía que necesito para producir más frutos.

Ser podados… ese es el desafío. Pedro retiró los pies de la palangana y Jesús le dijo que si no dejaba lavarse los pies no podía tener parte con Él. Poner los pies en la palangana, rendir la rama a la tijera es necesario para dar lo que se espera de nosotros. Si aceptas la poda te salvas del corte…

Señor, poda mi vida en el día de hoy. No permitas que algún brote incipiente hoy, crezca sin tu permiso y me arruine como rama fructífera, pódalo hoy, aquí está mi lengua, mis pensamientos, mis ojos, mi corazón quiero ser limpiado por tu Palabra. Amén.

blog post

Día de reconexión 1492 – Apasionado de San Lorenzo.

Mi mamá tenía peluquería y compraba algunas revistas para que las clientas leyeran mientras esperaban y se las atendía. Cierta vez, recuerdo haber leído una de esas revistas del corazón. Me detuve en el consultorio sentimental y allí leí el sobrenombre que una de las pacientes se había puesto: “Apasionada de Quilmes”. Han pasado cuarenta largos años y no puedo olvidarme de esta mujer que se autodenominada Apasionada!!!!

Jn 21:15Después del desayuno, Jesús le preguntó a Simón Pedro:

—Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos?

—Sí, Señor —contestó Pedro—, tú sabes que te quiero.

—Entonces, alimenta a mis corderos —le dijo Jesús.

16Jesús repitió la pregunta:

—Simón, hijo de Juan, ¿me amas?

—Sí, Señor —dijo Pedro—, tú sabes que te quiero.

—Entonces, cuida de mis ovejas —dijo Jesús.

17Le preguntó por tercera vez:

—Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?

A Pedro le dolió que Jesús le dijera la tercera vez: «¿Me quieres?». Le contestó:

—Señor, tú sabes todo. Tú sabes que yo te quiero.

Jesús dijo:

—Entonces, alimenta a mis ovejas.

Jesús está interesado en mi pasión. La pasión funciona como un combustible en el corazón, un hombre apasionado hará lo que sea por su amor. Pedro era alguien apasionado y Jesús, después que él defecciona, se ocupa en restaurarle la pasión. ¿Por qué?

En primer lugar la pasión hará que no aceptemos limitaciones. Un discípulo apasionado no considerará mucho nada. Yo espero que Patricia nunca me pida la luna porque de hacerlo, debería  empezar a hacer cálculos para ver  cómo lo hago. Recuerdo que siendo novios le prometí que la iba a llevar a París. Tenía 18 años y ni un peso en el bolsillo. Pero esa mañana cuando nos bajamos del metro, con los chicos y vimos la tour Eiffel,  le dije: “Promesa cumplida”. La pasión es el combustible para que no permitas que nada te detenga. Pedro deberá enfrentarse a miles de inconvenientes y no puede hacerlo desde la razón, se necesita algo más poderoso como el corazón.

En segundo lugar te mantiene perseverante. “Fuerte como la muerte es el amor” dice Salomón… El que está enamorado no afloja, no baja los brazos, sigue, sigue, sigue. Hay veces que si no fuera por la pasión, uno revolearía todo y se dedicaría a vender ballenitas. Jeremías quiso hacerlo, no sé si vender ballenitas, pero sí quiso largar todo y fue la pasión… “un fuego metido en los huesos”, lo que lo hizo continuar.

En tercer lugar la pasión te centra. No importa lo que hagas en el día, la pasión te lleva siempre al amado. Necesitamos apasionarnos por Jesús, porque hay tantas distracciones, tantas cosas que compiten para robarnos la atención… Necesitamos apasionarnos más por Él. No importa cuánto nos equivoquemos la pasión nos lleva a Jesús. Si me pregunta, creo que esa fue la diferencia entre Pedro y Judas. Judas no tenía pasión, por ello, no pudo ver la posibilidad de perdón. Pedro amaba a Jesús, estaba apasionado por Dios, por ello, pudo llorar amargamente, como llora alguien apasionado.

Hoy necesitamos acrecentar la pasión. La pasión se autogestiona. Recuerde cuando adolescente usted comía, leía, caminaba, respiraba el nombre de la persona amada… hoy coma, lea, camine, respire a Jesús. Necesitamos renovar la pasión por Él, destine tiempo a orar, a leer Su palabra, a meditar en su Persona… gestione su pasión.

Señor, hoy vengo para disfrutarte. Disfrutar de tus palabras, de tu Presencia, de tu amor… eres hermoso Amado mío, eres justo, eres perfecto, misericordioso, compasivo… Te amo Jesús. Amén.

Apasionado de San Lorenzo.