Skip to Content

blog post

Día de Reconexión 1706 – Elegidos.

Ro 9:11 Sin embargo, antes de que los mellizos nacieran, o hicieran algo bueno o malo, y para confirmar el propósito de la elección divina, 12 no en base a las obras, sino al llamado de Dios, se le dijo a ella: «El mayor servirá al menor». 13Y así está escrito: «Amé a Jacob, pero aborrecí a Esaú».

Hay una elección divina y nuestra vida es una confirmación o negación de dicha elección. No se hace en base de obras, pero las obras evidencia la naturaleza de ella. De Judas se nos dice:

Jn 17:12 Mientras estaba con ellos, los protegía y los preservaba mediante el nombre que me diste, y ninguno se perdió sino aquel que nació para perderse, a fin de que se cumpliera la Escritura.

Se que nos gusta tener la decisión en las manos, pero solo lo que tengo es la evidencia de dicha elección. Con mi vida confirmaré si he sido elegido o si he sido desechado. Para Pablo esto era evidente:

Hch 13:46 Pablo y Bernabé les contestaron valientemente: «Era necesario que les anunciáramos la palabra de Dios primero a ustedes. Como la rechazan y no se consideran dignos de la vida eterna, ahora vamos a dirigirnos a los gentiles.

Predicamos y cuando la gente responde, evidencia si está abierta a más o si por el contrario debemos buscar aquellos que elegidos conforme a la presciencia de Dios abren su corazón a Su Poder.

Agradezco tanto su elección, esta no está basada en mi capacidad, ni en mi sensibilidad, mucho menos en mi obrar, como Pablo dijera:

1 Co 1:27 Pero Dios escogió lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos. 28También escogió Dios lo más bajo y despreciado, y lo que no es nada, para anular lo que es, 29a fin de que en su presencia nadie pueda jactarse.

He sido elegido como modelo que muestra que la salvación es por gracia y lo único que hago en esta tierra es confirmar la elección divina. ¿Cómo estoy caminando en esta tierra? Jacob y Esaú eran hijos del mismo padre y habían compartido el mismo vientre… sin embargo, uno era elegido y el otro no… ¿Cómo saber quien es quien? Sencillo, Jacob anhelaba los valores espirituales: primogenitura, bendición, altar, pacto. Esaú por el contrario vivió su vida de manera sensitiva: Un buen plato de lentejas, la hijas de los cananeos, pedía cualquier bendición… era un carnal.

He 12:16 …persona inmoral ni profana como Esaú, que vendió su primogenitura por una comida.

Hoy es un día para examinar la vida y ver que dice lo que vivo. Procura vivir como un escogido. ¿Eres elegido? Demuéstralo. Escucha el consejo de Pablo a sus discípulos:

2 Ts 2:13 Nosotros, en cambio, siempre debemos dar gracias a Dios por ustedes, hermanos amados por el Señor, porque desde el principio Dios los escogió para ser salvos, mediante la obra santificadora del Espíritu y la fe que tienen en la verdad.

Col 3:12 Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia, 13de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes. 14Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto.

Señor ayúdame a vivir conforme a mi destino, no permitas que venda mi bendición por un plato de lentejas. Amén.

blog post

Día de reconexión 1705 – Apachetas vs. Fe.

Me sucede a menudo que le pregunto a Don Google acerca de cosas que necesito saber o que me causan curiosidad. A veces cuando no tengo internet la inquietud queda pendiente y muchas veces me olvido. Hoy vi una foto y me acordé una búsqueda pendiente.

Noté en un viaje que hice hace poco que había al costado de una playa piedras apiladas, no una, cientos de pequeños “Yengas” de piedras… ¿Qué son? ¿Qué significan? Respondo: Son “apachetas”, un pedido del viajero para que la “pachamama” lo proteja en su recorrido. Es una invocación en otros lares a que los espíritus te ayuden o que los espíritus malos te respeten.

Sal 21:7 El rey confía en el Señor,

en el gran amor del Altísimo;

por eso jamás caerá.

El contraste es evidente… El salmista dice en tercera persona, hablando de sí mismo… El rey confía en el Señor, en el gran amor del Altísimo. David en el salmo anterior declara:

Sal 20: 7Estos confían en sus carros de guerra,

aquellos confían en sus corceles,

pero nosotros confiamos en el nombre

del Señor nuestro Dios.

La confianza del creyente no está en otra cosa que en Dios. Esa confianza está basada en un conocimiento de su carácter, dice David: “En el gran amor del Altísimo” . Conozco a Dios y conozco su carácter, Dios es un Dios de amor, Dios es un Padre. Ayer en Argentina y en varios países celebramos el día del Padre. Innumerables personas me rodearon de afecto debido a la labor pastoral que llevo desempeñando hace años, es una labor que reconoce el esfuerzo, no la perfección, como padre mi desempeño es modesto. Pero cuando hablamos del Padre, hay sobradas razones para confiar… Él es Bueno.

Mt 7:9 »¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra? 10¿O si le pide un pescado, le da una serpiente? 11Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!

El rey, dijo David, confía en el Señor. No necesito hacer una pila de piedras, no necesito colocar una cinta roja en mi auto, no necesito tener una Biblia abierta en mi casa (superstición evangélica), no necesito ningún mantra o cosa semejante… tengo el “gran amor del Altísimo”. Es su amor lo que debe hacernos estar seguros, confiados, llenos de esperanza, sea cual sea la circunstancia. ¿Estás enfermo? ¿El trabajo menguó? ¿Alguien habló mal de tí? Tranquilo.

Os 12:6 Tú, pues, vuélvete a tu Dios; guarda misericordia y juicio, y en tu Dios confía siempre.

Dios está a tu favor. No se ha olvidado de tí… si te pones a contar han sido más los días de risas que los de llanto, pero hoy quizás no lo puedas ver… así que, en vez de bajarte a apilar piedras, arrodíllate y dile a Dios que confías en su poder. En vez de depender de la “madre tierra” que es una cosa, ¿por qué no te relacionas con el Padre de los cielos que es una persona? Confía en Dios, no dependes de la suerte, ni de fuerzas cósmicas, pon tu vida en las manos de Dios y “en su gran amor”.

Ro 8:31 ¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra? 32El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?

Señor, gracias por tu amor. Amor que envió al Hijo para morir por mí, amor que me da todo lo que necesito. Amén.

blog post

Día de reconexión 1702 – Prepara la guitarra.

Ayer termine de dar un taller y una pastora se acercó para comentarme la manera en que la iglesia Redentor la bendijo a ella y su familia en la ciudad de Juncal, Pcia. de Santa Fe. En aquel entonces, 1960, no había iglesia en su pueblito pero Don Raúl Bettin, pastor de Redentor, iba a la casa de su abuela y ahí tenía una reunión casera, resultado: Su familia conoció al Señor y ella hoy es una pastora en una iglesia de Entre Ríos. Conmovida hasta las lagrimas me daba el testimonio y yo dentro mío clamaba: Sigue haciendo estas cosas.

Sal 21:13 Enaltécete, Señor, con tu poder,

y con salmos celebraremos tus proezas.

El salmista está eufórico!!! Dios ha respondido a sus oraciones, le ha dado largura de años, le dio victoria de sus enemigos y lo ha bendecido de manera maravillosa

6 Has hecho de él manantial de bendiciones;

tu presencia lo ha llenado de alegría.

Es en ese contexto que termina el salmo con una petición: Quiero verte manifestarte aún más!!! Quiero cantarte aún más, quiero adorarte aún más, sigue obrando de manera sobrenatural, quiero más!!!

Lejos de sentirse satisfecho, el ver el obrar de Dios despierta un hambre continuo de verlo más y más. No importa cuantas sanidades haya hecho en el pasado, hoy me levante orando por algunos hermanos donde quiero ver el obrar de Dios… Si, sorpréndeme una vez más, deja a los profetas del desastre confundidos!!! Hoy estoy orando por el desafío de crecimiento de los próximos seis meses en las iglesias y quiero ver otra explosión, otra oleada de conversiones y compromisos… Si, hazlo otra vez, quiero ser sorprendido por un alcance espiritual sin precedentes!!!

Quiero verte una vez más y no importa cuantas veces te haya visto liberar, hazlo otra vez. Quiero verte llamar gente al servicio, Quiero verte triunfar sobre los vicios, quiero verte prosperar inusualmente, quiero verte cambiar otra vez a miles de personas… Enaltécete, Señor, con tu poder!!! Nosotros solo podemos registrar tus eventos poderosos, pero eres Tu el que al obrar una vez más de manera extraordinaria enalteces Tu Nombre.

Si lo que Amós nos ministraba ayer, un crecimiento continuo, entonces habrá que sacar la guitarra del ropero y empezar a componer salmos para adorarle de manera extraordinaria. Vienen días en que tendremos que buscar con que rima Sanidad, Riqueza, Liberación y Crecimiento, deberemos aprender nuevas maneras de adjetivar aparte de extraordinaria, sorprendente y maravillosa. Deberemos volver a usar el “apoteótico” que usara Orfilio. Cuando Dios obra, El se enaltece y los hombres lo único que podemos hacer es registrar con nuestra alabanza que hemos sido testigos de su poder. En toda la Biblia existen estos registros, por lo general vemos los eventos poderosos, pero empecemos a estudiar los después de cada evento y veremos que hay un rompimiento de paradigmas y una oleada de alabanzas y sorpresas tras cada uno de ellos.

Mr 1:27 Todos se asustaron, y se preguntaban unos a otros: —¿Qué es esto? ¡Enseña de una manera nueva, y con plena autoridad! ¡Incluso a los espíritus impuros da órdenes, y lo obedecen! 28 Y muy pronto la fama de Jesús se extendió por toda la región de Galilea.

Mr 2:12 El enfermo se levantó en el acto, y tomando su camilla salió de allí, a la vista de todos. Por esto, todos se admiraron y alabaron a Dios, diciendo: —Nunca hemos visto una cosa así.

Así, hazlo de nuevo, enaltécete y nosotros cantaremos tu grandeza!!!

blog post

Día de reconexión 1701 – Viene algo maravilloso.

Am 9:13 He aquí vienen días, dice Jehová, en que el que ara alcanzará al segador, y el pisador de las uvas al que lleve la simiente; y los montes destilarán mosto, y todos los collados se derretirán.

Una visión del futuro bendecido es una visión de un crecimiento continuo. Siempre Dios le habla a su pueblo de “la tierra que fluye leche y miel” y no hay un futuro promisorio de Dios sin un flujo de crecimiento continuo. Hay un flujo de más y más según Amós, los crecimientos se acelerarán, no vivirás en un tobogán, ascenderás. El ascenso no será de manera tradicional, ni siquiera pienses en una escalera, Dios ha preparado un ascensor para tu futuro… irás de gloria en gloria. Quiero que desterremos de nuestra mente la visión de un futuro de languidecer hasta el punto de dejar de ser… Dios rechaza esto.

Pv 4:18 Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, Que va en aumento hasta que el día es perfecto.

No podemos mirar el futuro de nuestra vida como un atardecer, vamos camino al mediodía!!! Los mejores tiempos de nuestra existencia están por delante!!!

Quiero llamar la atención a las implicancias económicas de la promesa de Amos. No se nos dice que no trabajaremos pero si se nos dice que el crecimiento será tan increíble que estaremos esperando al cosechador para poder arar encima, no habrá descanso, habrá una fructificación sin precedentes. Es imposible no trazar un paralelismo con las palabras que recibiera nuestro padre Adán en el huerto tras haber pecado.

Gn 3:17 Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. 18Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. 19Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.

Ahora viene un tiempo donde Dios remueve esa maldición y la tierra parece brindarse para fructificar de manera extraordinaria.

Viene un tiempo de máxima fructificación… José ante esa perspectiva se preparó para recibir lo extraordinario, seguramente lo mismo le pasó a Jacob en Israel, pero como sus hermanos habían vendido a José, no tuvieron revelación y no supieron prepararse. No perdamos por falta de revelación la oportunidad de hacer en este tiempo la diferencia que nos posicione en otro escenario en el futuro.

Prepararse para lo que Dios dice que viene y visionar un destino de fructificación hará que cuando este arribe podamos aprovechar al máximo la bendición. Estudiar, seguir esforzándose, perfeccionarnos, ajustar los procesos, optimizar los esfuerzos, diseñar con la esperanza de un futuro promisorio, hará una diferencia en nuestro mañana.

Vienen días así… lo mejor está por delante, llegan tus días mejores.

Job 8:20 He aquí, Dios no aborrece al perfecto,

Ni apoya la mano de los malignos.

21Aún llenará tu boca de risa,

Y tus labios de júbilo.

Señor, saludo días de crecimiento continuo, mi destino no es languidecer, mi futuro es cada vez mejor, mi cosecha será cada vez más grande. Amén.

blog post

Día de reconexión 1700 – ¿Cantamos?

La orden fue clara: Anda a cantar con él. Así que por la mañana me dirigí al Sanatorio y fui al lugar donde se encontraba y le dije: Vengo a cantar con vos. Nos abrazamos y empezamos a atormentar a los que estaban alrededor, mi hermano porque estaba enfermo, y yo porque… canto así…

Señor mi Dios

Al contemplar los cielos

El firmamento y las estrellas mil

Al oír tu voz, en los potentes truenos

Y ver brillar, el sol en su cenit.

Mi corazón, entona la canción.

Cuán grande es El

Cuán grande es El

Algo ocurre cuando en medio de la tribulación cantamos. Pablo y Silas estaban en el calabozo de más adentro, con sus espaldas lastimadas por el látigo impiadoso romano y sin embargo estaban cantando.

Hch 16:25 A eso de la medianoche, Pablo y Silas se pusieron a orar y a cantar himnos a Dios, y los otros presos los escuchaban.

Me llama la atención que en la noche más trágica de la historia, a punto de ir al huerto a orar con intensidad, cuando el bendito Jesús va a decir que su alma está triste hasta la muerte, la Biblia diga:

Mr 14:26 Después de cantar los salmos, salieron al monte de los Olivos.

Hay una fortaleza que emana de la adoración en medio de la tribulación. Un fragmentos deuterocanónicos, o fuera del canón, registra el canto de los tres jóvenes en el horno de fuego de Nabucodonosor. Sea cierto o no, hay algo poderoso en cantar en medio del dolor. Eliú dice:

Job 35:10 Y ninguno dice: ¿Dónde está Dios mi Hacedor,

Que da cánticos en la noche,

Necesitamos cantar y ayudar a cantar a nuestros hermanos en medio de la noche que a menudo se cierne sobre cada uno de aquellos que servimos a Dios. En el caso de Filipos hubo un terremoto, en el huerto del Getsemaní vino un ángel a fortalecer a nuestro Señor y en el caso de los tres jóvenes la historia bíblica registra que la llama no los calcinó. Abundan los relatos de cristianos adorando en medio de la prueba. Una hermana, ya anciana, cada vez que se siente morir, empieza a cantar viejos himnos, su sueño es que su Señor la llame adorando y curiosamente siempre se restablece… Su yerno asume que la adoración la mantiene viva. Hay algo poderoso en adorar a Dios.

Desconozco si estás en una prisión o en un huerto de agonía, pero si lo estuvieras: Canta a tu Señor… Si no lo estás, pero alguien conocido se encuentra allí, ve a cantar con ellos!!! Las canciones aunque desafinadas tienen un efecto increíble desde las entrañas de una celda. Canta, Hijo de Dios, canta… que el dolor no enmudezca tu garganta. Canta en medio del naufragio, en medio de la enfermedad, en medio de la traición, canta que nada apague tu voz. Hay un pasaje muy conocido, que es imprudentemente cercenado y que deberíamos leerlo tal cual Pablo lo escribió:

Ef 5:18 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, 19 hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; 20 dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

¿Cantamos?

blog post

Día de reconexión 1695 – El Negro.

He 13:7 Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe.

Hoy nombran una calle de la ciudad de San Lorenzo “Pastor Orfilio Godoy” y mi corazón se despertó con el texto de referencia. Quizás usted no lo conoció pero seguramente conoció a alguien como Orfilio. Apasionado por Dios, totalmente comprometido con la predicación del evangelio, absolutamente enamorado de su esposa, incondicionalmente ocupado en la vida de la iglesia. Son esas personas de trato gentil, siempre riéndose, con un corazón enorme, que se sacan el pan de la mesa para dársela a un desconocido, que saludan de calle a calle, que no le deben nada a nadie, que la única vez que los vemos enojados es cuando alguien comete alguna “macana” y daña el testimonio del evangelio. Seguramente usted conoce a alguien al que se le prohibió salir de garantía mediante un acta administrativa de la iglesia, para que no ponga más su casa como fianza porque no podía decirle que no a cuanto aprovechador le pedía una mano. Una persona que todos los días correspondientes a las vacaciones de su trabajo, los dejaba para poder sacarlo de a uno por si había un velorio, un enfermo o para ir a predicar. Ud debe haber conocido a alguien así y sino que pena que no conoció a Orfilio!

El mandato Bíblico es que nos acordemos de nuestros pastores y consideremos el resultado de su conducta e imitemos su fe.

a.- Acordar. Es no olvidar. No hemos nacido del aire, somos el resultado de un testimonio, todos hemos tenido un mentor, alguien que nos habló de Cristo. Alguien que hemos visto servir a Dios, alguien a quien emular. En mi caso uno de ellos fue Orfilio, era un valiente. Si me habrá dicho: No seas “chambón”, cuando me veía con mi personalidad queriendo arremeter contra algo y trataba de frenarme. Si habré ido a su cocinita a orar y a recibir un consejo o simplemente a escuchar una historia, de esas que tienen mil y una ramificaciones. Cada vez que la Iglesia que presidimos alcanza un logro, yo pienso en Orfilio, como le gustaría estar ahí!!! Acuérdate de tus pastores, no te olvides de ellos, aún cuando no están ya con nosotros, no olvides quien te hizo ancla para que puedas llegar más alto.

b.- Considera el resultado de su conducta. Me encanta que diga esto, porque los hombres de Dios muchas veces no son perfectos, pero debemos ver el resultado, es decir, la suma y la resta de su conducta. A menudo, hay gente que puede enrostrar los errores y por supuesto, los tenemos… pero la Biblia no dice que miremos los eventos aislados sino que veamos la resultante. En el caso de Orfilio y Vicenta, la resultante es altamente positiva, un matrimonio que amó y sirvió a Dios.

c.- Imitemos su fe. Este es el desafío increíble que yo tengo, imitar la fe de mis mentores. Ayer revolviendo papeles encontré unos que había escrito Vicenta, la esposa de Orfilio, con la lista de los 14 hermanos que se vinieron caminando desde Rosario a predicar el evangelio el 14-5-1931… ¡Qué anhelo por predicar el evangelio!!! Me han dejado la vara muy alta, estoy tratando de imitar esa fe!!!

Hoy para mí, es un día de hacer memoria, considerar e imitar. Agradezco a Dios el tener tantas personas de ese calibre para imitar y ser desafiado. No te olvides quien te mentoreó y si esta vivo, aprovecha el día de hoy para honrarlo, yo por mi parte iré a sacarle una foto al cartel con el nombre de “El Negro” y me reiré solo como él lo haría!!!

blog post

Día de reconexión 1694 – Lugares con olor a Dios.

Hemos modificado mi casa paterna, haciendo dos departamento de ellas con los fines de alquilarlos. El otro día estaba en lo que era nuestra cocina y al pasar por allí me detuve. Mientras los demás hablaban, me paré en el lugar donde el 20/11/92 estaba la mesa, pude recordar el lugar en su forma original y rememorar que ese rincón fue donde Dios me visitó. El lugar no tiene nada especial solo que para mí y para mi descendencia ese lugar tiene olor a Dios.

Gn 25:11 Y sucedió, después de muerto Abraham, que Dios bendijo a Isaac su hijo; y habitó Isaac junto al pozo del Viviente-que-me-ve.

El Patriarca Isaac acampa junto a un pozo después de la muerte de su padre, no es un pozo cualquiera, es un pozo con un nombre muy particular: “Viviente que me ve”. ¿por qué se llama así? Porque en ese lugar una mujer tuvo un encuentro con Dios. 80 años antes, antes que Isaac naciera, Agar la concubina de su padre se encontró allí con Dios.

Gn 16:13 Entonces llamó el nombre de Jehová que con ella hablaba: Tú eres Dios que ve; porque dijo: ¿No he visto también aquí al que me ve? 14Por lo cual llamó al pozo: Pozo del Viviente-que-me-ve. He aquí está entre Cades y Bered.

Agar ha estado viviendo muchos años con Abram y Sara, los ha escuchado hablar de Dios, siendo ella egipcia acepta que exista un Dios que se llama Jehová, pero sus amos dicen que este Dios es único y es personal. Un día se requieren sus servicios y no es para servir la comida, sino para ser fertilizada por el patriarca y entonces su vida cambia drásticamente. Queda embarazada, se produce una rivalidad entre la consorte oficial, Sara, y la esclava joven y embarazada de su amo, todo un argumento de novela. Ella huye porque no aguanta el destrato de Sara y allí huyendo se encuentra con un ángel en el pozo. ¿Cómo se dio cuenta que era un ángel? Aparentemente el ángel no uso de disimulos, simplemente se presentó en su naturaleza angelical y le da instrucciones precisas de su vida pasada y futura. Agar entiende que hay un Dios diferente, que lo que sus amos decían era verdad y entonces lo nombra de acuerdo a su experiencia, a partir de ahora, Dios será “El viviente que me ve”. Y ese nombre se le asignará al pozo donde ese encuentro se llevó a cabo.

Hay lugares que serán importantes para las generaciones venideras porque en ese lugar tuviste un encuentro con Dios. Son lugares que yo creo que tienen olor a Dios, son ese altar donde te inclinaste, el lugar donde recibiste una palabra… lugares sencillos que se convierte extraordinarios porque Dios es el que te visita. Tengo un puñado de ellos… está ese banco en la primera iglesia Bautista de Rosario, ese lugar en el piso superior de la planta educacional del templo viejo… hace poco Damaris visitó la iglesia Bautista de Cork, Irlanda, desde donde el que fundó nuestra iglesia salió para venir a Argentina. Lugares sencillos, pero trascendentales para los que venimos detrás.

¿Cuál es el mensaje? Hoy tengo que hacer de este lugar sencillo donde estoy, un lugar donde haya olor a Dios. Las generaciones venideras le darán el nombre de nuestras experiencias a aquellos lugares donde nosotros tuvimos un “tet a tet” con Dios. Que tus hijos puedan identificar donde tu orabas, que tu familia pueda apreciar la Biblia sobre la cual llorabas, que queden marcas de nuestros encuentros con Dios en esta tierra… un hombre, una mujer de Dios deja la huella de sus altares en esta tierra, lugares con olor a Dios. Aunque las generaciones que vinieron después no lo cuidaron, cuando Elías tuvo que enfrentar a los profetas falsos busco “el altar de Jehová” que las generaciones anteriores habían levantado… estaba arruinado por el descuido… pero el profeta buscó un lugar con olor a Dios para hacer que el fuego de Dios descendiera sobre esta tierra. Deja un punto de referencia para los que vienen después de ti!!!

Cuando William Booth, fundador del Ejército de Salvación, llegó a los 80 años, estaba ya casi ciego. Su parte favorita de la Biblia era Hechos, y pedía que le leyeran el libro una y otra vez. Cuando en sus últimos días llegó por fin a estar postrado en cama, pedía que le trajeran su Biblia y con sus dedos recorría la desgastada sección que contenía Hechos y murmuraba, “Hazlo otra vez, Señor. Hazlo otra vez”. Años más tarde, ya muerto el General Booth, en la iglesia donde este había recibido la misión para su obra misionera, un hombre estaba arrodillado orando: “Hazlo otra vez, Señor, Hazlo otra vez”.

blog post

Día de reconexión 1693 – Cotizaciones.

las he estimado… (fil 3:7)

Pablo dice que hizo una comparación, realizó una cotización y decidió que Cristo es mejor que todo.

  • Miró hacía atrás: (Fil 3: 4-6) 4Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más: 5circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo; 6 en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible.
  • Miró hacía adelante: (Fil 3: 8-11).. la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, 9y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; 10a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, 11si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos.
  • Cotizó su pasado como basura (vs 8) y el futuro como valioso.

Cualquier persona en su sano juicio hubiera hecho una validación totalmente opuesta porque ponemos nuestra mirada en tener una vida fácil, relajada y complaciente … pero Pablo y los cristianos de todos los tiempos ponen su mirada en otra cosa. Jesús prometió a sus seguidores sufrimiento:

(Jn 15: 18-20) 18Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. 19Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. 20Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.

Si esto está aclarado desde el principio ¿qué es lo que hace inclinar la balanza hacia lo anti natural, hacia una vida complicada, de negación, de lucha? Escuchemos a Pablo:

  • Un Nuevo conocimiento de la persona de Dios: (vs 8) “la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús,”
  • Una relación de intimidad con Jesús: (vs 8-9) “ganar a Cristo, 9 y ser hallado en él,”
  • Vivir por una nueva justicia: (vs9) “no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;”
  • Experimentar una vida que no termina (vs 10) “Conocer el poder de su resurrección”

Para Pablo lo que Cristo ofrecía era tan, pero tan valioso que ni sumando lo que perdía y lo negativo que traía el servicio a Dios, podía palidecer lo que significaba tener una relación con Dios por la fe y lo que Cristo le daba a su vida.

Hoy es un día para revaluar lo que llamamos precioso, la iglesia amante de sus diplomas, de su buen nombre muchas veces olvida que sigue al “varón de dolores, despreciado entre los hombres”. Necesitamos volver abrazar a Cristo aún a costa de nuestras “ganancias”. Cuando hagamos el asiento contable que significa estimar como “perdidas” nuestras “ganancias” estaremos “ganando a Cristo” y perdiéndonos a “nosotros mismos y nuestros gustos”. Abrazas a Cristo cuando te expones a predicar valores del evangelio a costa de la critica, la segregación o el menosprecio. Abrazas a Cristo cuando defiendes el matrimonio heterosexual, monógamo y fiel como base de una familia bendecida. Abrazas a Cristo cuando defiendes la vida en el vientre de cualquier madre, lo quiera la madre o no. Abrazas a Cristo cuando rechazas la ideología de género, cuando denuncias las mafias de la droga, de la trata… abrazas a Cristo. Alguno pensará que esto le puede traer pérdidas… de eso estamos hablando!!! Gana a Cristo para no perder en la vida, aunque traiga pérdidas momentáneas!!!

Te bendigo en tu valuación y deseo que “ganes a Cristo”. Amén.

blog post

Día de reconexión 1692 – Estirando el pescuezo.

y extendiéndome a lo que está delante, (fil 3: 13c)

 

La palabra que aparece como extendiéndome se podría traducir como estirar el pescuezo, la figura que enseguida nos viene a la mente es la del corredor que al momento de cruzar la meta hace un esfuerzo hacía adelante para ganar la carrera. Aunque la acción es la misma habría que sacarle el contexto de competencia, porque nuestra carrera no es para ganarle a nadie, sino es para ganar solamente. Ud y yo no competimos, corremos y tenemos ambos que ganar… porque nunca olvide que la premisa es “hasta que todos lleguemos” (Ef 4:13). Dicho esto, volvamos a la figura. Estoy extendiéndome para llegar, se requiere un esfuerzo para llegar. Ese “estirar el pescuezo” para algunos será levantarse de la conformidad y gestionar su entusiasmo, para otros tendrá que ver con la santidad y desechar una lealtad menor, para aquellos tendrá que ver con predicar o testificar a un grupo de personas… hoy se requiere que hagamos un esfuerzo por llegar.

Notemos que los dos enemigos que tenemos son el conformismo y el pasado, Pablo dice:

13Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,

1.- “No pretendo haberlo ya alcanzado”. A estas alturas Pablo ya es Pablo, es alrededor del 61 DC, el apóstol está prisionero en Roma y ya ha predicado el evangelio en toda Asia menor y todo los que es Europa oriental y ahora está encadenado en la capital del Imperio, medallas suficientes para acomodarse y decir que la misión está cumplida… Sin embargo, hay más de Dios para él. No lo sabemos si lo haya logrado, pero en su corazón está España, quiere llegar a lo ultimo de la tierra. ¿Podré sentirme conforme con lo hecho? De ninguna manera, si este hombre no se conformó, yo no puedo conformarme. Hoy digo: “Todavía no lo he alcanzado”.

2.- “Olvidando ciertamente lo que queda atrás”. El pasado sea bueno o sea malo, debe quedar atrás. Pablo dice que deja atrás sus pergaminos, pero también deja atrás sus penurias. Tantos azotes, tantas persecuciones, tantos afanes podrían haber amilanado a Pablo y que el pensara: “ya estoy viejo para esto”. Pero al igual que Caleb, Pablo dice: “Cual era mi fuerza entonces, así es hoy mi fuerza”. Que nada del pasado nos juegue en contra con la gran labor que tenemos por delante. Ni la belleza de lo vivido, ni lo doloroso de lo sufrido me impedirán este esfuerzo. Aún puedo dar mi mejor fruto, escribir mi mejor libro, predicar mi mejor sermón… admiramos los genios precoces, pero mucha gente dio su mejor legado al final de la carrera. Olvide lo que hizo, déjelo atrás y extiéndase hacia adelante.

Hoy es un día para estirar el pescuezo, extendámonos hacía adelante y como diría el autor de Hebreos (quizás esa epístola fue algo que Pablo, si él la escribió, alcanzó): “corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante puestos los ojos en Jesús el autor y consumador de la fe” He 12.2

Señor, hoy extiendo mi vida hacía este día y haré mi mejor esfuerzo para llegar a la meta. Amén.

blog post

Día de reconexión 1687 – Cañas

Ayer fue un día de entrevista, una de ellas, un hombre que se equivocó feo, pasó la mayor parte del tiempo con el rostro entre las manos, con su cabeza gacha, con su frente apoyada sobre el escritorio… Alguna vez fue alguien con la cabeza en alto, sonriente, pero el pecado, lo quebró. ¿Podrá volver a levantar su frente? Solo si permite que las manos de Dios lo traten con amor…

Is 42:3 No quebrará la caña cascada

¿Cuanto vale una caña? Crecen de a cientos, miles en las cañadas. El crecimiento de un cañaveral es profuso… realmente una caña no vale mucho, menos si la caña está cascada. La estructura de la caña, hueca por dentro la hace flexible pero cuando ha sido presionada y la estructura cede, su tallo se astilla de manera vertical y se aplasta, la caña deja de estar erguida y entonces queda flexionada hacia algún lado. Una caña doblada, no sirve para mucho, por lo general se la quiebra y se la descarta.

Pero el Siervo de Jehová no es como los demás. El toma en sus manos lo que no vale y lo entablilla, y permite que la sanidad rigidice lo que está cascado. Cada caña tiene un valor para nuestro Señor.

Si en esta mañana te sientes aplastado, presionado, violentado por algo o por alguien, si consideras tu valor tan exiguo, si te han dejado de lado como una caña cascada, quiero que entiendas que Jesús no pasa por alto a nada, ni a nadie y una de sus características es que puede sanar lo que nadie ya valora.

Si le permitimos que nos tome en sus manos, vendrá un día en donde volverás a erguirte otra vez… la restauración es posible. La Biblia dice de Él, en otra figura

Ez 34:16 Buscaré la perdida, haré volver la descarriada, vendaré la perniquebrada y fortaleceré la enferma;

Jesús es capaz de restaurar al que viene a El. Hoy vengamos como aquel leproso, quien se acercó fuera de protocolo y le dijo: Si quieres puedes limpiarme. La respuesta de El fue maravillosa: Quiero, Sé limpio. La respuesta fue maravillosa porque fue acompañada por un toque, por primera vez en años, alguien sano lo tocó y la mano del Señor sanó aquella caña cascada y le devolvió lo que había perdido hacía tiempo. Hoy es ese día para tu vida, para tu familia y para tu servicio.

No hay amor como el tuyo, hazlo una vez más, restaura nuestras vidas, que podamos levantarnos en este día por efecto de tu amor y para dar testimonio de el. Amén.