>

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Estábamos volviendo de Cúcuta y entramos a migraciones. Era temprano por lo tanto no había tanto personal y nos metimos en una hilera incorrecta. El guardia nos indico que fuéramos a la fila de al lado, cruzando por el vallado, sin hacer todo el caracol de la fila. Así lo hicimos y cuando nos acomodamos llega un hombre ofuscado y quejándose al aire de que nosotros nos habíamos adelantado. Traté de ignorarlo, pero seguía rezongando y haciéndose el ofendido y entonces le dije que si tenía algún problema hablara con la agente que nos había enviado allá. Y seguía protestando… así que le iba a contestar otra vez, pero como estaba con un pastor amigo, me contuve y me emperré… es decir empecé a caminar despacio. Al final pasamos… pero con el rabillo del ojo miraba donde estaba… cuidando que no me pasara!!!

 

Mt 17:27 Sin embargo, para no ofenderles

 

Jesús tendría el derecho de negarse a pagar el impuesto al templo, él es el Hijo del dueño del templo, sin embargo, dice que lo hará para no ofender a los que recolectan el dinero. Jesús aquí una vez más me pone la vara alta: En ocasiones debo renunciar a mis derechos para no ofender a las personas. 

 

Vivimos en una sociedad que nos alienta a reclamar nuestros derechos, hablamos muchísimo de nuestros derechos, y está bien, no podemos dejar que se pisoteen conquistas sociales que nos costaron mucho conseguir, pero y si alguna vez cediéramos lo que es nuestro derecho por amor a las personas. 

¿Que hubiera pasado si yo le hubiera cedido mi lugar a ese hombre? Después del episodio me fui a sentar esperando el avión. ¿Qué me costaba demorar menos de un minuto y callar al fulano? ¿No hubiera sido una oportunidad de bendecir? Seguramente, pero mi derecho me bloqueó esa posibilidad.

 

Me pasa lo mismo con el auto, no me gusta que me pasen y menos que lo hagan por la izquierda y menos que se den cuenta de un atajo que yo no tomé!!! A veces me encuentro jugando carreras con gente que no conozco… siempre quiero ganar!!!

 

Jesús tenía el derecho pero renunció a el para no ofenderlos. Lo que ellos estaban haciendo, recoger el impuesto del templo, estaba reglamentado en Éxodo y aunque era incorrecto cobrárselo a Jesús, Jesús escoge no ponerse a discutir o quedar como un infractor y resuelve no ofenderlos… Para mí es maravilloso, porque soy capaz de gastar más en el reclamo, pero no pagar lo que no me corresponde. 

Este mes de mayo como iglesia estamos viendo el aspecto del fruto del Espíritu referido a la benignidad. Ser benigno es esa capacidad de no devolver mal por mal, sino ser capaz de devolver con bien al mal recibido.

 

A medida que pasa el tiempo, me resulta un desafío cada vez más atractivo ser menos agresivo en mis reacciones… quiero conquistar esa benignidad que el Espíritu pone a mi disposición con su Presencia en mi vida. Eso es doloroso, hiere mi más profunda humanidad… pero ese es mi esfuerzo para ser como Jesús. 

 

Hoy quiero renunciar a atropellar para abrirme paso con mi derecho y abrazo la benignidad de Jesús. Si en el camino lo piso, perdóneme, estoy tratando de aprender a ser manso como Jesús… no me sale muy bien… pero voy mejorando… algún día aprenderé a renunciar a mi derecho y ser como Él. 

 

 

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2019 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo Gould

Buscar