>

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Hab 3:17 Aunque la higuera no florezca,

ni haya frutos en las vides;

aunque falle la cosecha del olivo,

y los campos no produzcan alimentos;

aunque en el aprisco no haya ovejas,

ni ganado alguno en los establos;

18 aun así, yo me regocijaré en el Señor,

¡me alegraré en Dios, mi libertador!

19 El Señor omnipotente es mi fuerza;

da a mis pies la ligereza de una gacela

y me hace caminar por las alturas.

 

Habacuc tiene razones para estar desalentado, las cosas a nivel nacional no han salido bien en Israel. Habacuc profetizó en Judá durante el reinado de Joaquín. Él escribió acerca de las maldades de Israel y de su inminente derrota en manos de los caldeos. El también describió la pecaminosidad de los conquistadores caldeos y profetizó su caída final. El libro concluye con una oración de fe.

Los Caldeos (Babilonios) ya avanzaban hacia el oeste (1:6), pero aún no habían llegado hasta Judá (3:16). Habacuc se alarma por la aparición de esta nueva y tremenda amenaza. Comprende que el pueblo escogido ha incurrido en pecado, y presiente que vendrá el castigo por mano de los Babilonios.

Pero allí, guiado por el Espíritu Santo, Habacuc lanza un grito de gozo. El dice: Aún así yo me regocijaré en el Señor.

No importa, dice el profeta, que pase externamente… la fuente de mi gozo no son las circunstancias externas.

A menudo atamos nuestro gozo a lo que pase en el exterior. Nuestro animo no debería ser gobernado por situaciones tan cambiantes como el efectivo en el bolsillo, la salud de nuestro cuerpo o la compañía de otras personas. No quiero restarle valor a todo esto pero cuando esas cosas tienen la capacidad de determinar nuestro estado de animo terminan esclavizándonos o como diría Jesús asfixiándonos.

 

Mt 13:22 El que recibió la semilla que cayó entre espinos es el que oye la palabra, pero las preocupaciones de esta vida y el engaño de las riquezas la ahogan, de modo que esta no llega a dar fruto.

 

Habacuc dice: Aún así. Aún cuando todo vaya mal yo me gozaré. ¿Por qué? Porque tengo un Dios y ese Dios me fortalece para vivir una vida sobrenatural, en mis alturas.

Esa es la razón por lo cual la mujer de Job no entiende al patriarca. Ella le pide que maldiga a Dios y se muera, pero Job sentado en medio de tan grande desgracia, camina por las alturas de las circunstancias que lo rodean y dice:

 

Job 2:10 Job le respondió: ―Mujer, hablas como una necia. Si de Dios sabemos recibir lo bueno, ¿no sabremos recibir también lo malo?

 

La psicología a esto lo denomina resiliencia, la biblia lo denomina fe. Habacuc tiene un Dios sobrenatural y es capaz por eso de gozarse en la circunstancia más adversa. Cuando los discípulos gritaban frenéticamente porque la barca se hundía, Jesús se paró y reprendió el viento y habiéndose hecho gran bonanza, se volvió a sus discípulos y les preguntó: ¿Dónde está vuestra fe? (Luc 8:25)

¿Y la tuya? ¿Y la mía? ¿Puede nuestra fe sobreponerse a la adversidad y no comprometer el gozo de nuestro corazón por tener un Dios de amor? La respuesta a esta pregunta te explicará porque muchas veces perdemos la vida abundante que Jesús nos prometió. Tienes Dios por lo tanto soporta las circunstancias, aunque adversas, aún así, diría Habacuc, me alegraré en el Dios de mi Salvación!!!!

 

Hoy es un día para gestionar nuestro gozo e instruir a nuestra alma que nuestra confianza se basa en que tengo un Dios que cuida de mi vida. Esa es mi fe!!! Cuando adolescentes cantábamos una canción que decía: Este gozo que tengo yo, el mundo no me lo dio... y como no me lo dio, no me lo puede quitar!!! Aleluya!!!

 

 

 

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2019 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo Gould

Buscar