>

Dia de reconexión 2296 - Consejos para constructores

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Pv 24:3 Con sabiduría se edifica una casa, y con prudencia se afianza; 4 con conocimiento se llenan las cámaras de todo bien preciado y deseable.

 

Tres virtudes para tener un hogar, firme y prosperado. 

Para la edificación se necesita sabiduría. Ya sabemos que para Salomón el principio de la sabiduría es el temor de Dios.  Cuando nosotros respetamos a Dios logramos que todo lo que se levante sea duradero. Lamentablemente hemos creado una sociedad que ha priorizado lo romántico sobre los criterios divinos. Así el sentimiento se ha vuelto absoluto en las relaciones, los cónyuges priorizan su bienestar, dejando de lado valores tan importantes como abnegación y la renuncia en pro de un bien superior. Por eso lo que se construye es tan berreta y fácilmente reemplazable. 

La prudencia dice el texto afianza la casa. Aquí se está hablando de fundamentos… indudablemente nuestra mente conecta esto con las palabras de Jesús diciendo que el hombre prudente que pone sus cimientos sobre la roca, es aquel que no solo oye sino que obedece lo que Jesús dice. La parábola de Mateo termina afirmando que la casa fundada sobre la roca no caerá. 

El conocimiento llena la casa de amueblamientos necesarios para el confort. Aquí estamos hablando que una casa no es una cascara sino que tiene que tener “bienes” que se adquieren para que los la habiten lo hagan con alegría. Si me preguntan cuáles son los necesarios, sin lugar a dudas, señalaré: El respeto, el dialogo, la verdad, el progreso conjunto, los sueños y la esperanza. Todo esto requiere una profunda labor reflexiva y sesuda. ¿Cómo debo tratar a mi esposa? ¿Cómo puedo propiciar el dialogo? ¿Soy veraz en lo que vivo y lo que muestro? ¿Cómo podemos alcanzar este anhelo que ella tiene? ¿Cómo podemos mantener vivo el proyecto común? Como vemos un hogar no es solo “contigo pan y cebolla”, requiere mucho más. 

Salomón lo que quiere dejar en claro que un hogar requiere materiales de calidad, profundidad y contenido. ¿Dónde están las emociones? Ahí en medio de todo pero no son todo, solo son una parte, importante, pero no determinantes. Hay momentos en la vida donde “no sentimos”, pero para eso está el intelecto y la voluntad, tres que conforman el alma. Sumado a eso se encuentra el espíritu, mi ser profundo, que al  ser creyente tiene la vida de Dios, la persona bendita del Espíritu Santo… Díganme, ¿Cómo ese hogar puede fracasar?  

En un mundo que apuesta al fracaso, al rehuir a lo complicado, que entroniza el bien estar por encima del bien hacer, nosotros seguimos apostando al diseño divino para la familia. Estamos comprometidos a tener familias firmes y prosperadas. Dios nos ayude en esta labor. 

 

Señor necesito sabiduría para establecer los materiales de mi hogar, ayúdame a ser prudente al establecer los cimientos e inteligente en la economía, en la dirección de mi hogar. Quiero que mi hogar esté firme, bendecido, prosperado y en victoria. Amén

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2022 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo Gould

Buscar