Skip to Content

blog post

Día de reconexión 1804 – Boca dulce.

Hace algunos años, fuimos con los niños de la iglesia a un campamento al mar.  Así que, una tarde lluviosa y fría en el mar argentino decidimos a dar paseo en caballo. Un pastor, supongo yo, debe saber de todo, incluso cabalgar… así que me subí a uno de los caballos y empezó la travesía. Soy un chico de ciudad, nunca me había subido a un caballo, pero ¿que tan dificil puede ser? En un determinado momento, quise hacer que el caballo tomara por un camino en medio de un pinar. Lo señale con mi dedo, para que todos me siguieran. Suavemente tire de la rienda hacía donde quería ir y el caballo con fuerza me tiro la cabeza y siguió por su camino. Pensé que quizás había sido muy dubitativo, así que con mayor determinación jale de la rienda y entonces el animal con mayor decisión que la mía, lanzó un resoplido y movió todo su cuerpo, 400 kilos¿???, y no obedecía. Entendí el mensaje: “La próxima te lanzo por el aire”, así que mansamente solté la rienda y el resto de la tarde fuimos por el caballo quizo.

 

Ga 2:2 Fui en obediencia a una revelación,

 

Si Dios descorre los telones del cielo y te muestra su planes lo mínimo que espera es obediencia. Cuando Él nos comparte una palabra mediante Su Palabra, cuando nos imparte una visión espera de nosotros una sola respuesta y es obediencia.

Pablo habla a Agripa de su experiencia en el camino a Damasco y dice:

 

Hch 26:19 Por lo cual, oh rey Agripa, no fui rebelde a la visión celestial,

 

La desobediencia a una revelación es un actitud que se describe como rebelión. La palabra griega es “apeidsés”, imposible de persuadir o contumaz, y es alguien al que no podemos convencer que obedezca. La imagen que se me viene a la mente es aquel animal que como el mulo no podemos hacer andar, que está empacado o peor alguien que va en la dirección contraria a la que se le señala.

Cuantas veces Dios nos jala la rienda y nosotros obstinadamente nos mantenemos en nuestro camino acostumbrado. Somos como aquel caballo que no se dejaba guiar y aún era determinante en no apartarse de su propio camino.

Me encanta como lo expresa la Traducción lenguaje actual:

 

Is 65:2 Siempre he estado dispuesto

a recibir a ese pueblo rebelde,

que va por malos caminos

y sigue sus propios caprichos.

 

El secreto de Pablo fue que cuando Dios jalaba de la rienda el obedecía el cambio de rumbo. Siendo perseguidor de la iglesia, Dios le habla y se convierte en cristiano. Viviendo en Tarso lo busca Bernabé y viene con el a Antioquía. Estando en Antioquía como pastor, Dios lo aparta para las misiones. Estando en Asía como Apóstol, Dios le manda una visión y va a Europa. Teniendo un grupo de iglesias a las que pastorear, el Espíritu lo envía a Roma y aunque sabe que vienen persecución y sufrimiento sigue adelante… Lo que tenía de determinado era a favor de la visión de Dios para su vida. Pablo era alguien que obedecía.

En el campo dicen que un caballo es dulce de boca cuando se trata de un animal delicado y sensible, capaz de captar las mínimas variaciones de orden que recibe de la mano del jinete. El caballo que me había tocado en el mar era de boca dura, el continuo cambio de jinete había hecho que el animal no respondiera al mando de los que tenía encima… ¿Qué tipo de creyente me he vuelto? ¿Boca dulce o dura?

Pablo era boca dulce… fácil de manejar.

 

Hoy Señor quiero ser sensible a tu voz, decir como Samuel habla que tu siervo oye, no dejar caer en tierra ninguna de tus palabras, quiero ser obediente a tu revelación. Amén.

blog post

Día de reconexión 1800 – Tu increíble futuro.

Jer 1:17 »Pero tú, ¡prepárate! Ve y diles todo lo que yo te ordene. No temas ante ellos, pues de lo contrario yo haré que sí les temas.

 

Lo que temes te domina. La orden de Dios para su profeta es que no tema, si él llega a temer esto será prevaleciente en su vida.

El temor ante cualquier circunstancia se puede convertir en un espanto continuo. Hablaba hace unos días con un papá joven que estaba sintiendo preocupación por el bienestar de su familia. Nada raro, es un sentimiento normal que todos aquellos que estrenamos una responsabilidad sentimos y me encargue de hacerle saber que dura toda la vida. Sin embargo, el problema es que la responsabilidad se estaba convirtiendo en una especie de fobia, imaginando desenlaces trágicos y sufriendo arrebatos compulsivos… había perdido la paz. El pánico magnificaba situaciones reales e imaginarias y mi hermano se sentía casi paranoico.

Así que nos sentamos y le compartí mi experiencia, porque me recordé siendo asaltado por la misma sensación. El diablo opera degenerando una sensación absolutamente natural, el deseo de cuidar los nuestros, y al pervertirla y maximizarla, la hace difícil de identificar porque debajo subyace un anhelo legitimo. Lo mismo hace con el sexo, con los apetitos, con el anhelo de progreso, con el deseo de reconocimiento, etc…

Le conté que en esa etapa de la vida, que él estaba viviendo, me sirvió saber la escritura y le enumeré algunos versículos que me han ayudado toda la vida y me han librado de la locura que aguarda un desastre!!!

 

  • Sal 112:7 No temerá recibir malas noticias; su corazón estará firme, confiado en el Señor.
  • Sal 91:1 El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso.
  • Sal 91:5 No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día, 6 ni la peste que acecha en las sombras ni la plaga que destruye a mediodía.
  • Sal 91:9 Ya que has puesto al Señor por tu esperanza, al Altísimo por tu protección, 10 ningún mal habrá de sobrevenirte, ninguna calamidad llegará a tu hogar.
  • Sal 4:8 En paz me acuesto y me duermo, porque solo tú, Señor, me haces vivir confiado.

 

Jeremías está siendo enviado a una misión casi suicida, deberá oponerse a los reyes, al pueblo, deberá dar una palabra valiente ante una sociedad que no quiere recibirla y Dios le dice: No temas, porque si temes vas a tener razones para temer. En otras palabras tu temor, que no es otra cosa que fe en lo que el diablo dice, hará que venga sobre tu vida lo que tanto te espanta. El antídoto como siempre es la fe en lo que Dios dice y Él dice: Dile al justo que le irá bien.

 

Hoy va a ser un día fantástico, lluvioso y todo, será un día maravilloso. Nada vendrá a mi vida que no venga de la mano de Dios. Aún lo doloroso será permitido por un Dios que vela por mí. Confío que Dios, que me ama, cumplirá su propósito en mi y en los míos. Solo puedo esperar lo mejor, porque a los que aman a Dios, todas las cosas ayudan a bien. A mi me va a ir bien porque El tiene planes de bien y no de mal para mi vida. Aleluya!!!

 

Declare creyendo esto y observe como el temor huye despavorido de usted!!! Tienes un futuro increíble!!!

blog post

Día de reconexión 1799 – Ofrece el pescuezo.

“El desafío y el posterior combate entre dos lobos pertenecientes a la misma manada, casi siempre termina con la rendición incondicional de uno de ellos. Con la sumisión el vencido acata el resultado de la lucha y reconoce la superioridad jerárquica del vencedor; lo que provoca en este la inhibición de la agresividad. Pero sin la manifestación expresa de la capitulación y la aceptación de la derrota por parte del subordinado, el dominante terminaría por matarlo. El signo inequívoco de la sumisión es ofrecer el cuello al ganador para posteriormente tender de espaldas en una actitud de sometimiento extremo. En estas circunstancias el lobo vencedor de la lucha jamás morderá al vencido; tan solo levanta satisfecho la cola, muestra sus caninos, camina alrededor del subordinado y orina cerca de él.” (“La vida del Lobo” de Fernando Montes)

 

Is 57:15 Porque lo dice el excelso y sublime,

el que vive para siempre, cuyo nombre es santo:

«Yo habito en un lugar santo y sublime,

pero también con el contrito y humilde de espíritu,

para reanimar el espíritu de los humildes

y alentar el corazón de los quebrantados.

 

Dios es excelso y sublime, sin embargo, está con aquellos que se humillan. La humillación del corazón humano reconociendo su indignidad y su necesidad de Dios atraen la manifestación de su poder.

Hay algo que no se puede plagiar. Podemos impostar la voz, cantar con frenesí, orar con autoridad y llorar como una magdalena y impresionar a medio mundo. Pero hay algo que no podemos hacer sino lo hacemos auténticamente… humillarnos. La humillación requiere la perdida total del control sobre nosotros mismos, es la rendición de todas las prerrogativas propias, es la sumisión ante la voluntad de Dios.

En la antigüedad la humillación de un rey ante otro se hacía de forma dramática arrodillándose y permitiendo que el rey vencedor pusiera su pie sobre el pescuezo del vencido.

 

Jos 10:24 Cuando se los trajeron, Josué convocó a todo el ejército israelita y les ordenó a todos los comandantes que lo habían acompañado: «Acérquense y písenles el cuello a estos reyes». Los comandantes obedecieron al instante.

 

Entonces, Dios está cerca de las personas que le permiten a Él poner el pie sobre su pescuezo. No puede Dios ser cercano a personas desafiantes, que siempre están cuestionando su autoridad, que siempre están protestando sus decisiones, que siempre están franca rebeldía hacia El.

 

Sal 138:6 El Señor es excelso,

pero toma en cuenta a los humildes

y mira de lejos a los orgullosos.

 

Cuando Jesús contó la parábola del fariseo y el publicano (Lucas 18:9-14) resaltó precisamente esto. Mientras el fariseo oraba altivo, el publicano mostraba el pescuezo… la historia concluye que este ultimo descendió perdonado, mientras el altivo “oraba consigo mismo”.

¿Podrá ser que nos cantemos a nosotros? ¿será tal vez que nos oramos a nosotros mismos? Que patético sería, pero es lo que la falta de humillación produce en nosotros. La soberbia nos hace creer que podemos orar guardando rencor hacia nuestro hermano, que podemos ofrendar sin confesar nuestro pecado y seguir adelante sin arrepentirnos efectivamente de él. Es un acto de rebelión, es escupir en el rostro de Dios, pensar que podemos “zafar” de rendirnos y llamarnos cristianos. Cuando Jesús en el Getsemaní dijo: “Mas no se haga mi voluntad sino la tuya”, dejó que el pie del Padre se posará sobre su pescuezo humano.

El habita con el humilde y quebrantado de corazón… Hoy es un día para humillarse, mostrándole el pescuezo y dejando que Él declare Su gobierno sobre nosotros… solo así nos aceptará en Su manada.

 

Señor, tal como soy de pecador, sin más confianza que en tu amor… así estoy hoy… me rindo, me humillo ante ti y descanso en tu misericordia. Amén.

blog post

Día de reconexión 1798 – El pelo al huevo.

Creer en Jesús, predicar el evangelio, despierta numerosas simpatías, pero a la vez genera muchísimo recelo. Hay gente que ha hecho de su vida una cruzada a los fines de molestar a la iglesia. Les molesta que creamos, que nos reunamos, que diezmemos, que oremos, que cantemos, que prediquemos… No exagero cuando digo que le han declarado la guerra a los cristianos y en particular, a los evangélicos.

 

Jos 10:4 Subid a mí y ayudadme, y combatamos a Gabaón; porque ha hecho paz con Josué y con los hijos de Israel.

 

Las alianzas traen paz y traen guerras. Los gabaonitas usando de astucia hicieron alianza con Josué y esto les dio reposo ante el avance conquistador del pueblo de Dios al entrar en la tierra prometida. Sin embargo, esta actitud les atrajo la rivalidad de aquellos que no estaban dispuestos a aceptar que Dios le daba la tierra a los descendientes de Abraham. Así que se confederaron contra Gabaón.

 

Jos 10:5 Y cinco reyes de los amorreos, el rey de Jerusalén, el rey de Hebrón, el rey de Jarmut, el rey de Laquis y el rey de Eglón, se juntaron y subieron, ellos con todos sus ejércitos, y acamparon cerca de Gabaón, y pelearon contra ella.

 

Tu alianza te traerá paz, pero también te traerá guerra. ¿Nunca te pasó? En el trabajo eres blanco de las burlas por ser santo, en el colegio se ríen porque no haces lo malo, tus conocidos te cargan porque ahora no insultas… Ellos no entienden que has hecho las paces con Dios y sin saberlo quizas , te has atraído la antipatía de una inmensa mayoría. Los gabaonitas habían asegurado su futuro pero esto les pareció ofensivo a los demás y por ende le hicieron guerra. La Biblia asegura que por asociarte con Dios tendrás problemas.

 

1 Pe 2:12 manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras.

 

Si, aunque les parezca mentira, hay gente que murmura de la iglesia. Se fijan en que debido a nuestros cultos numerosos producimos molestia, y quizás es verdad, pero muy pocos de ellos, se meten en los barrios a ayudar a los niños, a las familias en condición de vulnerabilidad. Muy pocos reparan que el que hoy le molesta cantando, ayer lo molestaba robando, lo molestaba colgándose de la luz, lo molestaba traficando droga o siendo un comerciante inescrupuloso. Son pocos los que entienden, no ya el beneficio espiritual, sino el beneficio social que es un sub producto del anterior. La iglesia transforma la sociedad y es mucho más que lo que puedo decir de cualquier otra asociación que camine sobre la tierra.

Creo que todavía hay  cosas podríamos hacerlas mejor, pero estoy igualmente convencido que no importa cuanto empeño pongamos en nuestro andar, hay gente que le va a buscar el “pelo al huevo”. No importa cuanto se esfuerce, a la mínima desviación caerán sobre usted… ¿Por qué? Porque hizo la paz con Dios.

Seguramente ante esta reflexión alguien se preguntará si conviene la alianza con Dios si eso nos granjea el odio de tantos. Le dejo a Jesús la respuesta:

 

Mt 5:10 Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos. 11Bienaventurados seréis cuando os insulten y persigan, y digan todo género de mal contra vosotros falsamente, por causa de mí. 12Regocijaos y alegraos, porque vuestra recompensa en los cielos es grande, porque así persiguieron a los profetas que fueron antes que vosotros.

 

Los gabaonitas, cuando fueron atacados, inmediatamente pidieron ayuda a su alianza y Josué vino a cuidar a sus amigos!!! Cuando te ataquen por ser testigo valiente, creyente honrado, hijo de Dios santo… el “Josué” del cielo, Jesús, vendrá a tu auxilio y los que se levantaron contra ti, serán avergonzados.

 

Is 54:17 Ningún arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se alce contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos del SEÑOR, y su justificación viene de mí–declara el SEÑOR.

 

Hoy te deseo paz en todos tus caminos, pero si alguien osara hacerte blanco de su odio porque eres fiel a Dios, entonces oro para que Él guarde tu camino y venga en tu auxilio. Recuerda: tu alianza define tu paz!!! Jesús está a tu favor!!!

blog post

Día de reconexión 1797 – Día sin noche.

2 Co 4:6 Porque Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo.

 

Pablo hace una comparación. Menciona el evento creativo de Dios cuando la oscuridad imperante en la creación fue interrumpida por la orden de Dios mandando la existencia de la luz. Desde entonces la oscuridad nunca más fue hegemónica… ha habido periodos de oscuridad que llamamos noches pero siempre un día le rompe su reinado. Esto se ve claramente en como el pueblo judío cuenta sus días… desde la noche hacía el día.

Pablo dice que como ocurrió en el principio así ocurre en nuestros corazones. Mi vida estaba sumida en la oscuridad pero Dios ordenó que allí, mediante Cristo, resplandeciera la luz. Puede haber momentos de noche en mi vida, pero Dios ha determinado que la gloria de Dios en mi vida disipe las tinieblas.

Nunca más las tinieblas podrán gobernar mi vida… la presencia de Cristo en mí lo asegura.

Esa es la razón de la bendición con la que Aarón debía bendecir al pueblo de Dios:

 

Nm 6: 24 Jehová te bendiga, y te guarde;

25Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia;

26Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz.

 

Lo que se deseaba es que la noche termine en la vida y venga el día de Dios sobre la persona. Un día sin noche.

¿Cuándo termina la noche? Cuando Cristo viene a la vida. Aarón, dice Dios, debe bendecir deseando que Cristo les amanezca en el corazón!!!

Hoy es un día para buscar a Jesús. Las tinieblas no se pueden cernir otra vez sobre nuestras vidas… no podemos permitir que tejan su manto de oscuridad sobre nuestros corazones. No debemos permitir que el temor, que la bajeza, que la depresión, que la mentira arrojen sus velos sobre nosotros…

Algunos quizás admitan que a pesar de estar en Dios, han permitido que las tinieblas avancen sobre sus vidas… Hoy si te arrepientes, te amanecerá un nuevo día… Que nada te haga vivir un segundo más de noche, que te resplandezca Cristo!!!

Deja de abrazar el dolor, el fracaso, la vergüenza, el enojo… eso solo te sume en la oscuridad… Abraza a Jesús y Dios hará resplandecer su rostro sobre ti y vendrá un nuevo día.

Es interesante que la noche y el día depende en la posición que la tierra toma con respecto al sol… Hoy deseo que tu día sea como el de Josué 10

 

13… Y el sol se paró en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse casi un día entero. 14Y no hubo día como aquél, ni antes ni después de él,

 

Que el día que hoy comienza en tu vida se inolvidable, sea un día como ningún otro en tu vida donde el Sol de Justicia resplandezca continuamente en el cielo de tu existencia. Amén.

blog post

Día de Reconexión 1794 – Cortando lo que molesta.

Paul Gascoine fue uno de los jugadores más famosos del mundo. Jugando para el seleccionado ingles en Italia 1990, inició en el Newcastle United y luego jugó en Tottenham, Lazio, Glasgow Rangers, entre otros clubes. Hace poco se viralizó las fotos donde se lo ve con 48 años, totalmente desmejorado, desnudo, alcoholizado, viviendo de la caridad… Si este hombre que tuvo el mundo a sus pies lo perdió todo por una falla en su carácter.

 

Mt 18:7 »¡Ay del mundo por las cosas que hacen pecar a la gente! Inevitable es que sucedan, pero ¡ay del que hace pecar a los demás! 8Si tu mano o tu pie te hace pecar, córtatelo y arrójalo. Más te vale entrar en la vida manco o cojo que ser arrojado al fuego eterno con tus dos manos y tus dos pies. 9Y, si tu ojo te hace pecar, sácatelo y arrójalo. Más te vale entrar tuerto en la vida que con dos ojos ser arrojado al fuego del infierno.

 

Jesús aconseja que seamos radicales y cortemos lo que nos está facilitando el errar. Alguno observará que el consejo es muy extremista… ¿Cortarse la mano? ¿Cortarse el pie? ¿sacarse un ojo? Algunos, por ello, no interpretan literal este pasaje sino que lo usan figurativamente. Sin embargo, créame que hay millones de personas que desearían ser mancos o tuertos pero haber conservado su familia, sus recursos, su honor. No solo Paul Gascoine, sino decenas de millares lamentan no haber sido drásticos en algún momento de su vida.

¿Qué hubiera pasado si te hubieras guardado ese comentario? ¿Y si hubieras cortado Facebook? ¿Y si hubieras dejado de wasapear con esa persona? ¿Qué hubiera pasado si te contentabas con tus ingresos? ¿No te hubieras ahorrado ese malentendido, esa pelea social, esa infidelidad o esa hipoteca?

Como verán Jesús no era exagerado, existen cosas que hay que cortar a los fines de no vivir un infierno.

Así que hoy es un día para cortarse la lengua o el brazo o sacarse los ojos y sino nos animamos, entonces ahorrémonos el comentario, dejemos de hacer lo malo o de mirar lo que no nos conviene. No tiene sentido meternos en líos, perder todo por una acción, comentario, pensamiento fuera de lugar.

Hace poco veía un noticiero donde un hombre que había protagonizado una desgracia alcoholizado decía sollozando: Si tan solo hubiera frenado. No, si tan solo no hubiera tomado!!! Dejemos de culpar a la mala suerte, a la mala disposición de otros, a nuestra impericia… nuestro problema es que deberíamos haber cortado radicalmente algo y no quisimos hacerlo.

Jesús sabía lo que decía, es mejor no tomar una copa de vino que estar alcoholizado, es mejor pasar por maleducado que abonar la tierra para una semilla de la infidelidad, es mejor morderse la lengua que decir cosas de las cuales nos vamos a arrepentir.

Ayer una persona me contaba que estaba en una fila, mirando su celular y de pronto escucha una voz conocida… al lado de ella pasaron, sin verla, dos personas hablando mal de una tercera sin censura, en voz alta… les hubiera sido mejor cortarse la lengua!!!

 

Que Dios nos de el valor de sacar de nuestra vida aquello que nos puede abrir las puertas del infierno!!! Escojamos la vida!!!

blog post

Día de reconexión 1793 – Expectativa de gozo.

Anoche fue atípica. Normalmente no acabo de apoyar la cabeza en la almohada que me quedo profundamente dormido pero anoche, como diría Job, “el sueño huía de mí”. De pronto una oleada de tristeza se vino sobre mí, cosas propias, situaciones de los hermanos, cosas que no le encuentro la vuelta, pensamientos de horror… en fin, una catarata de cosas que no tengo dudas que aunque no todo se originaba en el infierno, por lo menos desde allí me lo aventaban. Difícilmente me pude dormir y esto a fuerza de declarar palabra, pelear en la oscuridad de la pieza con el “mal bicho” que estaba destacado para molestarme, hasta que al final me dormí. Esta mañana me levante con la sensación de haber peleado y medio dormido abrí la Biblia allí en este pasaje que alguna vez me regalara Ester, una anciana de la iglesia:

 

Job 8:21Pondrá de nuevo risas en tu boca,

y gritos de alegría en tus labios.

 

Si, lo que el diablo no puede nunca lograr es que perdamos la expectativa de lo mejor por delante de nosotros. Viene un tiempo mejor. No importa por lo que estemos pasando, Dios ha atado nuestra esperanza a algo mejor para nosotros. Si estamos tentados esperamos victoria, si hemos caído esperamos perdón. Si estamos mal económicamente esperamos un milagro, si estamos en la ruina esperamos prosperidad. Si estamos enfermos esperamos sanidad y si estamos muriendo, vida eterna. No hay manera de derrotar al corazón que cree. Dios se ha encargado en la palabra de sembrar una expectativa feliz para el creyentes.

 

Sal 118:15 Gritos de júbilo y victoria

resuenan en las casas de los justos:

«¡La diestra del Señor realiza proezas!

16¡La diestra del Señor es exaltada!

¡La diestra del Señor realiza proezas!

 

Miremos la Biblia, tres jóvenes están amenazados para entrar en el horno… entonces el rey les dice: Si me adoran serán librados. Ellos entonces le dicen valientemente: (Dn 3:17-18) Si se nos arroja al horno en llamas, el Dios al que servimos puede librarnos del horno y de las manos de Su Majestad. Pero, aun si nuestro Dios no lo hace así, sepa usted que no honraremos a sus dioses ni adoraremos a su estatua.

De todas maneras, ante cualquier circunstancias, el creyente confía y espera algo mejor. La experiencia de los tres jóvenes, un cuarto hombre caminando con ellos en medio del fuego, no hace más que reforzar el punto: Viene algo mejor para mi vida.

No sé que momento estés pasando hoy, toma aliento en esta palabra, léela en tu próxima vigilia o cuando te tiraron un balde de agua fría de problemas… Dios aún llenará nuestra boca de risa y nuestra lengua de alabanza. Amén, si lo creo!!!

blog post

Día de reconexión 1792 – Como un niño.

Ayer nos visitó Pía, la hija de los pastores Cesar y Sabrina. Así que me puse a mirar con ella todas las versiones disponibles de “Los tres cerditos y el lobo”, lo vimos hasta en NVI y RV1960!!!! Y cada vez que se repetía la misma historia, una y otra vez ella se volteaba y me miraba con esos ojos “pestañudos” como diciéndome: Qué emoción, que interesante!!! Ella iba relatando premisas a medida que la historia se desenvolvía, por ejemplo: “no hay que ir al bosque” (Porque lo mezcla con Caperucita); “que el lobo es malo”, “que hay que hacer la casa de piedra”, “que cuidado con la chimenea”, “que Jesús le pega un palo al lobo” (algunas cosas se le cruzan). Lo mismo repitió en todos los veinte y pico de videos del mismo tema que vimos. Cuando la miraba me recordaba aquella frase de Jesús:

Mt 18:2 Él llamó a un niño y lo puso en medio de ellos. 3 Entonces dijo: ―Les aseguro que a menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entrarán en el reino de los cielos. 4 Por tanto, el que se humilla como este niño será el más grande en el reino de los cielos.

Debo volverme como un niño. Debería tener un corazón abierto a la sorpresa, a la candidez y a la expectativa continua. Cada día debería encontrarme esperando sorprendido lo que Dios ha preparado para mí, de la misma manera que Pía miraba por enésima vez el mismo dibujito. Debería tener, como ella, una lectura espiritual de lo que la vida me trae. Y no debería nunca olvidar  que hay caminos que parecen rectos pero su final es de muerte, como el del bosque.
Qué bueno sería saber que no importa lo que pase, todo va a estar bien, porque un abrazo te hace olvidar el dolor!
Ser niño es ser inocente y confiado, es animarse a pasar del llanto a la risa solo con un beso y que una promesa sea suficiente para quedarme tranquilo con respecto a que aquello que espero, sin duda vendrá, porque fiel es el que prometió.
En definitiva se espera de mí que abandone la preocupación, la desconfianza, el pensamiento negativo, que deje atrás el enojo crónico y la amargura continua.
Hoy al finalizar la reunión miré hacia un costado y ahí estaba Pía, la había traído a su madre para darme un beso… conectar con un niño es tan dulce, es tan puro su amor… la miré y sentí al Espíritu otra vez, diciéndome: “Tienes que ser como ella”.

Señor, hoy quiero subirme en tus brazos, quiero en mi adoración besarte con un beso puro y descansar que lo que traes a mi vida, no importa lo que sea, va a estar bien. Hoy me aventuro a este nuevo día con la mas alta expectativa, hoy va a ser fabuloso!!!

blog post

Día de reconexión 1787 – Protegiendo la bendición.

Gn 24:1 Abraham estaba ya entrado en años, y el Señor lo había bendecido en todo.

 

Que buena declaración: “El Señor lo había bendecido en todo.” Sea cual sea el área de la vida del patriarca que viéramos, esa área estaba bendecida. Sin embargo, Abraham velaba sobre la bendición y es por eso que toma medidas para que la bendición se mantenga. Por eso el capitulo 24 nos relata como el padre de la fe encomienda a un siervo que le consiga una novia para su hijo. Eliezer, tal el nombre del siervo, es encomendado a buscar entre los parientes de Abraham para Isaac. Isaac no va tener una esposa cananea, sino que tendrá una esposa que no ponga en riesgo el camino transitado.

La bendición fue la razón por la que Abraham salió y camino durante todos estos años y ahora a los 140 años la va a asegurar.

Ser bendecido es maravilloso pero debemos asegurar la bendición. La bendición se asegura no permitiendo que nada la pervierta. ¿Qué puede ser ese algo?

  • Retroceder en el camino andado. Abraham le dijo a su siervo: 6―¡De ninguna manera debes llevar a mi hijo hasta allá! —le replicó Abraham—.
  • Mezclar la bendición con algo que no comparte su misma naturaleza. 3 … júrame por el Señor, el Dios del cielo y de la tierra, que no tomarás de esta tierra de Canaán, donde yo habito, una mujer para mi hijo 4 Isaac, sino que irás a mi tierra, donde vive mi familia, y de allí le escogerás una esposa.

Lo que Dios te ha dado tiene que ser protegido. Esa es la razón por la que José y María tomaron al niño y lo llevaron a Egipto, porque lo que Dios te ha dado debe ser protegido.

Si Dios nos ha bendecido no podemos retroceder en las decisiones de santidad, de servicio, de entrega… Hace algunos días recibí el audio de una niña de nuestro colegio que cantaba: “He decidido servir a Cristo, no vuelvo atrás, no vuelvo atrás.” Que nada nos haga retroceder. No hemos caminado tanto para ahora volver atrás en nuestras decisiones.

Si Dios nos ha bendecido no podemos mezclarnos con algo que no comparte nuestra naturaleza, no podemos asociarnos con principios anti Dios, humanistas, exitistas o materialistas. No podemos unirnos en yugo desigual con los infieles. Porque si eso pasa se diluirá la simiente que Dios nos ha puesto y seremos licuados en el sistema.

Esa es la razón porque Jesús no se arrodillo ni ante la necesidad, ni ante la popularidad, ni ante el poder… cada vez que el diablo quiso pervertirlo el defendió la bendición a ultranza.

Hoy es un día para que, como Abraham, no permitamos que nada pervierta nuestra bendición, debemos actuar anticipadamente. El patriarca se anticipo antes que la necesidad, la soledad o el dolor en la vida de Isaac lo llevaran a caer en los brazos equivocados. Anticipa lo que puede apartarte de la sincera fidelidad y resuelve no retroceder, ni mezclarte con nada que ponga en riesgo lo maravilloso que Dios te ha regalado. Vigila lo que Dios te ha confiado.

blog post

Día de reconexión 1785 – La visita.

Gn18:14 ¿Acaso hay algo imposible para el Señor? El año que viene volveré a visitarte en esta fecha, y para entonces Sara habrá tenido un hijo.

 

Acá una promesa que no tenemos dudas que se debe haber cumplido, porque lo más difícil se cumplió. Sara fue mamá a los noventa, seguramente la visita del Señor se concretó. Lo que me sorprende es que la escritura no registra que Dios visitara a Abraham y a Sara a los tres meses de vida de Isaac. ¿Por qué el silencio? Tal vez porque no solemos detectar a Dios cuando nos encontramos bendecidos.

En la anterior visita la expectación de recibir un milagro hizo que Abraham estuviera atento a la llegada de los visitantes.

 

Gn 18:2 Abraham alzó la vista, y vio a tres hombres de pie cerca de él. Al verlos, corrió desde la entrada de la carpa a saludarlos. Inclinándose hasta el suelo, 3 dijo: ―Mi señor, si este servidor suyo cuenta con su favor, le ruego que no me pase de largo.

 

Sin embargo, cuando el niño nació se robó la atención. Podemos imaginar que Abraham no esta esperando la llegada de la nueva visita en la puerta de la carpa, sino que está adentro, disfrutando de la bendición de ser padre a los 100 años de vida.

Alguno puede observar que esto es solo una especulación, si, pero me llama la atención el silencio bíblico a la segunda visita. ¿Habrá Dios llegado a la puerta de la tienda y se habrá alejado sin ser percibido? ¿El milagro recibido habrá hecho pasar a Dios desapercibido? ¿Qué habrá traído como regalo Dios en aquella visita?

Hubo un día, casi diez, doce años después, que Dios se cansó y le pidió a Abraham que le lleve la bendición al monte para aclarar las cosas… Dios pondría en orden las prioridades en el corazón de su patriarca. Si Abraham lo había dejado de recibir entonces ahora debía venir a una entrevista con el Dador de la bendición. Fue allí donde Abraham entendió la magnitud de su error y mediante su obediencia recompuso la relación.

Cuando medito en los milagros maravillosos que hemos recibido de Dios suelo considerarme súper bendecido. En los últimos tiempos hemos adelantado como nunca en nuestra iglesia de 72 años, sin embargo no puedo permitir que la bendición me hagan perder la expectación del Bendito.

Dios hoy me puede visitar, por eso debería asomarme a la puerta de mi tienda pensando que quizás hoy El venga, debería estar expectante en este medio día de mi vida sabiendo que quizás hoy venga a alegrarse conmigo de todo lo que me ha favorecido y tal vez a contarme otras cosas que tiene para nosotros. Nosotros somos “los que aman su venida”.

Señor, Que la bendición recibida no me haga perder la expectativa de una nueva visita tuya para mi vida. Hoy te espero, Dios mi vida!!!