Skip to Content

blog post

Día de reconexión 1844 – Power del cielo.

Col 1:29 para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí.

 

Pablo esta describiendo su manera de trabajar para Dios, “Luchando según la potencia de Él”. No hay manera de servir a Dios sino es en sus fuerzas… esta mañana estoy como dirían los madrileños: “como si me hubiera pasado un tren de mercancías”… me siento muy cansado. Es lo que hablábamos ayer… la sumatoria de situaciones produce un peso agobiante. Debido a esto el Espíritu quiere que reparé en este texto, no se trata de mis fuerzas sino del “power” de Dios. Necesito Power del Cielo.

Todos los creyentes tenemos a nuestra disposición el poder de Dios.

 

Ro 8:11 Pero si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el mismo que resucitó a Cristo Jesús de entre los muertos, también dará vida a vuestros cuerpos mortales por medio de su Espíritu que habita en vosotros.

 

Siendo esto así… ¿por qué me siento sin octanaje? Porque uno puede tener el poder de Dios pero no permitir a Dios obrar en uno. Notemos que Pablo dice: “la cual actúa poderosamente en mí”.

El poder de Dios está a nuestra disposición, pero en vez de orar nos preocupamos. En vez de reprender la tempestad, nos dedicamos a gritarle a Dios que se despierte. En vez de multiplicar los panes y peces, nos ponemos a sacar cuentas cuanta plata necesitaríamos y a declarar que no tenemos nada. En vez de creer en su palabra, organizo un velorio para llorar mi pena. ¿Exagerado? Recuerde los apóstoles arriba de la barca, los mismos apóstoles en Betsaida o de Marta y María recriminando a Jesús por su ausencia…

La mayoría de las veces mi mente camina, lucha y se esfuerza tanto que termino agotado, en un día he vivido millones de vidas, el afán y la ansiedad me devora!!! Pablo dice: Tengo el poder de Dios y lo dejo actuar en mí. ¿Cómo se logra?

 

Mt 11:28 »Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. 29 Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. 30 Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana».

 

Aunque parezca absurdo, se llega a la plena potencia de Dios en nosotros deponiendo nuestras armas y dejando que El haga en nosotros su voluntad. Me sorprende este: “Aprended de mi”… solo cuando mansamente nos sometemos a Dios es cuando habilitamos su potencia a nuestro favor y en nosotros. Así hizo Jesús… El podía orar y que su Padre le enviara legiones de ángeles, pero en vez de eso optó por orar que no se haga su voluntad sino la de Dios. Es la vida sometida la que hace que “El actúe poderosamente en nosotros”. Cuando estamos quebrados es cuando mayor posibilidad tenemos de ver Su poder en nosotros, así lo declaraba Pablo: “Cuando soy débil entonces soy fuerte”.

Hoy es un día para creer que todo Su poder está en mí, pero además es un día para someternos bajo “la poderosa mano de Dios para que El nos exalte cuando fuere tiempo, echando toda nuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de nosotros” (1 Pe 5:6)

Como diría el viejo himno: “Has lo que quieras de mi Señor, Tu el alfarero, yo el barro soy, dócil y humilde, anhelo ser. Cúmplase siempre en mi tu querer.” Amén.

blog post

Día de reconexión 1843 – Carga pastoral.

2 Co 11:28 …y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias. 29¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno?

 

Pablo enumera una serie de situaciones de sufrimientos particulares y termina agregando que todos los días tiene una preocupación que se agrega y es la preocupación por todas las iglesias.

Estoy en estos días pensando en la carga pastoral. Entiendo que muchos que leen esto no son pastores pero la gran mayoría tenemos pastores. Si no tiene un pastor, Ud no tiene iglesia y si sigue estos devocionales sabrá que le voy a desear “Que tenga iglesia”.

Hay una carga en el alma del pastor y es debido a ese organismo vivo que Jesús creo que llamó iglesia. ¿Por qué carga? Hace unos días me festejaron el cumpleaños y colgaron unos cordeles con diferentes fotos mías. Al recorrerlas me vi en diversos momentos de mi vida y cuando llegue a una en particular mi corazón se quebró. Es la foto de Patry y yo con un matrimonio de la iglesia. El hombre ya partió a la presencia del Señor y ahí, sin decir nada, pensé en su esposa, en sus hijos, en lo lindo que mi hermano estuviera allí, en lo que lo extraño, en todo lo que servimos, en todo lo que podríamos seguir sirviendo… cosas de pastor. A todos nos pasa – dirá uno, seguramente, pero multiplíquelo por esa sensación de encontrarte con alguien que Dios te dijo una palabra de victoria y encontrarlo derrotado. Imagine saber de alguien que se divorcia y usted le ha invertido años de oración, de consejo, ha ministrado a sus hijos y hasta algunos los ha bendecido en el altar matrimonial!!!

Créame, si alguien es pastor, hay una carga que se vuelve muchas veces agobiante. Haga otra cosa, dirá alguno. No puedo… amo a la iglesia, amo ver la gente ser salvada, ser sanada. Amo ver la vida de la gente transformada, los matrimonios restaurados, las familias reunidas. Amo ver la gente saliendo de la depresión, de la adicción, de la delincuencia. Me conmueve ver a los hombres volverse sacerdotes de su hogar, las mujeres convertirse en pilares de su casas, guerreras de Dios. Me lleno de alegría ver a los niños, los jovencitos adorar a Dios, orar por milagros, ver como crecen en el liderazgo… sentirlos mis pollitos, me llena de orgullo verlos predicar, evangelizar, ser conmovidos por el Espíritu Santo!!! Amo que cada domingo algunos niños me vengan a abrazar, bendecirlos, casarlos, presentar luego sus hijos… No podría vivir sin esto…

Si, los pastores somos medios bipolares… sufrimos por la iglesia y la amamos, quizás solo son dos caras de la misma moneda… no se puede sufrir por algo, sino se lo ama.

Pablo dijo algo profundo cuando dijo:

 

Col 1:24 Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia; 25de la cual fui hecho ministro, según la administración de Dios que me fue dada para con vosotros, para que anuncie cumplidamente la palabra de Dios,

 

Pablo, alojado en una cárcel por predicar, veía en su sufrimiento parte del sufrimiento de Cristo por la iglesia. No es un sacrificio redentivo… lo que Jesús hizo en la cruz fue completo, es un sufrimiento participativo… participo con Cristo por el precio en sufrimiento que se requiere pagar por servir a Dios.

Hoy es un día para mi, de agradecer… el privilegio de la carga… la iglesia me importa y mucho. Tal vez para usted… es un día para agradecer que alguien este orando esta mañana por su vida. Y si no conoce, no tiene o si como dice el tango “Se adivina con mirarte, que no te han querido bien”, orar para que Dios le de un pastor “conforme a su corazón”.

 

Te agradezco Señor por Tito Valverde, por Calixto Balocco, por Orfilio Godoy, por Gustavo Schneir, pastores de mi niñez, adolescencia y juventud y por cada pastor que, directa o indirectamente, ora por mí y se preocupa aún hoy por mi vida. Gracias… ayúdame a llevar la carga de tu obra en mí.

blog post

Día de reconexión 1841 – Ídolos

Cuando los chicos eran chicos fuimos a Inglaterra. Yo había averiguado que en Londres estaba la Trinity Church y que esta iglesia anglicana estaba en un mover espiritual con el tema de los Alpha Group. Asi que hice coincidir nuestra estancia con un domingo porque quería ir a la iglesia. Ese día fuimos a dirección y entramos en una iglesia estilo gotico o algo así, repleta de vitroux, con imágenes y escenas bíblicas y nos sentamos entre la multitud… la liturgia era bastante similar a la nuestra, pero Ezequiel, con sus ocho añitos, estaba preocupado. Viendo todos esos ventanales tan coloridos y llenos de imágenes de personajes bíblicos… nos miró y nos dijo: ¿Están seguro que estamos en la iglesia correcta?

 

1 Jn 5:21 Queridos hijos, apártense de los ídolos.

 

A todas luces pareciera que este pasaje no se aplica para mí. Soy evangélico, los evangélicos no tenemos imágenes. Tenemos una larga tradición de oposición a la veneración de imágenes y con razón, sostenemos que Solo Dios merece Gloria. Nuestros templos tienen sus paredes limpias y a lo máximo pueden tener como el templo de mi niñez una cruz desnuda (sin el Cristo colgado) en su frente.

Se pago un precio para ello… nuestra aversión a arrodillarnos delante de estatuas hizo pensar que éramos gente incrédula!!! Cuando entré en la secundaria, Alcides, un compañero de curso me decía que a él le habían dicho que teníamos en el templo una imagen de la virgen y que la escupíamos cuando entrabamos a nuestros cultos!!! Esa era el concepto que tenían de nosotros y nuestra relación con las imágenes!!!

Evidentemente pareciera que esto no se nos aplica… pero un momento… un ídolo es todo aquello que le quita a Dios la Gloria que merece. Si esto es así… quiero que nos hagamos una evaluación de idolatría.

1.- Si Dios merece la Gloria… ¿Por qué me inquieta tanto la desaprobación que a veces se cosecha por agradarle a Él?

2.- ¿Por qué mi animo cambia de acuerdo a lo que hay en mi bolsillo?

3.- ¿Hay algo que Dios me pide y no lo estoy haciendo por temor?

4.- ¿Quién se lleva mis pensamientos, suspiros y anhelos?

5.- ¿Recorro mil kilómetros por ver a un ministro cristiano… pero me cuesta ir a mi pieza a estudiar la palabra?

6.- ¿Quiero que me oren pero no quiero orar?

 

Hijitos – dijo Juan – Guardaos de los ídolos!!!

 

  • El otro día un hermano muy querido, metió la mano en un bolsillo y sacó el dinero mientras exclamaba: Ay Dios mío, Dios mío!!!
  • Un Joven delante de mí se dio vuelta al paso de una muchacha y exclamó: Madre de Dios que linda que sos!!! (Traducción de la vulgata o de la vulgar para el devocional)
  • Un hombre se para delante de la vidriera de una lotería con un papelito en la mano y dice mientras revisa los números: Dios mío que se me de.
  • Un creyente sentado en la terraza de una casa, recibe una visión y una orden divina pero se resiste a cumplirla porque lo prohíbe su religión.

 

Ejemplos y Juan dice: Guárdate de los ídolos… de los de yeso, pero también de los papel, de los de carne, de los religiosos… nada que le robe la adoración a Dios puede hallar lugar en nuestra vida. Hoy muchos celebraran Halloween y nosotros nos manifestaremos en contra de esta culturización pagana… y esta bien. Pero también es una culturización pagana dejar que el dinero reemplace a la fe, que el aplauso humano reemplace a la determinación espiritual y que los afectos de carne y sangre detengan la obediencia a Dios. Hijitos míos, dijo Juan, guardaos de los ídolos!!

blog post

Día de reconexión 1840 – El ancho de espadas.

Cuando joven leí un libro que daba consejos para tener un tiempo devocional con Dios. En ese libro Tim La Haye, el autor, aconsejaba leer todos los días durante una semana 1 Juan y extraer mandamientos, promesas, verdades. Fue así que durante mucho tiempo he leído esta carta de cinco capítulos, hoy estoy nuevamente allí.

 

1 Jn 5:4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y ésta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.

 

Juan en los capítulos anteriores se encargó de definir lo que englobaba en la palabra “mundo”.

 

1 Jn 2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 16Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 17Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

 

Mundo entonces es un sistema anti Dios que podemos identificar fácilmente porque despierta “los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida.” Allí están todas esas pulsiones que Pedro dice que “batallan contra el alma” (1 Pe 2:11) y Pablo agrega “para que no hagáis como quisieras” (Ga 5:17). La misión del mundo es atraer y desviar el corazón de los hombres de Dios.

Sin embargo, Juan dice que lo que “es nacido de Dios vence al mundo”. No importa cuan fuerte traccione la carne, no importa cuanto dilate las pupilas lo que ofrece el diablo, ni tampoco cuanto humo quiera vender la vanagloria… el silbo apacible y delicado del Espíritu en mí es mucho más fuerte y lo que “es nacido de Dios vence al mundo.”

Una vez estaba jugando al truco y me tocaron dos cuatros y el ancho de espada. A todas luces la mano estaba perdida, entonces el otro jugó un cuatro y entendí que si jugaba bien la mano ganaba la partida. Emparde o emparejé el cuatro y grité: Truco. Mi oponente respondió: Quiero retruco y yo le eché el Vale cuatro. Resumen gané, cuando miré las cartas de mi oponente, el tenía aparentemente más, pero yo tenía la carta mayor, solo tenía que saber jugarla.

En mi está el ancho de espadas, tengo a Cristo en mi vida… Necesito sabiduría para ganar esta mano… porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo. Todos quieren que nos vayamos al maso, la gente nos aconseja que arriemos las banderas. Te dicen más vale perder un punto, que tres… no señor, yo esta mano la juego con sabiduría y la ganó, porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo.

Si está palabra pudiéramos tenerla presente cuando la prepotencia de la injusticia nos calienta la cara de bronca, cuando el pensamiento de un atajo nos nubla el pensamiento, cuando un deseo intenso enajena la mente, cuando  parece que hay una sola opción… Lo que está en mí vence al mundo.

Mi fe hace la diferencia. Mi fe en Cristo activa el mundo espiritual a mi favor… puedo sanar, liberar, multiplicar, reprender, apagar, guiar, transustanciar, cerrar, abrir, ocultar, revelar, negarme, orar, ayunar, alabar, confesar, reírme, soñar, bendecir, abrazar… estoy lleno de recursos. Jesús dijo: Mayores cosas que las que yo hago vosotros haréis. En eso andamos.

 

Hoy es un día para repetirlo a Almafuerte: “No te des por vencido, ni aún vencido. No te sientas esclavo, ni aún esclavo. Trémulo de pavor, piénsate bravo y arremete feroz, ya mal herido.” Nuestra fe vence al mundo!!!

blog post

Día de reconexión 1839 – Espíritu “fifi”

Hch 8:1 Y Saulo consentía en su muerte. En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles. 2Y hombres piadosos llevaron a enterrar a Esteban, e hicieron gran llanto sobre él. 3Y Saulo asolaba la iglesia, y entrando casa por casa, arrastraba a hombres y a mujeres, y los entregaba en la cárcel.

 

En aquel tiempo el problema que tenía la iglesia era un poco más preocupantes que los de hoy en día. Los hermanos no les preocupaba llegar con el dinero a fin de mes, estaban más bien interesados en llegar ellos a fin de mes. Su dilema no era un orden de culto, era donde tener cultos sin ser cazados. Los líderes no eran reconocidos, eran perseguidos. Sus enemigos no atacaban con pluma y papel, pateaban puertas y arrestaban a creyentes.

Sin lugar a dudas los tiempos han cambiado y eso nos ha vuelto demasiado “fifi”. En Argentina ese termino significa alguien remilgado, quisquilloso, cuando alguien es muy puntilloso, solemos llamarlos “Fifi”. Trato de no ser y no permitir el comportamiento “fifi”… siempre me imagino al apóstol Pablo mirando nuestras iglesias y nuestras “amarguras”… porque cantamos una octava más arriba. Que alguien le hace la cruz a alguien porque tiene un comportamiento inmaduro… o que hacemos un juicio de valores solo por la postura al adorar. El otro día me equivoque de grupo de whatsup y mande uno de connotaciones políticas… en respuesta alguien, un hermano, puso unas caritas y a renglón seguido se dio de baja del grupo. Ups!!! Perdón!!! Se ve que pise una simpatía política, admito que me equivoqué de grupo, pero ¿vale la pena dejar una comunión por una imprudencia de alguien?

Esta semana tendré que llamarlo… pero ¿es para tanto?

Marcos Vidal cantaba:

Antes tenian todo en común y oraban en la noche.
Hoy compiten por saber quién tiene
mejor casa y mejor coche.
Antes morian abrazados en la arena del circo romano,
hoy discuten si al orar hay que alzar o no las manos.

La iglesia “fifi” se ofende rápido, se cansa fácil, tira la toalla antes de empezar a pelear y hace tregua antes que le disparen un tiro.

Aquella iglesia era aguerrida, era abnegada, era desprendida, tenía un sentido de trascendencia mayor, los grandes problemas que se cernían sobre ellos no le daban tiempo para fijarse en pequeñas diferencias y el vivir en continua hipótesis de martirio los hacía mucho más esenciales… sin tanta historia. Su comunión era más vital, menos superficial.

En este día renuncio al espíritu de “Fifi” si lo hubiera, esa manifestación demoniaca que centra todo en mi gusto, en lo que me hacen y en mi visión de las cosas. Además declaro que Cristo sigue siendo el centro de la iglesia y que a medida que el Espíritu nos lleve a la madurez, podré apreciar lo valioso en los otros y seré capaz de ayudar al otro a avanzar en su camino de ser como Cristo.

Hoy quiero volver a lo esencial…

 

1 Jn 4:19 Nosotros amamos a nuestros hermanos porque Dios nos amó primero. 20Si decimos que amamos a Dios, y al mismo tiempo nos odiamos unos a otros, somos unos mentirosos. Porque si no amamos al hermano, a quien podemos ver, mucho menos podemos amar a Dios, a quien no podemos ver. 21Y Jesucristo nos dio este mandamiento: «¡Amen a Dios, y ámense unos a otros!»

blog post

Día de Reconexión 1836 – Hambre

¿No le pasa que a veces tiene hambre de algo especifico? No es hambre en general, usted desea comer algo determinado. A mi me pasó el otro día, quería comer una comida especifica y anduve con eso unos días, hasta que se dio la oportunidad y me senté a comerla. Guau!!! Que rico!!! Sin embargo, después de sacarme ese antojo, pasará un buen tiempo hasta que vuelva a comer ese plato. Pero, ¿que pasaría si tuviera un antojo permanente?, eso me obligaría a negarme a comer otra cosa, a que mi único plato sea el de mi preferencia. De eso me está hablando Dios.

 

Mt 5:6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

 

Anoche Patricia predicaba de este versículo y el Espíritu Santo me decía: Me quiero volver tu único plato.

Jesús dice que somos felices cuando nuestro único deseo y anhelo es la justicia… algunos al leer esto piensan en la justicia como valor y anhelan un mundo más justo, más equitativo, sin tanta violencia, en donde dejemos de llamar a lo malo bueno… en fin, más justo. Sin embargo, anoche sentía fuertemente que lo que Dios quiere es que El se vuelva mi única opción.

Jesús dijo que soy feliz cuando tengo hambre de El y de sus decisiones e iniciativas para mi vida. “Señor, tengo hambre de hacer lo bueno”, “Señor, tengo hambre y sed de adorarte”, “Señor, tengo hambre y sed de pensar como vos”, “Señor, tengo hambre de tener, de estar, en más intimidad contigo”… esas fueron mis oraciones cuando llego el tiempo de la ministración…

Ese deseo espiritual me hace feliz, porque cuando deseo eso, Dios adereza una mesa delante de mí y me satisface.

Así que hoy pienso comer Dios, si!!! Comeré sus planes, que son de bien y no de mal para mi vida. Me tomaré el agua de su Espíritu, esa que hace que no vuelva a tener sed jamás. Me serviré de su gozo, me recrearé en sus dichos y luego de postre me serviré de su amor eterno, ese que día a día prolonga su misericordia sobre mí.

Uno de mis pastores, cuando comemos pizza, parece un chico, le saca el morrón, le quita la cebolla, saca la aceituna… verlo comer una porción de pizza es verlo hacer una autopsia antes de pegarle un bocado… yo lo cargo, porque es delicado, muy “tiquismiquis”, como dirían por Latinoamérica. A veces cuando nos sentamos a comer de Dios somos de igual manera así, selectivos, solo nos gusta algo de Dios… pero yo quiero comer todo de Dios, quiero tener hambre de sus justos juicios, quiero servirme todo su consejo, no quiero otra cosa que su voluntad. Jesús arrodillado en el Getsemani tuvo hambre y sed de justicia cuando dijo: “Padre, si es posible pasa de mi esta copa, pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que tu.” Así, quiero tener hambre de Dios.

Jesús dice que esa es una de las claves de la felicidad.

 

  • José rehusó “comerse” a la mujer de Potifar que se le sirvió en bandeja, el tenía hambre y sed de justicia.
  • Daniel no quiso “clavarle el diente” a la comida de Nabucodonosor, el tenía hambre y sed de justicia.
  • Demás eligió “amar más a este mundo” y así desamparó al apóstol Pablo.
  • Jesús se levantaba cada mañana a orar y vivía en comunión con el Padre, el tenía hambre y sed de justicia.

 

Is 55:1 A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche. 2 ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura. 3 Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David.

 

Señor, hoy vengo a comer únicamente de vos… en el día me ofrecerán diversos platos, tentadores, querrán engañar “mi estomago” espiritual. No dejes que te cambie por nada, yo tengo hambre del Justo, tengo hambre de Ti. Amén.

blog post

Día de reconexión 1834 – Outlet de sueños.

Estaba mirando por televisión una película del año pasado, Gold o en Español: El poder de la ambición. La película está basada en la historia real del escándalo minero de Bre-X de 1993, cuando un depósito masivo de oro fue descubierto en las junglas de Indonesia y años después se supo que las muestras habían sido falsificadas. En un momento de la película, Kenny Wells Torrent ( interpretado por Matthew McConaughey), dijo una frase e inmediatamente me quede en ella:

 

“Si vendes tu sueño ¿con que te quedas? Los sueños no se venden.”

 

Los sueños que sobreviven en este mundo son escasos… de allí que cuando alguien mantenga su sueño será alguien diferente. Semana tras semana miles de personas se movilizan tras los sueños de otros, no duermen para darle forma a los sueños de los demás e inclusive por ello sacrificaran los suyos.

Hay gente que compra los sueños de otros para que sacrificarlos y que sobreviva solo el suyo. Así millones llegan al final de su vida viviendo sueños prestados y al darse vuelta no reconocen su camino, en algún punto se desviaron.

Salomón tuvo un sueño y el sueño involucraba a Dios:

 

2 Cr 1:7 Y aquella noche apareció Dios a Salomón y le dijo: Pídeme lo que quieras que yo te dé. 8 Y Salomón dijo a Dios: Tú has tenido con David mi padre gran misericordia, y a mí me has puesto por rey en lugar suyo. 9 Confírmese pues, ahora, oh Jehová Dios, tu palabra dada a David mi padre; porque tú me has puesto por rey sobre un pueblo numeroso como el polvo de la tierra. 10 Dame ahora sabiduría y ciencia, para presentarme delante de este pueblo; porque ¿quién podrá gobernar a este tu pueblo tan grande?

 

Sin embargo, a lo largo de su vida, Salomón fue vendiendo su sueño… por placer, por más riqueza, por placer, por renombre, por placer… al final de sus días la Biblia lacónicamente dice:

 

1 Ry 11:9 Y se enojó Jehová contra Salomón, por cuanto su corazón se había apartado de Jehová Dios de Israel, que se le había aparecido dos veces, 10 y le había mandado acerca de esto, que no siguiese a dioses ajenos; mas él no guardó lo que le mandó Jehová.

 

El libro de Eclesiastés nos muestra una foto de Salomón al final de sus días diciendo:

 

Ec 1:2 Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad.

 

Los sueños, esos pedazos de cielo que Dios nos comparte, no se venden… porque si se venden… ¿con que te quedas? En estos días estoy digiriendo la noticia que un amigo del pasado ha vendido su sueño por una aventura… Pero hay muchos que los venden por la seguridad económica, otros por la vida irresponsable, otros por flojera… muchas personas venden sus sueños por espejitos de colores.

Los sueños de Dios no se deberían sacrificar, Dios soñó algo para tu vida… no habrá diploma colgado en tu pared que lo reemplace, no habrá confort que lo equipare y lamentablemente el final siempre será el cinismo de aquel predicador del libro de Eclesiastés.

Siendo un adolescente causo en mi corazón una profunda impresión la historia que se suscito cuando murió David Livingstone. Decía la historia que cuando el celebre explorados murió su cuerpo fue traído de África para ser enterrado en su Inglaterra natal. El día que el féretro marchó por las calles de Londres rumbo a la abadía de Westminster, entre los monumentos de los reyes y héroes de aquella nación, la gente salió a la calle para recibir el despojo mortal de este hombre de Dios. Un reportero se dio cuenta que en un costado del cortejo había un hombre ebrio que lloraba desconsoladamente. Buscando una historia, le preguntó si lo conocía y por qué lloraba así por Livingstone, la respuesta lo conmocionó.

– Si, yo conocía a David. Fuimos amigos de pequeños, íbamos a la misma escuela dominical, Dios nos llamó al ministerio el mismo día… Pero no lloro por el, lloro por mí. Porque mientras David respondió a su llamado, heme aquí, después de años de haber negado el mío… el un héroe, yo un pobre borracho. No, Señor, no lloro por el, lloro por mí.

 

“Si vendes tu sueño ¿con que te quedas? Los sueños no se venden.”

 

blog post

Día de reconexión 1833 – Un buen remedio.

 

Estaba mirando anoche las caras de los políticos tras los comicios. Era notable ver los rostros de los que perdieron y los que ganaron. Los que ganaron tenían que hacer un esfuerzo para que no se les cayera la dentadura postiza, estaban exultantes, riéndose, abrazando a todos… Los que perdieron hacían un esfuerzo por reírse que evidenciaba aún más la pesadumbre que sentían. Sus rostros estaban tensos, sus brazos caídos, sus miradas enturbiadas. La alegría hace una gran diferencia en la vida!!!

 

Pv 17:22 Gran remedio es el corazón alegre,

pero el ánimo decaído seca los huesos.

 

La medicina ha confirmado lo que Salomón escribió hace casi 3000 años… la alegría es saludable. Cuando adolescente había en la revista del “Redear s Digest” un espacio que decía: “Risa remedio infalible”. Si, no hay duda lo que conviene es estar gozoso. ¿Cómo puedo estar gozoso cuando la vida me ha dado un revés? Ahí es donde entra Jesús.

En mi experiencia personal hay algunos vectores que necesito para estar gozoso, aún en medio del dolor.

1.- Paz. Jesús dijo: “Mi paz os dejo, mi paz os doy, no como el mundo la da, yo os la doy. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.” Jn 14:27 Jesús es el dador de una paz que no necesita la ausencia del conflicto, sino la presencia de fe.

2.- Control. Ro 8:28 “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” Pablo declara que todo lo que pasa en nuestra vida esta bajo el control de Dios y ayuda a bien… no significa que sea bueno, sino que la resultante en nuestra vida será lo mejor.

3.- Amor. Jer 31:3 “Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.” Dios me ama desde la eternidad, por lo tanto sobre mi vida hay siempre misericordia.

4.- Diseño. Jer 29:11 “Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.” Dios está conduciendo mi vida a su propósito y es un diseño de bien, no de mal para mi y los mios.

 

Estas cuatro cosas me hacen sentir gozo en medio del dolor. Hace algunos años enfrenté la mayor perdida que he sufrido con todos mis sentidos, la partida de mi mamá. La de mi padre, de alguna manera se vio mitigada por tener apenas tres años, pero cuando pasó lo de mami yo era un adulto… Allí tuve que decidir. Recuerdo que decidí que no la iba a llorar, sino que iba a celebrar el haber tenido el privilegio de ser el hijo de esa mujer, mi amigo y hermano Leandro me asistió en ese momento y rápidamente hicimos un video de Belsi y allí en el patio de su casa nos reímos al recordar momentos increíbles de esa topadora humana que fue mi mamá. Mi vida estaba de duelo, pero mi corazón estaba lleno de gozo. Al día de hoy, en determinadas ocasiones nos entra la nostalgia, “Si mamá estuviera aquí”, solemos decir… extrañamos, pero el gozo de Dios nos ha mantenido sana la vida. Que bueno fue ser su hijo!!! El corazón alegre constituye un buen remedio!!!

Hay gente leyendo esto que ha dejado que la amargura le carcoma los huesos, que la rabia se les meta en las venas y que el dolor le opaque todos los días. Cuando te amargas permites que lo malo te hiere más de una vez. Te hiere en el momento y luego al permitirle que como espina se te clave en el corazón lo resientes (sientes mas de una vez) a cada rato. Para vos y para nosotros, vayamos a la cruz, allí el sufrió para que nosotros confiando en su sacrificio estemos alegres, en medio de las circunstancias adversas…

 

Fil 4:4 Regocijaos en el Señor siempre: Otra vez digo: Regocijaos.

(Frase escrita por el apóstol Pablo en una prisión romana)

 

Señor, guárdame de la amargura que produce el no confiar en tus planes para mi vida, cuídame de dudar de tu amor y lléname de tu paz, esa que sobrepasa todo entendimiento. Hoy quiero disfrutar de que Tu estás conmigo y eso es maravilloso!!! Amén.

 

“Alegra mi vida, Señor. Alegra mi vida, contigo seguro estoy de noche y de día.” (Rabito)

blog post

Día de reconexión 1830 – El jardinero fiel.

Luc 13: 8 “Señor —le contestó el viñador—, déjela todavía por un año más, para que yo pueda cavar a su alrededor y echarle abono. 9Así tal vez en adelante dé fruto; si no, córtela”».

 

El Espíritu Santo, personificado por el viñador, pide tiempo para el creyente, representado por la higuera, que no es fructífero. No sabemos las razones por las cuales el creyente no ha dado el fruto que Dios espera, pero si sabemos las acciones que el Espíritu Santo tomará de aquí en adelante: Le hará una cazuela y lo abonará.

La cazuela es la técnica de puntear alrededor del árbol para permitir que el agua quede retenida cerca de la planta y las raíces no deban “viajar” en busca de lugares húmedos. Ese “viaje” hace que el árbol use mucha energía y que la provisión sea errática dependiendo donde el agua se acumule. En un clima como el de palestina, el árbol que tiene asegurada su provisión de agua es un árbol bienaventurado diría el salmo 1.

El abono aportan los nutrientes que el suelo no posee, da la dosis de energía que el árbol necesita para el esfuerzo que implica romper la esterilidad. El estiércol no huele bien, pero hace bien.

¿Qué hará el Espíritu para que fructifiquemos? Nos asegurará una provisión de la corriente de Su río y nos impartirá con una ministración de Su Amor, de Su Gozo y de Su Paz. Muchas veces como el estiércol la ministración del Espíritu no huele bien, pero hace bien. Dios ha usado situaciones nauseabundas para hacerme más humilde. El Espíritu Santo está rogando al Padre que tengamos una nueva oportunidad y el trabajará en nosotros para dárnosla.

Tenemos un año de tiempo, ese es el periodo que el viñador ha negociado, de aquí a la próxima cosecha Dios vendrá a revisar lo que es suyo y espera que tengamos frutos.

¿Permitiremos a Dios trabajar en nosotros? Hoy hay una provisión de “agua” especial de su río y hay una dosis de su “abono” para nuestras vidas. El drama de Israel fue que despreciaron la provisión divina y escogieron sus propias opciones.

 

Jer 2:13»Dos son los pecados

que ha cometido mi pueblo:

Me han abandonado a mí,

fuente de agua viva,

y han cavado sus propias cisternas,

cisternas rotas que no retienen agua.

 

En este día quiero agradecer el periodo de gracia que Su amor nos extiende y quiero someterme a que el Espíritu haga en mi su trabajo, porque quiero que cuando Dios me revise encuentre más que hojas, encuentre frutos que le agraden. Renuncio a buscar otra agua y a recibir otra nutriente que no provenga de tu divino cuidado, Espíritu Santo.

 

Dulce Espíritu, bienvenido aquí. Llena, inunda con tu atmosfera, tu Gloria es lo que anhelamos ver para ser vencidos por Tu Presencia oh Dios. Déjanos estar más consientes de tu Presencia y Experimentar de gloria y tu bondad Señor. Amén.

blog post

Día de reconexión 1828 – Ofensa mata milagro.

Pero, como tú me lo mandas, echaré las redes. (Luc 5:5b)

 

Cuanta gente se queda sin su milagro porque lo que Dios le manda le resulta ofensivo!!!

Pedro ha trabajado toda la noche, ahora está frustrado pero con ganas de ir a su casa y tomar unos mates con su mujer y luego ponerse a dormir. Ha trabajado quizás más que si hubiera tenido éxito, pero la esperanza de un ultimo intento le hizo porfiar hasta al amanecer. Ahora, está extenuado y viene un carpintero a decirle que reme nuevamente hasta aguas profundas y vuelva a intentarlo…

El mismo sentimiento le embargó a Nahamán cuando el profeta Eliseo lo mando a bañarse al Jordán. Ha recorrido miles de kilómetros, el rey lo ha mandado al profeta, el profeta no lo ha recibido sino que lo ha “ninguneado”, le ha mandado un siervo para que vaya a lavarse a un río de aguas marrones que corre por ahí… ¿Acaso no saben quien es él?

Dios suele ofendernos, para eso usa hermanos, usa la escritura, usa predicaciones… ¿Por qué hace tal cosa? Porque Dios sabe que la puerta de un milagro es ir más allá de nuestro propia cosmovisión de la situación. Tanto Pedro, como Nahamán debieron romper su prejuicio para experimentar un milagro. ¿O acaso no fue eso lo que Dios hizo con la sirofenicia?

La sirofenicia era una madre ocupada por su hija y Jesús, literalmente, la trato de perra, le dijo que los milagros no eran para ella ni para su hija y ella pudo sobreponerse de la ofensa y arrebatarle un milagro a Jesús.

Lo dicho: Cuanta gente se queda sin un milagro porque lo que Dios le manda le resulta ofensivo!!!

Pedro lo debe haber mirado a Jesús, pensado responderle pero por una vez en su vida fue prudente y solo atinó a decir que había trabajado mucho pero si eso era lo que Jesús quería lo iba a hacer, después de todo el maestro había sido amable con él aquella vez que se conocieron y ahora había hablado palabras de aliento a la gente… no tenía caso ser ofensivo. Pedro dijo: Lo intentaré… y ese intento lo dejó absorto ante un milagro, como el acatamiento de Nahamán a aquella orden descabellada lo dejo sano, como aquella humildad de la sirofenicia liberó a su hija.

He conocido mucha gente que se ofende por lo que Dios le manda (casarse, dejar un habito, pedir perdón, aceptar una falla, no responder al agravio, etc…), otros somos ofendidos por gente de Dios (disciplinas, observaciones, indicaciones…), otros nos enojamos por circunstancias (perdidas, dolores, frustraciones…). Todas y cada una de estas situaciones nos ofenden, solo se lleva el milagro el que se sobrepone a la ofensa.

No avanzar es volver a casa con un fracaso, aceptar la lepra en la vida o dejar que un espíritu inmundo posea a alguien que amo… No te ofendas, obra de acuerdo a su palabra y el milagro se desatará sobre tu vida. Recuerda: Ofensa mata milagro.

Hace muchos años alguien me ofendió, en ese entonces era más fácil irme y airarme que soportar la afrenta. Los años me han confirmado que “en la ira del hombre no obra la justicia de Dios”. Agradezco el haber continuado, en ese momento fue difícil, los años traerían mil y una ofensas más agudas que aquella, pero siempre he esperado detrás de ellas un milagro… y Dios nunca me defraudó!!!

Hoy es un día para continuar… “no te des por vencido, ni aún vencido, no te sientas esclavo, ni aún esclavo. Trémulo de pavor, piénsate bravo y arremete feroz ya malherido.” (Almafuerte)

 

He 10:39 Pero nosotros no somos de los que se vuelven atrás y acaban por perderse, sino de los que tienen fe y preservan su vida.