Skip to Content

blog post

Día de reconexión 118

Hebreos 7: 25Por eso también puede salvar por completo a los que por medio de él se acercan a Dios, ya que vive siempre para interceder por ellos.

 

Hoy en el cielo, hay un sumo sacerdote que mediante su sacrificio intercede por mí. El nombre del sumo sacerdote es Jesucristo. Fue aquel, que cuando yo le conocí de adolescente, le entregue mi vida. Es el mismo que mediante el Espíritu Santo ha estado pastoreándome toda la vida, soportando mis desvíos, mis rebeldías y mis necedades. El me ha traído a este valle y prevee seguir pastoreándome siempre, más allá de la muerte, dice el Salmo.

Por eso, dice el autor de Hebreos que pude salvar por completo porque no sólo murió por nosotros sino que se hizo cargo de llevarnos de la cruz a la Presencia de Dios. 

El vive siempre… El murió pero resucitó en Gloria y poder…  y no muere más. Su sacrificio es único (no cada misa) y eterno (tiene efectos sin fin) 

El vive siempre para… su vida no es contemplativa sino con una función, si la vida resucitada de Cristo tiene finalidad, la mía que resucité con Cristo también lo tiene… he resucitado con Cristo para servirle en todo lo que requiera.

El vive siempre para interceder… el pone lo suyo por mí. El ruega al Padre por su gente  recordando: su elección, su sacrificio, su propósito.

a.- Su elección: El me eligió para salvación. No podría haber creído sino fuera porque El me eligió. El hecho de creer es ya una bendición. No cree para salvación cualquiera, cree solo el que va a triunfar sobre la tentación, sobre los fracasos, sobre las inestabilidades, sobre la inmadurez… no que nunca va a ceder, sino que siempre va a seguir. Soy un escogido para Salvación. Por eso delante del trono permanentemente se recuerda que soy eso, alguien elegido para ser salvo.

b.- Su sacrificio: En el momento de la muerte de Cristo su sangre se derramó por mí. En ese momento el acta decretos que me era contraria fue anulada… en el archivo del cielo, mi cuenta está saldada. Dios no cobra dos veces la misma deuda. Como su sacrificio fue una sola vez y para siempre en su omnisciencia Dios cargó todas mis faltas. Por lo tanto, cuando fallo se recuerda en el trono que eso también fue cubierto.

c.- Su propósito: Fui elegido y perdonado por un propósito. Allí delante del trono Cristo repite día a día al Padre, lo que el Padre decía de El: Este es mi hijo amado en quien tengo complacencia. Cristo repite en el cielo, lo que yo a veces olvido en la tierra. En el cielo Jesús vive declarando que soy su siervo, que nací para ser parte del último y gran avivamiento. Que mi función es neurálgica en su proyecto, que soy vital para su propósito… lo mío para el hombre será el aletear de una mariposa, pero en el otro lado de la tierra terminará siendo un huracán incontenible y Dios lo sabe.

Por eso el vive siempre para interceder por mí. 

Hoy yo te agradezco por darme un día más de vida para que cumpla tu propósito. Gracias por la oportunidad renovada, quiero estar a la altura de ello y sino intercede por mí… Ayúdame a ser lento para pecar, rápido para arrepentirme y sumiso para obedecerte. En el nombre de Jesús, amén. 

blog post

Día de Reconexión 117

Salmo 53:2Desde el cielo Dios contempla a los mortales,

para ver si hay alguien

que sea sensato y busque a Dios.

 

Sé que no es así, pero me ayuda pensar que Dios con un telescopio mira una por una las vidas de los que habitamos la tierra. ¿Por qué me ayuda? Porque sino suelo pensar en una mirada general, panorámica e impersonal. Sin embargo, creo que la mirada a la que sea hace referencia es una mirada escrutadora, focalizada, individuo por individuo. ¿Puede Dios hacer esto cuando somos 6.000.000.000 de habitantes en este momento sobre la faz de la tierra? Claro, El es Dios.

Lo mismo que expresa el salmista le expresa el profeta Janani al rey Asa:

 

2 Cr 16:9El Señor recorre con su mirada toda la tierra, y está listo para ayudar a quienes le son fieles. Pero de ahora en adelante tendrás guerras, pues actuaste como un necio.»

 

Hay un Dios que está mirando. La pregunta que debo hacerme hoy es: ¿Qué ve en mí? Ve un Sensato y un buscador de Dios o ve un necio, como Asa, que confía en los príncipes humanos y en sus ejércitos.

Me resulto interesante ver una exposición fotográfica en donde el artista realizó fotos con lentes potentísimos y mostraba lo que ve el ojo humano en contraste con lo que revelaban los lentes. Así había la foto de una joven mujer y luego un primer plano de la piel de esa mujer. Otra era una charca y luego la actividad microscópica dentro de esa charca. Puesto a que tiendo a ser indulgente conmigo mismo y generalista cuando se trata de evaluar mi vida, voy a acercar un poco el lente para ver más de cerca algunos tópicos:

 

a.- ¿Cómo es mi vida de oración? ¿es fresca o ritual? ¿es constante o espasmódica?

b.- ¿Cómo es mi experiencia bíblica? ¿Es emocionante o rutinaria? ¿Es reveladora o somnífera?

c.- ¿Cómo es mi santidad? ¿soy bueno o santo? ¿estoy en lo grueso o en el detalle? ¿lo privado podría ser escrutado en público? ¿hay algún acto, palabra o momento del día que no me gustaría que Jesús viera?

d.- ¿En cuanto a mi prójimo? ¿Soy amable o gruñon? ¿Las personas son bendecidas o maldecidas por mi accionar? ¿Edifico o destruyo confianza y amor? ¿estoy pendiente de las necesidades de otro o las mías?

e.- ¿Cómo es mi servicio? ¿Estoy negociando o escondiendo lo que Dios me confió? ¿Soy una carro, que hay que tirarlo o un percherón que tracciona a otros? ¿Sirvo a Dios con excelencia o de manera mediocre? ¿me ocupo de las personas o de las cosas?

 

No sé que imagen te devuelve el espejo, pero lo cierto es que si cuando nos miramos no podemos ver a Cristo hoy es un día para alinear nuestra vida a El. Los ojos de Dios nos están mirando y lejos de desesperar, esto me renueva mi compromiso de ser alguien atento a lo que le agrada. 

Te dejo una parte de lo que yo llamo el Salmo del Microscopista (139)

 

1 Señor, tú me examinas,

tú me conoces.

2Sabes cuándo me siento y cuándo me levanto;

aun a la distancia me lees el pensamiento.

3Mis trajines y descansos los conoces;

todos mis caminos te son familiares.

4No me llega aún la palabra a la lengua

cuando tú, Señor, ya la sabes toda.

5Tu protección me envuelve por completo;

me cubres con la palma de tu mano.

6Conocimiento tan maravilloso rebasa mi comprensión;

tan sublime es que no puedo entenderlo.

7¿A dónde podría alejarme de tu Espíritu?

¿A dónde podría huir de tu presencia?

8Si subiera al cielo,

allí estás tú;

si tendiera mi lecho en el fondo del abismo,

también estás allí.

9Si me elevara sobre las alas del alba,

o me estableciera en los extremos del mar,

10aun allí tu mano me guiaría,

¡me sostendría tu mano derecha!

11Y si dijera: «Que me oculten las tinieblas;

que la luz se haga noche en torno mío»,

12ni las tinieblas serían oscuras para ti,

y aun la noche sería clara como el día.

¡Lo mismo son para ti las tinieblas que la luz!

23Examíname, oh Dios, y sondea mi corazón;

ponme a prueba y sondea mis pensamientos.

24Fíjate si voy por mal camino,

y guíame por el camino eterno.

blog post

Día de reconexión 115

He 4: 2… el mensaje que escucharon no les sirvió de nada, porque no se unieron en la fe a los que habían prestado atención a ese mensaje.

 

El autor de Hebreos se refiere al evento en donde Josué y Caleb les anuncian la bondad de la tierra y la seguridad de que la podían conquistar y les animan a entrar a la tierra prometida. El pueblo a pesar de oír una buena nueva no pudieron entrar en el reposo porque según el pasaje de hoy “no se unieron en la fe” a Josué y Caleb.

Periódicamente somos expuestos  a palabras de fe pero no entramos en el reposo porque no unimos nuestro espíritu en fe a la buena noticia recibida.

Que interesante que la palabra solo se activa cuando me comprometo con fe con esa palabra. Que en un auditorio podemos ser miles (como en este caso) y que solo dos pueden apropiarse efectivamente del reposo que esa palabra trae por haber mezclado fe a la cosa.

 

1Cuidémonos, por tanto, no sea que, aunque la promesa de entrar en su reposo sigue vigente, alguno de ustedes parezca quedarse atrás.

 

Me cruzo con gente que me dice: Lo veo por televisión, leo sus mensajes, otros me dicen: muy bueno lo suyo… pero ¿de que aprovechó eso? ¿Te mejoró, te hizo entrar en la tierra? ¿te apropiaste de la expansión ilimitada? ¿estás subiendo a otro nivel?

·      Me escuchaste ¿y no te congregas? De que te sirve escucharme si en casi todos los mensajes hablo de la importancia de la iglesia.

·      Me viste por internet ¿Y no ofrendas? De que te sirve si en nuestros cultos dedicamos un tiempo importante a la ofrenda porque entendemos que nos promociona a otro nivel.

 

Soy de los que pactan las palabras… me verá tomando apuntes en los mensajes, pasando a ofrendar en medio de una predicación, arrodillarme en medio de un mensaje, levantar mi mano, aplaudir, silbar, hacer gestos (mis hijos dicen que le hago un acompañamiento onomatopéyico a los predicadores) pero es que yo no estoy escuchando un mensaje, yo le mezclo fe al mensaje para recibir lo que Espíritu está impartiendo y apropiarme del reposo que la palabra trae.

Jesús a los religiosos de su generación le dijo:

 

Mateo 11: 16»¿Con qué puedo comparar a esta generación?

Se parece a los niños sentados en la plaza que gritan a los demás:

17»“Tocamos la flauta,

y ustedes no bailaron;

Cantamos por los muertos,

y ustedes no lloraron.”

 

Necesitamos activar la palabra de fe que recibimos con fe…:

 

 11Esforcémonos, pues, por entrar en ese reposo, para que nadie caiga al seguir aquel ejemplo de desobediencia.

 

Hoy es un día donde le mezclaré fe a las palabras recibidas y haré de ello mi pasaje para el reposo de Dios para mi y los míos. 

blog post

Día de reconexión 111

Filemón 1: 8 Por eso, aunque en Cristo tengo la franqueza suficiente para ordenarte lo que debes hacer, 9 prefiero rogártelo en nombre del amor. Yo, Pablo, ya anciano y ahora, además, prisionero de Cristo Jesús, 10te suplico por mi hijo Onésimo, quien llegó a ser hijo mío mientras yo estaba preso. 11En otro tiempo te era inútil, pero ahora nos es útil tanto a ti como a mí.

 

La primera pregunta que uno se hace es ¿por qué Filemón en medio de la Biblia? ¿Cuál es su utilidad? ¿está ahí solo porque la escribió Pablo? ¿cuál es su valor? En esta mañana hay un valor que el Espíritu Santo me ministra y es: La iglesia vale la pena, jugártela por ella es tu deber. 

Pablo es un hombre que ha vivido su vida dándose a las personas. Aquí lo encontramos preso y muchas veces la gente le ha defraudado, se ha avergonzado se sus cadenas, lo ha abandonado, sin embargo, en la prisión sigue predicando y ganando gente para Cristo, en este caso un esclavo prófugo llamado Onésimo, que significa inútil. No hay que pensar mucho en la característica de este esclavo si toda la vida lo han llamado inútil. Sin embargo, Pablo usa toda su influencia apostólica para que sea recibido, considerado e integrado a la casa de Filemón como un hermano en la fe al servicio de el. Se arriesga firmando un documento diciendo: Lo que salga esto, lo pago yo. Imagínese la cuenta de las roturas y errores de un tipo que es inútil!!!

Algunas ideas:

a.- No hay condiciones adversas que no permitan que yo siga adelante con mi misión que es ganar personas para Cristo. Pablo está en la cárcel y está de parto. “Uno más para Cristo” esa es la oración diría Rick Warren. La iglesia debe estar en continua expansión y yo debo dar a luz hijos, no importa donde este y cual sea mi circunstancia. 

b.- La iglesia cuida de la iglesia. “Así que según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, mayormente a los de la familia de la fe”. (Ga 6:10) He tenido padres que me han perseguido para que haga lo bueno, hermanos que me han apoyado para que lo haga e hijos que imitan lo bueno que hago, eso es la iglesia: una familia.  (Hch 4:32-35)“Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos. Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad.”

c.- No nos preocupa solo el aspecto espiritual de una persona, sino lo social, lo familiar, lo económico, el evangelio es integral. El evangelio le cambia todo a una persona, por eso la iglesia es el tubo de ensayo donde Dios hace su trabajo de laboratorio mejorando la vida de manera integral de los creyentes. Recién, en medio del devocional, vino un hermano que se encarga de la jardinería y me da testimonio que se ha comprado un auto y que en tres años, Dios le ha revolucionado la familia, el matrimonio y la economía. Eso es evangelio. 

d.- Usa todo tu crédito por el bien de otro, a pesar que muchas veces te hayan defraudado. No debo dejar que malas experiencias me hagan desistir de jugarme por la iglesia y por mis hermanos. Yo debo sembrar, quizás se cosechará en otros pero debo seguir apostando a la iglesia. 

e.- Nunca te olvides de lo que hicieron por vos. Esta semana vino un discípulo a decirme que un hermano le cerró la puerta en un trabajo por ser de la iglesia. Y confieso que me enojé, porque yo usé mi “influencia pastoral”, pidiéndole a otro hermano la oportunidad para esa persona cuando andaba en la mala y necesitaba una mano, aunque estaba en rebeldía y había defraudado a Dios y a la iglesia. Y dije: Que lastima que no me dijo que no creía en la iglesia cuando yo lo ayudé. Nunca te olvides lo que hicieron por vos. De gracia recibiste, da de gracia.

Filemón es una carta que me enseña que la teoría es practica, que Pablo creía en el concepto de la iglesia y que la iglesia es una bendición para aquellos que formamos parte de ella. Que es una bendición tener padres, hermanos, amigos, hijos en todas partes y en todo tiempo, saber que nunca estaremos solos en esta tierra y que nosotros somos parte de algo mucho más grande que nosotros mismos. Como diría Hybels “La iglesia local es la esperanza del mundo”.

Hoy te agradezco Señor pertenecer a la iglesia. Es una maravilla ser parte de ella desde mi adolescencia, gracias por los miles de padres, hermanos, amigos e hijos que me has dado, no concibo mi vida sin ella y gracias por haberme permitido formar mi familia en la familia, donde todo lo recibido lo he heredado a los míos. Mi familia tiene familia, no porque se tiene a si misma, sino porque además tiene Iglesia.

Pr. Daniel Cattaneo

Década de Expansión Ilimitada
2013 – Año de Promoción Sobrenatural.
Te cambio lo que amas por un par de sandalias. 

blog post

Día de Reconexión 110

Sal 40:7Por eso dije: «Aquí me tienes

—como el libro dice de mí—.

8Me agrada, Dios mío, hacer tu voluntad;

tu ley la llevo dentro de mí.»

 

El salmista describe en esta oración, según el autor de Hebreos 10, lo que dijo Cristo al entrar al mundo. El hijo de Dios, sumiso a lo determinado para el, decide venir a este mundo a cumplir su misión. Según lo expresado por el salmo, esta actitud de rendición, no es casual se desprende de:

a)   Tener la palabra de Dios internalizada. “En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti”. Desde nuestros orígenes hemos abrazado la necesidad no solo de leer la Biblia sino de internalizarla, somos el pueblo del libro. Cuando todo era oscurantismo, la iglesia protestante primero y luego la iglesia evangélica, se ocupó en poner la palabra al alcance del hombre y luego ayudarlo a comer de ella. Nunca será insistir demasiado en la necesidad de leer la palabra y de orar. Hay gente que llena su mente y su corazón con otras cosas, buenas, pero no lo suficiente. Pablo le dice a Timoteo: 2 Tim 3:15 Desde tu niñez conoces las Sagradas Escrituras, que pueden darte la sabiduría necesaria para la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. 16Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

b)   Haber desarrollado agrado en hacer la voluntad de Dios. Hay una satisfacción en el hombre no redimido de seguir sus propias pulsiones naturales. Cuando venimos a Cristo, muchas veces cambiamos nuestra teología, pero no nuestra conducta. Sin embargo, el habito de internalizar la palabra empieza a producir un desgarro, es como masticar vidrio. Porque nuestra mente es conmovida por la palabra y a la vez desgarrada por la desobediencia. Esto nos lleva a una toma decisión o me vuelvo un cristiano mental pero no practico o soy cristiano a secas. Cuando elijo lo segundo, esto empieza a producir agrado en mí, porque empiezo a comprobar que la voluntad de Dios es “agradable y perfecta”. “En cuanto a mí el acercarme a Dios es el bien” (Salmo 73)

c)    Haber descubierto lo que el libro dice de él. Hay algo que fue escrito por Dios que es para mí. Hay una rhema, una palabra activa que tiene una implicancia netamente personal, que fue escrita desde los siglos para mí. No sé como puedo ser, pero lo es. Algo dice el libro de mí. Solo lo puede descubrir quien lo ha internalizado y ha buscado agradarle en hacer la voluntad de Dios. El día que descubres eso, has encontrado el norte de tu brújula, la meta de tu carrera y el enfoque de tu vida. Si sabes para que estás en la tierra, eso te revoluciona la existencia. A mi me llevó 30 años, espero que a otros les lleve menos, pero aún así aunque estes en los 90 años, un día con propósito es mejor que una vida sin dirección.

 

Cuando todo esto es… la rendición es sencilla. Es Isaac maniatado en el altar, es Jesús camino a la cruz, es Pablo preso rumbo a Roma, es Isaías con los labios quemados diciendo: Heme aquí, envíame a mi. La Rendición, por tanto, no es un acto sino un proceso que comienza una mañana cualquiera decidiendo buscar a Dios.

Hoy es un día de rendición, He aquí hoy vengo a hacer lo que en el libro está escrito de mí…  Amén.

Pr. Daniel Cattaneo

Década de Expansión Ilimitada
2013 – Año de Promoción Sobrenatural.
Te cambio lo que amas por un par de sandalias. 
blog post

Día de reconexión 107

2 Tim 4:16 En mi primera defensa, nadie me respaldó, sino que todos me abandonaron. Que no les sea tomado en cuenta. 17Pero el Señor estuvo a mi lado y me dio fuerzas para que por medio de mí se llevara a cabo la predicación del mensaje y lo oyeran todos los paganos. Y fui librado de la boca del león. 18El Señor me librará de todo mal y me preservará para su reino celestial. A él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

 

¿Qué es lo importante? Pablo ha sido llamado a defenderse y ha sentido el abandono, no de la iglesia, hay hermanos que están con él. El abandono que sintió es del liderazgo, de gente que no soportó los tiempos de crisis y que le rehúye a quedar expuesto. En medio de esa situación hay cosas que Pablo enumera como importantes:

a.- El Señor estuvo a mi lado. Que tremendo es Dios. Sal 34:7 El ángel del Señor acampa en torno a los que le temen; a su lado está para librarlos. No importa cuanta presión haya, Dios jamás te abandona. He estado caminando con Dios suficiente tiempo para atestiguar que nunca se apartó de mi lado. El no puede decir lo mismo de mi, pero… 2 Tim 2: 13 si somos infieles, él sigue siendo fiel, ya que no puede negarse a sí mismo.

b.- Me dio fuerzas. No solo está al lado mío, sino que no me deja moribundo. Sal 18: 32 Es él quien me arma de valor y endereza mi camino; 33da a mis pies la ligereza del venado, y me mantiene firme en las alturas; 34adiestra mis manos para la batalla, y mis brazos para tensar arcos de bronce. Tengo renovadas fuerzas en Dios.

c.- Pude predicar el mensaje y que lo oyeran todos los paganos. Pablo está más interesado en predicar, que en defenderse. De pronto me parece ver que Pablo usaba las audiencias más para infiltrar el evangelio en medio de las clases poderosas, que para justificarse a si mismo. Si esto es así, y creo que sí, Pablo le daba utilidad evangelistica a su tribulación. Atentí!!! Hoy seremos llevado a diversos “tribunales” no lo uses para tus fines, entiende que se te está dando cámara para que prediques de Dios.

d.- Fui librado de la boca del león. Juzgando por la historia esto es literal, pero también puede ser figurado. Lo que Pablo dice, no es que le perdonaron, sino que Dios lo libró.  No tengo una cobertura parcial, el seguro de Dios es contra todo riesgo sin fianza. Es cobertura total.

Resumiendo: Dios está a mi lado, me llena de fuerzas,  me permite usar cualquier escenario de mi vida para predicar y me libra de los leones que me quieren devorar. Fidelidad y poder en su más pura expresión.

¿Qué es lo importante? ¿Estar libre? ¿estar preso? ¿estar solo? ¿estar acompañado? Lo importante es tener Comunión con El, ser fortalecido por su Espíritu, no cesar de predicar y saber que estoy bajo su cobertura.

En esta mañana seremos llamados “para dar razón de la esperanza que hay en nosotros”. Señor, Has que no olvide que Tu estás a mi lado, que tengo toda tu potencia, que es una oportunidad para predicar y que tengo cobertura total. Gracias, Señor.

blog post

Día de Reconexión 105

2 Ti 2:20En una casa grande no sólo hay vasos de oro y de plata sino también de madera y de barro, unos para los usos más nobles y otros para los usos más bajos.

 

Cuando niño la pregunta era: ¿Quién sos el sargento Sanders (el bueno) o los alemanes (los malos)? O ¿Quién sos el zorro (el bueno) o Monasterio (el malo)? Y luego nos embarcábamos con Fernando, mi amigo de la infancia, en luchas épicas de malos contra buenos. Al día siguiente el que había hecho de malo quería hacer de bueno, porque (y aquí va todo el argumento): Yo hice de malo ayer y ahora te toca a vos (fin de la discusión, argumento inapelable). Al crecer me di cuenta que hacer de malo o bueno, no está basado en una alternancia pactada de amigos, sino en una elección personal de cada uno. Elegimos si vamos a ser los buenos de la película o los malos mediante cada uno de nuestros actos.

Pablo dice que en la casa de Dios, la iglesia, elegimos que lugar ocupamos mediante nuestras actitudes. 

·      Si soy alguien que busca: (Hebreos 12: 14) “… la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”, me convertiré por mi elección en un vaso de oro noble, santificado y útil para el Señor, preparado para toda obra buena. Seré puesto en lo alto de la mesa, en medio de la fiesta y andaré entre los convidados de mi Padre, seré llenado una y otra vez y besado por los labios de mi Señor.

·      Si soy alguien que anda en discusiones, con actitudes malas y, por contraposición, en mundanalidades, me convertiré por mi elección en un vaso de madera y de barro, usado para fregar el piso o peor para vaciar los fluidos corporales en ellos. Estos recipientes no se ponen sobre la mesa, sino en el lavadero o bajo la cama (en aquella época no había baño dentro de las casas). Cuando alguien se acerque a mí será con recelo y tratará de tocarme lo menos posible, habitaré la oscuridad de la vergüenza y el mal gusto. Brindaré un servicio, pero este será bajo.

En esta mañana, Dios me preguntaba como Fernandito: ¿Quién queres ser? ¿Vaso de oro o escupidera? Mi respuesta fue obvia: Vaso de Oro, quiero ser un vaso de oro. ¿Qué debo hacer para lograrlo? – le dije en mi dialogo interior . Y entonces leí el verso siguiente:

 

21Si alguien se mantiene limpio, llegará a ser un vaso noble, santificado, útil para el Señor y preparado para toda obra buena.

 

De mi “mantención”, de seguir “la justicia, la fe, el amor y la paz” y de cada uno de los consejos que Pablo le da a Timoteo, de la elección diaria surge mi posición en la casa de Dios. Dios no hizo a nadie “escupidera”, o “pelela” si lo prefiere, determinamos nuestro contenido mediante nuestras elecciones. De acuerdo a la honra que le dé a mi vida, será la honra de la que seré objeto en la casa, determinará si me besan o me orinan, si me cuidan o me relegan…

Para terminar he visto gente orinar en vaso de oro y beber de las escupideras, pero son ampliamente despreciados por todos aquellos que tenemos un mínimo sentido de la higiene. Cuando esto ocurre, el vaso de oro es tomado y limpiado y mimado porque lo han “deshonrado” en su uso.

Hoy es un día para ser cuidadoso para verificar que cosas hago, desechar enojos, mentiras, hipocresía, deseos incorrectos, temores y afanes… hoy seguiré la justicia, la fe, el amor y la paz y “llegaré a ser un vaso noble”. No quiero que habiendo sido ayer “Diego de la Vega”, hoy me vuelva el “Capitán Monasterio”. Amén. 

blog post

Dia de Reconexión 104

Estaba escuchando a unos líderes jóvenes hablando de la incidencia de nuestras vidas en sus vidas y dentro mío me conmoví. No es que no supiera de su lealtad, sino que es rara. Soy consciente que para muchos somos utilitarios, que en este tiempo de la vida, de madurez casi perfecta (ni muy verde, ni muy machacados) servimos y facilitamos su vida, pero… aunque mucha gente este con vos, son pocos los que estaran por vos.

 

2 Tim 1:16Que el Señor le conceda misericordia a la familia de Onesíforo, porque muchas veces me dio ánimo y no se avergonzó de mis cadenas. 17Al contrario, cuando estuvo en Roma me buscó sin descanso hasta encontrarme. 18Que el Señor le conceda hallar misericordia divina en aquel día. Tú conoces muy bien los muchos servicios que me prestó en Éfeso.

 

Pablo está en prisión. Es un tiempo final, el mismo admitirá que está a punto de ser sacrificado, está abandonado y olvidado. Parece increíble, pero el hombre que más contribuirá mediante sus escritos a que muchos seamos confortados, está ahora carente de aliento. Muchos de aquellos que solían ayudarle se han ido y ahora debe enfrentar este ultimo tramo solo. Sin embargo, Dios trae un hermano un tal Onesíforo que suple las necesidades del apóstol.

Onesíforo significa “portador de ayuda” y verdaderamente  honra su nombre con Pablo porque en el momento de redactarse esta carta y aún antes, en Efeso, ayudó a Pablo y le brindó muchos servicios. Aunque solo puedo especular de los otros dados en otro tiempo (recursos económicos, hospedaje, familia) aquí se mencionan dos de esos servicios dispensados al apóstol: “muchas veces me dio ánimo y no se avergonzó de mis cadenas”

·      Onesíforo le dio animo, muchas veces enumera Pablo. Pablo está desanimado, la prisión, la vejez, la falta de lealtad, el olvido han hecho decaer el otrora espíritu brioso del apóstol y requiere a alguien que le anime. Onesíforo lo hace, que tremendo tener una palabra que anima, que levanta los brazos. Recuerdo los miles de personas que repiten como loros los imposibles, que marcan los inconvenientes y cuan valioso se vuelven aquellos que siempre tienen una palabra de aliento, que levantan los brazos, que son tu única hinchada, pero que corean tu nombre para que lo logres.

·      Por otro lado, no se avergonzó de sus cadenas. Onesíforo era de fierro, estuvo en Éfeso, el punto más rutilante del ministerio paulino, pero ahora está en la prisión romana, estuvo cuando estuvieron todos y está ahora cuando no hay nadie. Se necesita en la vida gente fiel, que este siempre. ¿cuántos tengo así? ¿para cuantos soy así? Cuando el sol del éxito brilla es muy fácil estar rodeado de “Figelos y Hermógenes” pero en la hora de la prueba, del ocaso, se van con todos los de Asia, con todos aquellos a quienes quizás le dedicaste la vida. Pero que bueno es contar con los Onesíforo, gente que quizás no era muy rutilante, pero es fiel. De todas las virtudes la fidelidad es la más rara y la más infravalorada.

Viendo esto:

1.- ¿Para quien me puedo volver un Onesíforo? ¿Quién está necesitando mi ayuda? ¿A quien le puedo dar una palabra de animo?

2.- ¿Hay gente en mi entorno que es de “fierro” y no los estoy valorando suficientemente?

 

1 Cr 12:18 Entonces el Espíritu vino sobre Amasai, jefe de los treinta, y dijo: Por ti, oh David, y contigo, oh hijo de Isaí. Paz, paz contigo, y paz con tus ayudadores, pues también tu Dios te ayuda.

 

Hoy agradezco la gente que está por mí y conmigo, los Onesíforos, gente que se siente parte mía y que me acompañará siempre. Seguramente habrá mejores, pero esa gente es mía, son leales, son serviciales, son la ayuda que Dios me ha dado para transitar esta tierra. Quiero ser esto para otros, no quiere ser una perinola que solo “toma todo” y “no da nada”. Tengo amigos que están bajando, que ya no son lo que eran, pero siguen siendo ellos, los que me dieron muchísimo y que su entrega pasada me exige fidelidad presente. Ese es mi desafío de hoy y de siempre.  

blog post

Día de Reconexión 103

1 Tim 6:12Pelea la buena batalla de la fe; haz tuya la vida eterna, a la que fuiste llamado y por la cual hiciste aquella admirable declaración de fe delante de muchos testigos.

 

Pablo siempre que se refirió a la vida eterna la comparó con una disciplina, a veces fue una carrera, otra boxeo, aquí es una batalla. La idea de batalla supone el intercambio de golpes. Pegar puede para alguien resultar agradable, pero que te peguen no lo es tanto, sin embargo, Pablo dice que la batalla que peleamos es buena. ¿Por qué?

a.- Peleamos por Dios. Nuestro grito es: Por la palabra de Dios y el testimonio de Jesús, el Cristo. Ap 1:9. Bajo está idea se realizaron muchas matanzas de la historia, usando a Dios por pretexto para batallas humanas. Sin embargo, nuestra pelea no es contra hombres: Ef 6:12 Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales. Peleamos por Dios contra el principado rebelde de las tinieblas.

b.- En segundo lugar, porque no peleamos a nuestras expensas sino bajo el cuidado de Dios. Pablo planteando el asunto de la mantención de los siervos de Dios dice: 1 Co 9:7¿Qué soldado presta servicio militar pagándose sus propios gastos? Si peleo para Dios, el que me sostiene y me mantiene es Dios. Mis armas no son mías, son las de El. Los planes no son míos son los de El. Dependo absolutamente de El, solo se espera de mí que sea obediente. 

c.- En tercer lugar la batalla es buena, porque el premio es la vida eterna. La vida eterna mía, los legionarios fieles eran premiados con porciones de tierra y lugares de privilegios en las distintas tierras conquistadas. El creyente que pelea la batalla de la fe, recibe la vida eterna cuya arras ya disfrutamos mientras batallamos por Dios. Pero también participamos a favor de la vida eterna de otros. No solamente conquistamos para nosotros, sino para nuestra casa y para todos aquellos que arrebatamos de las garras del diablo. Que tremendo privilegio es ser factor de salvación para otros. Ayudar a un matrimonio a reconstruirse, a una persona salir de un estilo de vida destructivo, rescatar a un joven de una adicción, traer esperanza al que está sin sentido.

d.- Por ultimo, la batalla es buena porque está asegurada. La pelea, por asi decirlo, esta arreglada. El precio de nuestra victoria fue pagado con la sangre de Jesús. Allí en la cruz, Cristo tramitó mi victoria. Que bueno es saber que mi batalla va a terminar en victoria. Ap 19: 11 Ellos (nosotros) lo han vencido por medio de la sangre del Cordero y por el mensaje del cual dieron testimonio; no valoraron tanto su vida como para evitar la muerte. No puedo perder… ya he ganado.

 

Mirar un partido de futbol, siempre me supone una tensión… sin embargo, cuando lo veo sabiendo el resultado final me distiendo y disfruto del espectáculo, habidas cuenta que sé que ya está cerrado el resultado. Hoy, como cada día de mi vida, salgo a un nuevo round, donde lo único que debo preocuparme es de no tirar la toalla, debo levantarme si beso la lona, tratar de dar los mejores golpes que puedo…  porque al final, Dios me alzará las manos y me declarará por Jesús vencedor de la buena batalla de la fe. Sursum Corda!!!!

blog post

Día de Reconexión 100

Pablo le está hablando a su hijo espiritual, Timoteo, y le dice:

1 Tim 3:14Aunque espero ir pronto a verte, escribo estas instrucciones para que, 15si me retraso, sepas cómo hay que portarse en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y fundamento de la verdad. 16No hay duda de que es grande el misterio de nuestra fe:

Él se manifestó como hombre;

fue vindicado por el Espíritu,

visto por los ángeles,

proclamado entre las naciones,

creído en el mundo,

recibido en la gloria.

La iglesia de Dios está para sostener y  fundamentar (en el sentido de defender) la verdad. ¿Cuál es esa verdad? No es nada relacionado a formas, ni a estructuras sino al misterio de nuestra fe. Ese misterio, que como dice en Efesios, nos fue revelado. Veamos:

  • 1.     La Encarnación. “El se manifestó como hombre” ¿Quién es El? El sujeto de la oración, Dios, el Dios viviente… El misterio de la piedad es que Dios se manifestó como hombre. La segunda persona de la trinidad vino a esta tierra. Como cantamos: “Tu dejaste tu trono y corona por mí, al venir a Belén a nacer…” Que privilegio, Dios vino a esta tierra a vivir como un hombre para salvar al hombre.
  • 2.     La Sustitución efectiva. El que no tenía pecados se hizo por nosotros pecado y resucitando de entre los muertos, vino a ser autor de eterna salvación. Cristo fue justificado por el Espíritu como victorioso sobre el pecado que cargo sobre si en la cruz. No hay más condenación para los que estamos en Cristo Jesús.
  • 3.     Su victoria. Visto por los ángeles. En este sentido algunos creen que esto se refiere a los ángeles de Dios que vieron con asombro la obra redentora de Cristo. Sin embargo, creo que tiene que ver con los ángeles en rebeldía, con Satán y sus huestes. La verdad que debemos sostener y defender es lo que proclama Colosenses: (2:15) “Desarmó a los poderes y a las potestades, y por medio de Cristo los humilló en público al exhibirlos en su desfile triunfal.” El evangelio proclama que Cristo venció… se acabó la pelea, el diablo está vencido y esto lo saben todas las potestades angelicales de maldad.
  • 4.     La misión. “Proclamado entre las naciones, creído en el mundo” Pablo incluye en lo que la iglesia sostiene y defiende al carácter expansivo y demandante de nuestra misión. No podemos dejar de proclamar, ni de mandar que la gente se arrepienta. Si la iglesia pierde su proclamación pierde su misión y si acepta la incredulidad pierde su urgencia: “Dios manda que los hombres se arrepientan”. Aquí notamos el carácter de reino de la predicación, no estamos predicando una religión… estamos hablando que hay un reino que está en medio del mundo y que recluta gente, que al rendirse,  le jura obediencia y adhesión para vivir expandiendo el reino de Dios.
  • 5.     La Glorificación. Cristo está en el trono. Ganada la batalla decisiva, Cristo está sentado reinando. La caída total de Satanás es cuestión de tiempo, esta herido de muerte y está teniendo los últimos estertores… la suerte está echada. Mientras tanto mi Dios reina… este concepto ha permitido a la iglesia en medio de los embates y las persecuciones mantenerse:  Dios reina.

Hoy decido vivir, como iglesia, para sostener y defender Su encarnación, Su sustitución, Su victoria, la misión y Su gobierno. Emulando a García Márquez estamos asistiendo a la “Crónica de una final anunciada” mi labor como iglesia es sostener y defender el misterio de la piedad.