>

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Ex 17:7 A ese lugar le puso por nombre Meribá, que significa «reclamo», pues el pueblo le había reclamado a Dios. También lo llamó Masá, que quiere decir «duda», porque habían dudado del poder de Dios para cuidarlos.

 

El pueblo de Israel se puso a reclamarle a Moisés como representante de Dios. Querían agua. El agua es vital para la vida, pero un desierto la necesidad es apremiante. Así que cuando llegaron a Refidim, que significa lugar espacioso o de descanso, y al no encontrar agua, le reclamaron a Moisés. 

 

Este pueblo que había dejado atrás 430 años de esclavitud, que había visto como se morían los hijos de los egipcios y los suyos caminaban a su lado, que habían visto abrirse el mar rojo y que habían visto ahogarse a los egipcios, este pueblo que había visto como el agua de Mara se había vuelto dulce, este pueblo ahora le estaba reclamando a Moisés por el agua. ¿Cuál era su problema? El problema era la duda.

Notemos que Moisés rebautiza este lugar con dos nombres: reclamo y duda. Es que el reclamo y la duda son hermanos siameses, están pegados uno al otro. La duda trae reclamo, el reclamo trae duda. 

 

El reclamo de las hermanas de Lázaro abrigaba la duda de que en realidad su hermano no era tan importante para Jesús como ellas creían. Lo mismo escondía aquel reclamo desesperado de los discípulos en la barca cuando los sorprendió la tormenta y Jesús dormía. 

 

Todo reclamo es un asunto de falta de fe. Toda falta de fe termina en un reclamo. 

Es increíble que un lugar de descanso se haya convertido en un lugar de reclamo y de duda. El pueblo de Israel complico el paisaje!!! Dios lo quiso hacer acampar en un lugar espacioso y ellos lo volvieron un lugar de conflicto. 

Allí había una roca, que según 1 Corintios 10:4, era una roca caminante, la roca los seguía!!! Sin embargo, la duda expresada en reclamo volvió ese lugar en un lugar de conflicto. No compliques la cosa!!! 

 

Cuando pienso que Dios nos guía a lugares espaciosos pero que nosotros los complicamos con nuestras dudas y reclamos, entiendo porque Dios dejó mudo a Zacarías, el futuro padre de Juan el Bautista. Si hubiera permitido que siguiera hablando, su bocota le hubiera destruido el milagro que iba a suceder. 

Lo que Dios dijo, será. Lo que Dios prometió, vendrá. Solo confía, no te quejes, declara lo bueno, agradable y perfecto sobre tu vida, porque El es Dios y tienes una roca que te sigue para proveerte: Cristo!!!

 

Hoy es un día para echar fuera la duda y el reclamo, esperar pacientemente en Dios y confiar… El siempre guía a sus hijos a lugares espaciosos y tiene un roca que es manadero de aguas. 

 

“Jehová es mi pastor, nada me faltará, en lugares de delicados pastos, El me hará descansar.”

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2018 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo Gould

Buscar