>

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

Hace algunos años una familia amada me regalo un naranjo. Lo plante con ilusión, lo cuidé, hasta que al final apareció la flor y luego el fruto… pero algo raro pasó… el arbolito etiquetado como naranja, terminó dando mandarinas. No pasa nada, también me gustan… pero a veces los cartelitos pueden decir cualquier cosa, pero lo que determina lo que eres son los frutos.

Jesús mismo alentaba a no mirar la etiqueta del vivero sino los frutos del árbol para saber de que estábamos hablando. El dijo: “Por sus frutos los conoceréis”. Algo así dice Santiago:

 

Stg 3:13 Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.

 

La teología, la sabiduría se muestra solo por la correcta praxis. A nadie le importa las elucubraciones sino se expresan en la vida practica.

Solemos recordar aquella frase que dice: “Lo que vives habla más fuerte que lo que dices.” Es decir, nadie te va escuchar decir que amas a tu prójimo si tu vida está llena de indiferencia hacia él.

Jesús está parado delante de la tumba de su amigo y se larga a llorar. La gente al ver su llanto hace un análisis de la situación.

 

Jn 11:35 Jesús lloró. 36 Por eso los judíos decían: Mirad, cómo lo amaba.

 

La ortodoxia se expresa en la ortopraxis. La fe correcta se expresa en la practica correcta.

 

1 Jn 3:18 Hijitos míos, que nuestro amor no sea solamente de palabra, sino que se demuestre con hechos.

 

La gente está ansiosa para ver si lo que decimos es lo que vivimos.

 

Mt 7:28 Cuando Jesús terminó estas palabras, las multitudes se admiraban de su enseñanza; 29 porque les enseñaba como uno que tiene autoridad, y no como sus escribas.

 

Jesús impactaba por su tremenda coherencia en lo que decía y lo que vivía. Nadie pudo acusarlo de una falla, de un doblez en su carácter… si lo hubiera habido seguramente se lo hubieran espetado pero solo lo acusaron con falsedades porque no pudieron encontrar ninguna discordancia entre lo que creía y lo que vivía.

El llamado de Santiago es que nuestra vida muestre lo que creemos. Esto es un gran desafío, alinear nuestra vida a nuestra fe. La gente observará algunas esferas y la cotejará con nuestras palabras. Nombro algunas:

 

a.- Tu familia. Como trates a tu esposa, tus hijos, tus padres… será determinante al momento de saber lo que crees.

b.- Tu manejo del dinero. Como usas los recursos que Dios te ha provisto. ¿Cual es su lugar en tu vida?

c.- Tu éxito. ¿Hay resultados que avalan lo que dices? ¿eres solo un teórico? ¿Tienes preguntas, pero no tienes respuestas? La gente quiere ver tus frutos.

d.- Tu relación con aquellos que están en desventaja con respecto a tu posición actual. ¿Como tratas a tus empleados y a tus subalternos?

 

Santiago nos exhorta a que prestemos atención a lo que creemos pero que estemos dispuestos a apegarnos a ello cuando vivimos la vida. Hoy es un día para revisar estas cuatro áreas de la vida y corregirlas en base a nuestra fe… porque entonces no solo tendremos cartel de cristianos, sino que daremos los frutos que Cristo quiere que demos. Amén.

 

 

 

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2019 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo Gould

Buscar