>

Día de reconexión 1879 – Sobre dar y otras yerbas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Dt 23: 24 »Si entras a la viña de tu prójimo, podrás comer todas las uvas que quieras, pero no podrás llevarte nada en tu cesto. 25»Si entras al trigal de tu prójimo, podrás arrancar espigas con las manos pero no cortar el trigo con la hoz. Para Dios la riqueza tiene una dimensión social. Quien haya sido bendecido y prosperado tiene que tener abierto sus “campos” al necesitado. Dios permitía en la ley que el pobre pudiera satisfacer su necesidad de los campos o quintas… pero solo lo que podía comer. Dios no admitía el saqueo… solo lo que la persona quería comer.

En una sociedad donde tenemos niveles de 30 % de pobres, es interesante que recordemos que Dios le daba una responsabilidad social al que más tenía. Sin embargo, el que no tenía debía trabajar para conseguir lo que necesitaba. El menesteroso debía arrancar las uvas, cortar con la mano la espiga, no podía usar hoz. Parece infantil la advertencia, pero no lo es.

Hay un vicio en el asistencialismo y es dar robándole al indigente la satisfacción de sentir el merecimiento de conquistar su pan. Mire lo que Dios establecía en otro párrafo:

Lev 23:22 »Cuando llegue el tiempo de la cosecha, no sieguen hasta el último rincón del campo ni recojan todas las espigas que queden de la mies. Déjenlas para los pobres y los extranjeros. Yo soy el Señor su Dios».

Booz cuando quería ayudar a Rut dio la orden de dejar caer las espigas… no le robó el privilegio de agacharse para buscar su pan…

Porque la riqueza debe ser compartida pero el que la quiera, debe en alguna medida poder conquistarla. ¿Cómo sería hoy en día? Bueno, ese es nuestro desafío… En una cultura donde se nos ha enseñado a dar por lastima y donde el que tiene siente culpa, es muy complicado. Aún religiosamente, la “evangelización” de nuestras tierras se hizo en base a que se puede “ganar” el favor divino con buenas obras, esto ha derivado, según el historiador Garcia Hamilton, en que el pobre exige la ayuda y en que el rico necesita ayudar. El resultado es que el pobre es soberbio y el rico da bajo amenaza

Uno de los desafíos que tenemos como sociedad es poder devolverle al necesitado la oportunidad de “agacharse” por sus espigas y ayudar a los poderosos para que libremente puedan dejar de su cosecha los “rincones” para los que menos tienen.

Se hace imperioso en los tiempos venideros bajar la pobreza, pero en el mientras tanto deberíamos recordar lo que Dios dice con respecto al ayudar al necesitado:

Dar algo al pobre es dárselo al Señor; el Señor sabe pagar el bien que se hace. Pv 19:17

Hoy es un día para dar gracias por lo que tenemos, no poner reparos para ayudar al necesitado pero entender que la ayuda para ser completa debe contemplar la posibilidad de recibir una contraprestación… Que la ayuda no se quede en limosna… permite que sea salario. Amén.

 

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2019 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo Gould

Buscar