>

Hacia Mi Pentecostés #48 - Acercando el Pentecostés: Angustia del Alma

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

HACIA MI PENTECOSTES

50 días de Renovación Personal

Día 48 - Acercando el Pentecostés: Angustia del Alma

 

Sal 85:6

¿No volverás a darnos nueva vida, para que tu pueblo se alegre en ti?

 

D.L. Moody dijo una vez: «Cuando veo que miles de jóvenes enfilan por el camino de muerte, siento que me caigo a los pies de Jesús en oración y lágrimas para ir y salvarlos.» Paul S. Rees escribió en Visión Mundial, «En el nombre del cielo y por amor a la tierra, no permitamos nunca que se enfríe ese insaciable deseo de ganar hombres y mujeres para Cristo.»

John Knox llevaba consigo en forma constante la carga de su patria. Oraba noche tras noche sobre el piso de madera de su escondite, donde su ocultaba de la reina María. Cuando su esposa le suplicaba que durmiera un poco, él respondía: «¿Cómo puedo dormir cuando mi patria no es salva?» Payne informa que a menudo oraba toda la noche con agonizante entonación: «¡Señor, dame a Escocia o muero!» Dios estremeció Escocia; Dios le dio a Escocia. Dios respeta una pasión así por las almas.

 

   John Wesley, instaba a los pastores de quienes dependía el futuro del avivamiento, exhortándolos a que «seamos todos de una misma actividad. Vivimos solamente para esto, salvar nuestras propias almas y las almas de quienes nos escuchan.» De nuevo, Wesley gemía: «Dame cien predicadores que no teman a nada sino al pecado, y nada deseen sino a Dios; y me importa un bledo que sean clérigos o laicos, pues ellos sólo estremecerán las puertas del infierno y exaltarán el reino del cielo en la tierra.»

David Brainerd, el misionero de los indios norteamericanos, compartía el clamor de su corazón al escribir en su diario: «Dejo este día para ayunar y orar preparándome para el ministerio…Antes del mediodía sentí un poder de intercesión por las almas inmortales…después del mediodía…Dios me facultó para agonizar orando, tanto que me empapé de sudor aunque estaba a la sombra y soplaba fresca brisa. Mi alma fue llevada a orar muy libremente por el mundo: jadeaba por las multitudes de almas. Pienso que hablé mucho más por los pecadores que por los hijos de Dios, aunque sentí que podía pasarme la vida llorando y clamando por ambos» (19 de abril de 1742).

 

Servimos a un Señor que al ver la ciudad de Jerusalén, su corazón se quebrantó y lloró por ella y sus habitantes. El apóstol Pablo, en sintonía con el corazón de Jesús, exclamaría:

 

Ro 10:1 Hermanos, el deseo de mi corazón, y mi oración a Dios por los israelitas, es que lleguen a ser salvos.

 

Moisés pidió ser aniquilado con el pueblo para detener la ira de Dios sobre ellos. Hay un nivel que nos acercará al derramamiento de Dios y es amar lo que Dios ama.  El propósito eterno de Dios para el hombre es la salvación y nuestro negocio es rogar para que miles lleguen a los pies de Jesús. 

Necesitamos dejar una fe centrada en nosotros y nuestras necesidades, para enfocarla en Jesús y sus objetivos: La salvación del mundo. 

Hoy es un día para pedirle a Dios que nos vuelva a dar vida, que llene nuestro corazón con el fuego que comparte la salvación. 

 

Señor, dame el privilegio de llevar personas a tus pies. Dame el privilegio de hablarle a alguien de ti. Déjame ver multitudes viniendo a tu conocimiento. Amén. 

 

 

Video : https://youtu.be/Yb3fLore5Ng

Pr. Daniel Cattaneo

Pr Daniel Cattaneo

 Soy Daniel Cattaneo, Pastor principal de Iglesia Redentor, Apóstol, Conferencista Internacional. Te invito a mi blog para que puedas ser bendecido con la palabra de Dios, por medio de los devocionales que comparto. Dios te bendice!

Newsletter

¡ SUSCRIBITE !, y recibí los Dias de Reconexión con Dios directamente en tu correo electrónico.
¿Te vas a perder lo que Dios quiere decirte?

©2020 Pr. Daniel Cattaneo. Todos los derechos reservados.
desarrollador web: Rodrigo Gould

Buscar