1 Ry 19:7 El ángel del Señor regresó y, tocándolo, le dijo: «Levántate y come, porque te espera un largo viaje».

 

Elías está tan extenuado que luego de ser ministrado se queda nuevamente dormido, pero necesita una segunda visita y entonces el ángel regresa para despertarlo y darle nuevamente alimento celestial. ¿la razón? Lo que ha recibido no le alcanzará para el viaje que tiene por delante.

Necesitamos una segunda visita desde el cielo. No es que lo que Dios haya dado sea insuficiente, sino que el camino que tenemos por delante es largo y desafiante.

Cuando llega final de año solemos sentir el peso del trajín. En el caso nuestro, hoy estamos en la segunda semana de trabajo intenso presentando el musical “El Ungido”, a medida que los días se suman, los hermanos sienten que sus brazos se hacen más pesados. Hay caras que ya no vemos y algunos que ya no sonríen como al principio. Están fundidos.

En el primer toque Dios lo corrigió de la visión desesperanzadora de su vida…

 

1 Ry 19:4 y caminó todo un día por el desierto. Llegó adonde había un arbusto, y se sentó a su sombra con ganas de morirse. «¡Estoy harto, Señor! —protestó—. Quítame la vida, pues no soy mejor que mis antepasados».

 

Necesitamos una segunda visita desde el cielo. Un toque que venga a fortalecernos, el primer toque nos sacó del pozo de la desesperación, pero el segundo viene a prepararnos porque lo que viene es grandioso.

Hoy necesito esa visita… si Dios se le apareció a Manoa porque lo pidió:

 

Jue 13:8 Entonces Manoa oró al Señor: «Oh Señor, te ruego que permitas que vuelva el hombre de Dios que nos enviaste, para que nos enseñe cómo criar al niño que va a nacer». 9 Dios escuchó a Manoa, y el ángel de Dios volvió a aparecerse

 

como no se nos va a aparecer a nosotros… que estamos pidiendo para predicar a Jesucristo.

Hoy es un día para abrir nuestro espíritu a una visitación celestial. Estamos esperando un año increíble en el 2018… necesitamos pan del cielo y agua de la cumbre!!!

“Ven Señor, como dijiste, derrama tu gloria, derrama tu gloria!!”

 

Señor, te ruego que permitas que tu Espíritu tome control total de nuestras vidas… necesitamos una nueva impartición en este día. Amén.