Ayer las mujeres vinieron de un retiro, vinieron tan llenas de Dios, tan felices de unos días con su Señor que en el culto pasaron en medio de la alabanza, pasaron a saltar al frente y a cantar. Inmediatamente ocurrió… uno de los lideres mandó un twett que decía que Carlos, el que dirigía la alabanza, parecía Sandro rodeado por sus fans. Nos empezamos a reír todos, Ezequiel que dirigía lo mencionó y se río toda la iglesia, cuando terminamos el culto con una alabanza  las hermanas se pusieron de acuerdo y le tiraban las chalinas, las bufandas como hacían las fans con el ídolo de la canción!!! Esta mañana tengo una media docena de fotos donde le cambiaron la cara a Sandro y le pegaron la de Carlitos… Si, nos divertimos alabando a Dios y creo que nuestra alegría alaba a Dios.

Mt 11:19 Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: “Este es un glotón y un borracho, amigo de recaudadores de impuestos y de pecadores”. Pero la sabiduría queda demostrada por sus hechos».

Hay un vinagre que se metió en la iglesia que consiste en sacar todo lo divertido, todo lo festivo, un cuidado con el mundo aterrador… que ha hecho del cristianismo algo alejado de su esencia. A veces parecemos más discípulos de los fariseos, llenos de reglas y normas, que discípulos de Jesús.

Jesús no tenía esa forma adusta y seria. Puedo equivocarme pero en mi criterio Jesús no hablaba todo el día en parábolas, no estaba todo el día cortándole las bromas a sus discípulos, ni andaba haciéndole señas a Pedro para que se comporte… No andaba todo el día cuidando el testimonio, diciéndole a las mujeres que no se pinten, ni a los pecadores que cuiden la boca. Perdóneme, no digo que él hubiera sido grosero, pero si vivís con una docena de hombres, hay un manera de comunicarse que impera, donde la broma, la risa, la cargada va a estar… más si tenes en tus filas pescadores, recaudadores de impuestos, terroristas y otros.

Para mi Jesús se rio muchísimo con esos doce discípulos y era tanta la algarabía que había en ellos, que era atractiva… ¿por qué sino se iban acercar los recaudadores de impuestos y los pecadores? Para que los machaque, olvídalo… eso ya lo hacían los fariseos… Jesús era diferente, Jesus era sin almidón.

¿Te imaginas a Jesús diciéndole a los judíos no bailes? ¿Te imaginas diciéndole a la gente no tomen vino? Jajaja, imposible… el no estaba en esa nimiedad, el no se dedicaba a colar mosquitos, el trabajaba con los camellos!!! ¿Y actualmente? Igual. ¿Te imaginas a Jesús diciendo no escuches música que no sea cristiana? Jesús se debe reír de alguna de nuestras normas profilácticas… ¿Que opinión le merecerá la morcilla? ¿se podrá comer o no? Todos sabemos lo que es pecado, lo que Dios nos pide es que nos abstengamos de toda clase de mal… pero cuando nos sentamos en una mesa y nos reímos nos alegramos en Él, podemos divertirnos y ser santos!!! ¿y si alguno despista? Le pegamos un sopapo en la nuca y seguimos adelante… al menos creo que así debe haber lidiado el con los despistes de los discípulos.

¿Vale todo? No, no podemos pecar… pero podemos reírnos, ser felices, cantar, bromear, bailar, arreglarnos, comer, beber, vestirnos… en fin poder vivir y ser un faro que irradía una luz diferente en medio de una generación “adultera y pecadora”, que a propósito cuando Jesús uso ese termino lo refirió a los religiosos de la época.

Te pido perdón si te ofendo, si confirmo tu sospecha que soy un mundano, pero no puedo imaginarme a Jesús con el estereotipo que le pusieron gente carente de gozo, que formaron a Jesús a imagen y semejanza de su frustración y que así se lo trasmitieron a los suyos.  Quizás era gente llena de fe, que hicieron cosas extraordinarias por Dios pero que no pudieron lidiar con la religión.

Necesitamos redescubrir a Jesús… ríete más, disfruta más, se feliz… eso le alaba a Él.

Señor, no permitas que me vuelva un creyente almidonado, avinagrado, que los que me prueben arruguen la cara, déjame vivir en la sorprendente novedad de tu Presencia. Amén.